Jayson Tatum, novato, 19 años y líder de la liga en triples y último cuarto

Un novato con 25 partidos profesionales lidera la NBA en porcentaje de triples. ha entrado en la liga como ni siquiera Stephen Curry pudo hacer (no comparamos un jugador con otro) en su día. El rookie de Boston , además, lidera los cálculos desde la larga distancia (51,3 por ciento) habiendo llegado de la universidad sin ser un enorme especialista. Explicamos a continuación su tremenda evolución, en solo unos meses, de buen jugador universitario a enorme proyecto de estrella.



Tatum se puso por primera vez la camiseta de los Boston Celtics habiendo acreditado (‘solo’) un 34 por ciento de aciertos en el triple en su etapa de Duke, bajo la dirección del endiosado Mike Krzyzewski. O sea, en unos meses es mucho mejor triplista, entre profesionales, de lo que era jugando entre muchachos, espinillas y anhelos de Draft.

No es que su liderazgo en el triple esté auspiciado en una escasa frecuencia de intentos; de hecho Tatum lo intenta a conciencia desde fuera del arco, recurriendo tres veces justas (3,0) por encuentro a los lanzamientos desde fuera. Ya había mostrado fastuosa habilidad en su etapa NCAA fabricando sus propios lanzamientos y en tiro tras bote creando propias ventajas. Así llegan muchos de sus highlights y aflora gran parte de su contenido. Esta dinámica está teniendo continuidad en los Celtics, donde Tatum se empeña en demostrar que de novato tiene poco más que la etiqueta. Como buen prototipo de conocedor del juego, Tatum no se precipita en el tiro como podría ser natural en un rookie. Con Kyrie Irving alrededor aspirando muchas posesiones y puntos, Jayson no sobre-acelera sus ocasiones y espera la mejor para poder convertir. Tiene paciencia y también acierto. Prueba de ellos es su también altísima marca en tiros de campo (51,1) este curso.

Tatum aguarda su ocasión, la aprovecha y convierte en canasta (13,9 puntos por noche). Como decimos, todo un proyecto de maestro generando sus propias ventajas, pero además también está dando un gran salto en tiro tras recepción (catch&shot), donde no fue una mano especialista durante su año en las aulas del ‘profe’ Krzyzewski.

Aunque el rookie que más ruido hace es Ben Simmons, de continuar en su tesitura de rendimiento Tatum podría convertirse en el primer novato que deja un debut anual de al menos 13 puntos, 5 rebotes y 42 por ciento en lanzamiento de triples. De toda la historia de la competición. En esta estadística es prácticamente seguro que Simmons (gran candidato a Novato del Año) no le pisara, ya que presentada en sociedad ha quedado su riña con el triple. Así, Tatum agrega un nivel de contribución repartida que ningún otro debutante alcanza. Si acabara así la temporada, haría historia como único primerizo con semejante aportación.

Tatum y el último cuarto

Y no se puede decir que Jayson Tatum se arrugue en momentos de presión. Todo lo contrario. Cuando mejores porcentajes de tiro presenta es en últimos cuartos (66,7 en triples y 67,3 en tiros de campo). De hecho, en el cuarto decisivo es cuando más le gusta afinar el fusil, pues ha lanzado 52 veces, con la mayor puntería acreditada y también número total de canastas conseguidas (35 aciertos) de todos los períodos que componen un partido.

De hecho, con el siguiente dato se contextualiza el talento que se ha comenzado a forjar en el rookie céltico. En los últimos cuartos, ningún jugador (no solo debutantes, en general) de la liga presenta mejores porcentajes de tiros de campo (al menos 50 tiros) y triples que Tatum (mínimo 10). De locos que el debutante de 19 años lidere la NBA en ambas dinámicas.

Y defensa con Stevens

Ataque diferencial que crece, a marchas forzadas, al abrigo de la mayor responsabilidad de Kyrie Irving, Al Horford y el jugador de segundo año, Jaylen Brown. Pero la buena evaluación de Tatum no termina en el ataque; su talla y envergadura le permiten ser un buen defensor de perímetro, donde encaja a la perfección con la doctrina de Brad Stevens. No en vano, Boston Celtics es la mejor defensa de la NBA esta temporada cada 100 posesiones (defensive rating).

Jayson Tatum está dejando cortas todas las previsiones, ya de por sí muy buenas, que se habían emitido de él tras y durante su año college de UCLA. El novato de los Celtics estaría en todas las quinielas para Rookie del Año (y en qué generación) si Ben Simmons no se estuviera estrenando en su segundo año de competición. Pero no por ello hay que obviar el talento tan especial que está empezando a cocinarse. Debutante pero hechuras de jugador grande. Danny Ainge lo sabía, por ello cambió su número 1 del Draft 2017 (que fue Markelle Fultz rumbo a Philadelphia) por el 3 y una ronda más de Lakers. Nada ocurre por casualidad en el hemisferio verde del GM. Tampoco Tatum, ni mucho menos.

*Datos obtenidos de Basketball Reference, Adam Himmelsbach y Taylor Snow.