El futuro de LeBron, Paul o George puede ya estar decidido

“No os engañéis, la mayoría de los grandes acuerdos ya están cerrados de forma ‘verbal’. Más súper equipos en camino”. Así se expresó Andrew Bogut el pasado 12 de junio de 2018.

Mientras están líneas son escritas por el redactor y después son leídas por el lector, en Estados Unidos se suceden innumerables llamadas, mensajes de texto que se auto destruyen sin dejar rastro y videoconferencias entre jugadores, agentes y algún que otro mensajero de equipos NBA. Oficialmente no se puede negociar hasta el 1 de julio, pero la agencia libre ya se viene preparando desde hace días de forma frenética.

Bogut, pívot australiano con una experiencia de 13 temporadas, casi 700 partidos jugados en Temporada Regular y un anillo de campeón, escribió su mensaje para recordarnos que a pesar de que en ese momento faltaban tres semanas para que diese comienzo la locura de todos los veranos, en estos días se está fraguando el futuro inmediato de la competición de forma discreta, sin cámaras que retransmitiendo en tiempo real.

El efecto dominó

Con tantos jugadores importantes en el mercado como puedan ser , , , Jabari Parker o DeMarcus Cousins —buen quinteto—, llama la atención que la primera pieza del dominó que haya empezado a caer haya sido la de un jugador con contrato vigente hasta 2019.

Una de esas comunicaciones a las que nos referíamos fue la que se inició desde el entorno de . La esperada reunión entre Gregg Popovich y Leonard no se produjo o si ocurrió no fue del todo bien, y varios periodistas de máximo prestigio recibieron en sus teléfonos un mensaje bien claro: Leonard quiere salir de San Antonio y Los Angeles Lakers es un destino que le agrada. Boom. Kawhi fue el primer jugador importante que movió ficha públicamente y desde entonces, al igual que los medios especulan con su destino, muchos equipos de la NBA también lo hacen y diseñan sus ofertas para convencer a los tejanos, algunos como Boston simplemente adaptando a los nuevos tiempos las que ya hicieron el pasado mes de febrero.

¿Será Leonard el primer gran traspaso del verano? Atendiendo al pasado reciente Kyrie Irving filtró su deseo de salir de Cleveland un 21 de julio y los Cavaliers tardaron más de un mes en cumplir con sus deseos. Cabe esperar que en esta ocasión, si es que los Spurs deciden cambiar de rumbo, el movimiento pueda producirse mucho antes por la cercanía del Draft y la agencia libre, pero hasta entonces otros peces gordos están valorando diferentes escenarios que se relacionan de una forma u otra.

¿Todo empieza y acaba en LeBron?

Si bien la petición de Leonard ha alterado el panorama, casi todo lo importante seguirá supeditado a lo que LeBron James decida en las próximas fechas. Y James, quien se espera que sea el agente libre más deseado de la historia superando los días que protagonizó Kevin Durant en julio de 2016, puede que ya tengo todo decidido y pensado en su cabeza cuando llegue el 1 de julio.

Hablamos de un jugador capaz de recordar de forma casi exacta el desarrollo de varios minutos de partido tras acabar un encuentro, una mente privilegiada que de acuerdo a su forma de actuar en el pasado en estos momentos debería estar ultimando su plan de futuro bien sea pensando en anillos, números, dinero, familia o, seguramente, en todo a la vez.

¿Pero hasta qué punto influirá esta decisión de Leonard en LeBron James y el resto de agentes libres? ¿Pueden haber aumentado las opciones de James de quedarse en Cleveland si cree que con George y Leonard en el mercado tal vez uno de ellos quiera unirse a él en Ohio? ¿Los equipos que tenían entre sus objetivos a Paul George ahora piensan primero en Leonard? Y a todo esto, ¿qué pasa por la cabeza de Chris Paul?

Como dijo Bogut, lo relacionado con los súper equipos tal vez ya esté todo hablado y planeado, pero aún no lo sabemos y por tanto nos esperan no menos de tres semanas de locura.