13 puntos, 33 segundos: cuando Tracy McGrady logró lo imposible

Cuando un tipo como tiene la muñeca saliéndole fuego, hay que darle todos los balones sin pensar que puede haber una mejor jugada que la que ofrece su diabólica inspiración.

Diciembre de 2004. Un partido decidido; de esos en los que cualquiera apagaría la tele porque todo el pescado está vendido y lo único que puede verse es un maquillaje del resultado. Los visitando Houston y arrancando una cómoda victoria con su ventaja de 8 puntos a falta de 42 segundos. Todo parecía controlado.

En esas, McGrady apareció. Bueno, no es que apareciera, sino que más bien arrasó. Se llevó todo por delante, incluida la paciencia de un Gregg Popovich que se frotaba los ojos al ver cómo se le empezaba a desmantelar el tinglado a golpe de relámpago anotador.

Uno tras otro fueron llegando los puntos de McGrady. Tantos como 13 – con cuatro triples consecutivos  – en sólo 33 segundos. Ni Flash. Tanto fue el cántaro a la fuente que al final se acabó rompiendo. Y lo que los de San Antonio construyeron en más de 47 minutos se esfumó en menos de uno.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Jeff Hornacek tendrá libertad de pizarra

A Dunleavy le gusta lo que ve en los Cavs

Siguiente