¿Tiene Juancho hueco en estos Nuggets?

Nos encantaría decir que sí, por razones obvias, pero en unos Denver tan contenders casi como el que más, y en una campaña en la que se espera de ellos todavía más que en la anterior (eliminados en semifinales y en un Game 7), a la plantilla de Colorado le vuelve a suceder lo de los últimos años: que es muy completa. Demasiado, incluso, para los intereses del español.

En Mike Malone podemos tener al entrenador de la NBA con más quebraderos a la hora de gestionar su rotación, con hasta 13 jugadores perfectamente válidos (hincapié en el ‘perfectamente’) para pelear por sus minutos de manera consistente en el curso por empezar.

Y en una NBA cada día más aposicional, donde un ‘2’ alto es un ‘5’ abierto en un quinteto de small ball (exagerando un poco, aunque no tanto) la rivalidad por el puesto ha pulverizado todas las fronteras, convirtiéndose en algo casi transversal. Y a , puro ejemplo de tweener, con sus 2,06, su lanzamiento de tres y su capacidad para jugar tanto por dentro como por fuera –con sus ventajas y desventajas–, le crecen los enanos.

Forwards al por mayor

A cada movimiento que acometía la directiva este verano, el ceño se le debía fruncir a Juancho un poco más. El fichaje de Jerami Grant (caso de ‘4/5’), la apuesta en el Draft de Bol Bol (pívot abierto), la repesca del esloveno Vlatko Cancar procedente del Burgos (alero)… a lo que habrá que sumar el efecto natural del paso del tiempo, traducido en: el empuje del sopohomore Jarred Vanderbilt (otro ‘3/4’), y sobre todo, lo que se espera y ansía sea la gran temporada de debut de Michael Porter Jr.

Y todo esto añadido a lo que había ya. Por dentro, un carísimo compañero de baile de Jokic en la pintura, en Paul Millsap. Por fuera, el contrato de Will Barton por amortizar, el poderío defensivo de Torrey Craig que tanto gusta a Malone, o la necesidad de desplazar a Malik Beasley hacia la botella para que su rompedor talento no se estorbe con el de Gary Harris, otro innegociable.

El diámetro de acción de Juancho se estrecha, diminuto.

China, el escaparate

El jugador español ha pasado recientemente por quirófano para para poder llegar a punto al Mundial (del 31 de agosto al 15 de septiembre en China), y me disponía yo a resaltar esta cita de selecciones como el escenario ideal para hacerse notar, cuando me cruzo con estas declaraciones suyas de hace unos días para Europa Press. “No me lo tomo para reivindicarme. Lo que quiero es jugar, quiero ayudar al equipo a ganar, quiero hacer mi rol. Ha sido duro, al final ha sido un año un poco de altibajos, hubo un momento en el que estuve jugando un par de meses muy buenos y por diversos factores al final hubo pocos minutos, problemas físicos… No tuve el rendimiento que esperaba al final de los playoffs“.

Efectivamente, Juancho ha combinado su año (tercero en la NBA) más prolífico en cuanto a minutos (70 encuentros de RS, 25 titularidades y casi 20 minutos de media) con unos playoffs donde fue relegado a las profundidades del banquillo (3 minutos de media en 5 encuentros de 14 posibles).

Con Porter Jr. (sano) apuntando a proyecto de Rookie del Año y no esperando verlo, por lo tanto, menos de veinte minutos en cancha, además de una competencia brutal en los demás miembros del vestuario, el menor de los Hernangómez deberá pelear por cada reducto de tiempo en pista en un Oeste con aroma a Jumanji.

Y aunque no lo quiera ni lo pretenda. El Mundial, con una España en pleno relevo generacional y a la búsqueda de sustitutos al frente, va a ser absolutamente clave.

(Fotografía de portada de Matthew Stockman/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Fin al legado de la familia West en Los Angeles Lakers

Los Warriors renuevan el contrato dual a Damion Lee

Siguiente