Gerald Green, machacando en ‘vuelo’ y desde el perímetro

Hablar de es hacerlo de mates brutales. O al menos así era. Este escolta tejano y drafteado en 2005 en el puesto 18 por los Boston Celtics está demostrando desde su llegada a los Phoenix que, pese a seguir siendo uno de esos privilegiados que miran el aro desde arriba, tampoco tiene problemas para plantarse desde el 7,25 y hacer sufrir a sus rivales.



Este trotamundos del baloncesto que ha jugado ya en siete franquicias de la NBA, además de pasar por Rusia y China, está quizás ante la temporada que puede suponer su tardía consagración como un jugador que puede dar mucho más que repeticiones para los Top 10.

En sus cinco últimos partidos, de los cuales los Suns han vencido en cuatro, Green ha convertido 19 triples de 41 intentos. Esta progresión desde la línea de tres puntos viene motivada, además de por su trabajo individual, por la exigencia de , quien ve clave en el juego de su equipo que la amenaza interior y exterior sea constante en casi la totalidad de sus hombres en pista. Así, la mejor marca desde el arco hasta ahora la consiguió en la campaña 2006/2007, cuando anotó 97 triples, en ésta va ya por 78.

Tras el triunfo en cancha de Los Angeles Clippers, en el que logró cinco canastas desde más allá de la línea de tres puntos, él mismo analizó esta faceta de su juego. “Hay muchos que no esperan que yo haga esos triples en transición, pero si no los hago creo que el entrenador se enojaría conmigo. Mis compañeros confían en mí. He hecho tiros difíciles y nadie me ha dicho: ‘ese tiro es una locura’”, explicó en declaraciones al Arizona Republic.

Lo cierto es que Gerald Green es una pieza más dentro de la lista de aciertos que ha tenido (general manager de los de Arizona), quien ha confeccionado una plantilla llena de jugadores con ganas de demostrar que pueden ser importantes en la liga. Pero no todo se consigue con motivación, y por eso la aparición de Jeff Hornacek, entrenador tan novato como experimentado, ha sido clave para que los Suns sean uno de los equipos de moda.

Por ahora los Gerald Green, , , , Marcus y Markieff Morris, han conseguido convertir una temporada marcada como de reconstrucción en un ilusionante año de lucha por los playoffs. Ahora queda por ver si podrán mantener el nivel, y lo que es más importante, si este gran comienzo de curso baloncestístico tendrá continuidad en el futuro.