El bajón de la expectación: último tren para Mario Hezonja

El hype, a pleno rendimiento.

Mundo Deportivo (7/3/2012): “Se perfila como uno de los mejores jugadores europeos de los próximos tiempos”. 

Sport (16/8/2013): “Un jugador de con mucho talento y llamado a ser importante en el basket europeo”.

Eso se publicaba en los dos diarios deportivos más importantes de . El protagonista de esas líneas era , un joven croata que llegaba a la ciudad catalana con ganas de hacerse grande. Había salido del KK Zagreb con 17 años y con los grandes clubes del Viejo Continente pegándose por hacerse con él. Se había perdido toda una temporada, la 2011/12, por una mononucleosis (la que ahora sufre Juancho Hernangómez). Pero, más allá de ese extraño contratiempo, había algo innato en él que permitía vislumbrar algo de estrella en su persona. Comienza el hype.

Era quizá ese físico privilegiado que arrasaba en el filial del Barça, esa facilidad para arramplar con lo que se le pusiera por delante. La combinación de ese don con la pertenencia a la escuela de tiradores de la antigua Yugoslavia, conocida por su calidad en los tiros exteriores, formaba una simbiosis con la que a alguno se le abrió el cielo. Y, por último, la necesidad de que —que desde Petrovic ha tenido buenos jugadores, pero no un líder y un equipo— pudiera volver a los podios internacionales en este siglo XXI lo hacía toda un mesías. Más hype.

http://gty.im/469172608

Como lo fueron Mike Schuler para o Nate McMillan para , la literatura se encargó de situar a Xavi Pascual como “el malo” en la relación con Mario Hezonja. Pascual lo estaba ganando todo con el Barça y, ya con el croata, llegó a arrebatarle una Liga ACB al cuasiperfecto Madrid de Pablo Laso. Pascual era, por tanto, blanco de las críticas de afición y prensa por no dar más cancha a Hezonja, la nueva perla. Pero no es el reflejo de toda la realidad. Alguien se atragantó con el hype.

Sus mejores números en Euroliga son los de su última temporada en España: 7,7 puntos con un 57% de acierto en tiros de dos y un 38% en tiros de tres. Es una estadística más que decente en una temporada no muy brillante de su equipo, pero no tanto como para pensar que teníamos delante a la nueva estrella del baloncesto europeo. Eso sí, seguía habiendo hype.

Hezonja, desde que le conocemos en el espectro del baloncesto profesional, ha tenido siempre una ambición digna de alabanza. “Debería ser el número 1 del Draft 2015”, decía antes de ser elegido por la NBA. Desmedida ambición, en este caso. No sólo porque jugadores como Karl Towns o Kristaps Porzingis compartieran generación con él, sino por lo anteriormente expuesto. Comenzaba su andadura en la NBA.

La llegada a Estados Unidos

Mario acabó hastiado de Barcelona. No le habían tratado como él creía que merecía. Un claro caso de salto a la piscina cuando aún la estaban llenando, ya que su bagaje no ofrecía garantías directas de éxito en un primer momento. Como otros tantos, llegaba para seguir formándose. Pero el hacerlo en la posición nº5 de su draft le ponía unas piedras muy pesadas en la mochila de viaje. El vaso del hype comenzaba a rebosar.

Un matazo en una liga de verano era lo primero que vimos de él en la NBA. Puro highlight, eso sí lo cumplió. Pero, una vez comenzada la temporada de verdad, no arrancaba. Oladipo, Fournier y Harris, tres que podían jugar en su posición, superaban respectivamente los 32 minutos de media. Hezonja se quedaba en casi la mitad (17,9). Lo más fácil sería echarle la culpa al entrenador de turno, que en este caso era Scott Skiles, pero no. Lo siguiente, temporada y media, es una media más baja aún en participación en pista. Y no es casual. ¿Se acaba el hype?

El estacamiento

Se van acabando las oportunidades y en los lo saben. Por eso no han ejercido la opción de equipo para renovar por un cuarto año a Mario Hezonja. Será agente libre en el verano de 2018, el próximo.

Alguien, o Vogel o él, nos mentía en pretemporada en esas ruedas de entrevistas en las que todo es, de nuevo, hype. Buenismo, si quieren.

Vogel: “Está tomando buenas decisiones. Cuando tienes talento y el enfoque correcto, hay éxito”.

Hezonja: “La continuidad es muy positiva. Hay confianza en mi relación con Frank Vogel”.

O mucho han cambiado las cosas con el inicio de la fase regular o alguien está vendiendo la burra.

http://gty.im/628881088

Hezonja juega 11,7 minutos de media con sólo 3,9 puntos. Es el 12º en aportación de los quince la plantilla, y los otros tres no llegan a los 10 minutos por partido. Afflalo viene apretándole por detrás y por delante no hay sitio.

Orlando Magic ha firmado el mejor inicio de temporada en un lustro, ya lo comentamos aquí. Y Mario Hezonja, la apuesta joven de los Magic vía draft junto a Isaac y Payton, no está siendo partícipe.

Un cambio

Punto de no retorno. Se denomina así a la posición de un avión que ha iniciado el despegue y ya no puede abortarlo. Es algo que puede aplicarse a ‘Super Mario’. Es necesario un acelerón para llegar a lo alto del cielo o un cambio de rumbo para poder enderezar la ruta. Así no va a ningún lado.

Si hacemos algo de baloncesto-ficción, mirando el Draft 2015, veremos a Myles Turner y Devin Booker como jugadorazos que empiezan a consolidarse o a Kaminsky, Oubre, Rozier, Powell, Harrison o Nance como buenos atributos para sus respectivos equipos. Todos ellos fueron elegidos después de Hezonja en aquella ocasión. No es vinculante, pero da una ligera idea del ahogo de esa expectación de la que hablamos con el escolta de Dubrovnik.

Suponiendo que seguirá pasando penurias este año para rascar minutos, ya que se antoja difícil que haya hueco con Ross, Fournier y Simmons jugando a un gran nivel, hay otro problema. La generación del Draft 2017 apunta a ser una de las más fructíferas en años y todos los equipos ya han llenado sus tanques con ellos, por lo que la parcela de “joven a progresar” está cubierta. Y, por si fuera poco, se epsera que en 2018 aterrice Luka Doncic, otro europeo en su posición pero que sí tiene un background en Europa más que sobresaliente. Más y más puertas se van cerrando.

Los Magic le han puesto la etiqueta de transferible, según indican los últimos rumores. Un cambio es necesario y parece que es la opción que más puede satisfacer a Hezonja en estos momentos. Un todoterreno exterior, certero en el tiro y explosivo a campo abierto, con un tren inferior muy americano y una confianza muy yugoslava, busca sitio. ¿Quién lo quiere?


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Manu Ginobili alcanza la cifra de 1.000 partidos en la NBA

Ya van tres; ¿qué les pasa a las camisetas de Nike?

Siguiente