Lo que nadie quiso ver: ¿hizo pasos Leonard en el round-winner ante los 76ers?

Dos prórrogas fueron necesarias para constatar que este muerto está muy vivo. Y es que después de todo, no está ocurriendo nada que se aleje demasiado del guión. Milwaukee ganó sus dos partidos en casa y ahora Toronto (no sin sudar) está en condiciones de hacer lo propio.

Aunque puede que ni siquiera deberíamos estar hablando de esto. Puede que el matazo con la izquierda de en la segunda OT nunca hubiese tenido que existir. Pero entonces la NBA y Showtime, dos conceptos que juegan a ser sinónimos, no lo serían.

Nos situamos. Air Canada Center: Game 7, empate a 90 y 4,2 segundos en el contador para que finalice el último cuarto. Estamos a punto de asistir a una de las canastas más emblemáticas de la historia de los playoffs. Una que si los árbitros hubiesen tenido un poco más de aquello que al caballo de Espartero le sobra, jamás habríamos llegado a presenciar.

Los pasos de salida: ¿cómo son?

Los pasos de salida no existen en la NBA (y desde 2017, tampoco en la FIBA). Algo que favorece el dinamismo y el baloncesto en transición pero que, como todo, tiene sus límites. En este caso, Leonard parece que los cruzó. Y es que desde casi el instante inmediato en que el alero hizo estallar Canadá entera tras cuatro inacabables golpecitos en el hierro, lupa y acólitos del reglamento se pusieron a trabajar. Hora de poner en funcionamiento la técnica del slow motion.

Para los que no tengan del todo claro cómo se regulan los pasos de salida, aprovechamos dos magníficos vídeos explicativos que hizo al efecto el experto en la materia Miguel Martín (segundo vídeo aquí).

Básicamente, lo que permite el reglamento es, casi como en las entradas a canasta, dar dos pasos más (pie de pivote más nuevo apoyo) después de agarrar el balón. Y con Leonard, aún en la interpretación más laxa que pudiésemos hacer de su jugadón, contamos alguno más. Utilizamos uno de tantos vídeos ralentizados que se han hecho de la –ya mítica– jugada.

El editor del vídeo cuenta hasta cuatro pasos. Nosotros, siendo generosos e interpretando el primer pie que apoya como el que “paso cero” en el instante de aferrar el balón, sumaríamos tres. Y tres no son dos. Son tres. Tres pasos que supusieron dos puntos, que valieron su Game 4 y la inexistencia de una prórroga que, quien sabe, nos hubiese dejado mismo o distinto vencedor.

(Fotografía de portada de Vaughn Ridley/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Giannis: “Somos conscientes de que aún tenemos que ganar dos partidos más”

James Ennis rechazará su opción de jugador

Siguiente