Empieza el baile de los undrafted


Como ya demostró Kendrick Nunn el año pasado, el hecho de no ser seleccionado en el draft no te cierra las puertas a la Liga. El base de los Miami Heat es otro ejemplo de que se puede triunfar en la NBA siendo un undrafted. En su primera temporada, contra todo pronóstico, quedó segundo en la carrera por el ROY y fue reconocido en el mejor quinteto de novatos. El caso más extremo posiblemente sea el cuatro veces Defensor del Año Ben Wallace, ignorado en el draft de 1996.

Durante la próxima temporada los jugadores no seleccionados tendrán más relevancia que en otros años. Esto se debe a las inéditas circunstancias en las que se ha realizado el scouting y las reuniones con los prospects. Con motivo del coronavirus se han cancelado eventos clave como el March Madness, el Draft Combine o la Euroliga. Además, la propia competición ha puesto muchos obstáculos a las franquicias para hacer entrenamientos competitivos y reuniones privadas. De esta forma, es mucho más posible que algún jugador se haya quedado fuera del radar de los 30 equipos.

Equipos sin picks en la segunda ronda

Como es habitual, gran parte de los equipos que han traspasado su elección de segunda ronda son los primeros en firmar a los no seleccionados con un two-way contract. Es el caso de los Cleveland Cavaliers, que solo gozaron del pick 5, o Los Angeles Lakers, el único equipo de la Liga que no participó en el draft de 2020. Los Denver Nuggets, pese a sumar dos jugadores en la primera ronda, tampoco estuvieron presentes en la parte final de la ceremonia. 

Según informa Shams Charania, los de Ohio han firmado con un contrato dual a Lamar Stevens, de la Universidad de Penn State. El escolta de 23 años puede ser una interesante incorporación vista la deriva de la NBA este último curso. Midiendo 2,03 metros de altura, en sus temporadas en la NCAA ha demostrado ser un jugador muy versátil en defensa, con el físico y la energía suficiente para defender desde bases hasta a ala-pívots. Respecto a la faceta ofensiva, los defensores de su misma talla sufren con él cuando juega en el perímetro debido a su explosivo primer paso, y si es marcado por un jugador más bajo suele castigar con su juego de espaldas. Su gran inconveniente es su limitado rango de tiro y su falta de concentración en ciertos momentos del encuentro.

Por otro lado, los vigentes campeones han reforzado su fondo de armario con Zavier Simpson. Desde California, muchos achacan la llegada del ex de la Universidad de Michigan a la marcha de Rajon Rondo. Con 23 años y 1,83 metros, es uno de los bases puros de esta camada, un aspecto que ha reforzado en su último año promediando ocho asistencias por partido. Y es que se caracteriza por poner orden en ataques estáticos y lentos, un buen contrapunto al juego de los Lakers. Su gran problema puede ser la faceta defensiva, donde se aprovechan de su lentitud y su tamaño. Y también es un jugador de rachas, en las malas pierde muchos balones y falla más de la cuenta. 

Los Nuggets también han apostado por un base de limitada estatura (1,80) en su firma de undrafted. Markus Howard, procedente de los Golden Eagles, complementará el backcourt de los de Colorado como tercer base tras Jamal Murray y Monte Morris. Este, pese a ser uno de los mejores tiradores de la actual generación, ha caído tanto por su altura. Además, su distribución de juego tampoco es muy convincente, aunque cabe destacar que es un jugador capaz de generar mucho en ataque, tanto para el equipo como para él. En Denver pueden haber visto algo más en su gran talento ofensivo, pero por sus características todo apunta a que es un jugador sin sitio en la Liga.

Proyectos en reconstrucción y consolidación

Las franquicias que se encuentran en fase de pruebas, son más propensas a ofrecer contratos duales a aquellos talentos tardíos no seleccionados. Equipos como los Memphis Grizzlies, los Minnesota Timberwolves o los Charlotte Hornets no se cierran a nada y seguramente den más oportunidades a sus undrafted que las organizaciones mencionadas en la anterior sección.

A parte de escoger a LaMelo Ball con el pick 3, los de Carolina del Norte se estuvieron moviendo durante toda la noche, también cuando terminó el draft. Estos incorporaron a Nate Darling. El de la Universidad de Delaware parece ser un jugador de rendimiento inmediato. Con buena capacidad anotadora y una defensa más que decente, su físico ha sido su gran lastre. No obstante, puede tener un hueco en la NBA como jugador de rol gracias a su consistente tiro exterior.

Los Grizzlies fueron el equipo más activo tras el draft y firmaron a tres jugadores, uno de ellos el francés Killian Tillie, al que muchos situaban en Europa tras un ciclo universitario decepcionante. Sean McDermortt fue otra de sus dos contrataciones, el de Butler es un jugador muy inteligente sin balón, capaz de aprovechar todas las ayudas que haga su defensor. Por último, los Grizzlies también cerraron la contratación de Jahlil Tripp, el que fuera nombrado como el mejor defensor de la West Coast Conference.

Por último, los reyes de la noche, quienes, además de sumar a Anthony Edwards, Leandro Bolmaro, Jaden McDaniels y Ricky Rubio, contratarían al base de Kentucky Ashton Hagans. Otro perimetral más, pese a que todo apunta a que no será un habitual. El de los Wildcats aporta ese físico y esa defensa que los Timberwolves no tienen en el puesto de guard. Sus limitaciones ofensivas lo sitúan como un jugador de rol que puede salir para defender y acelerar el ritmo del encuentro. 

(Fotografía de portada de Mike Ehrmann/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.