Kobe Bryant: su carrera temporada a temporada

Kobe Bean Bryant ya es historia de la NBA, y como tal, repasamos su grandiosa carrera como jugador profesional de baloncesto temporada a temporada. Desde el adolescente descarado de 1996 al castigado hombre de 2016 pasando por el imparable anotador de 2006.

Temporada 1: 1996-97

Temporada: 7,6 puntos, 1,9 rebotes, 1,3 asistencias, 15,5 minutos.
Playoffs: 8,2 puntos, 1,2 rebotes, 1,2 asistencias, 14,8 minutos. Semifinales de Conferencia.

El adolescente Bryant llegó a la NBA en 1996, tras ser seleccionado en el Draft de junio de ese mismo año por Charlotte Hornets, equipo que le traspasó poco después a Los Angeles cambio de Vlade Divac. En California habían caído rendidos a los encantos de Bryant tras verle en un entrenamiento previo al Draft. “Destruyó a Cooper. Fue increíble. Estás hablando de Michael Cooper, uno de los más grandes defensores de la historia de este deporte y le hizo parecer poca cosa”, dijo Raymond Ritter, un antiguo miembro del equipo de relaciones públicas de los .

Aquel año Bryant apenas contó para , quien le utilizó como titular en solo seis partidos de los 71 que jugó. El por entonces número 8 de los Lakers era un joven espigado que comenzó su andadura en la liga en uno de los equipos más legendarios de la competición. Pero el fichaje de los Lakers que se llevó gran parte de la atención mediática fue otro: Shaquille O’Neal se incorporó al equipo púrpura y oro el mismo verano que Bryant.

Temporada 2: 1997-98

Temporada: 15,4 puntos, 3,1 rebotes, 2,5 asistencias, 26 minutos.
Playoffs: 8,7 puntos, 1,9 rebotes, 1,5 asistencias, 20 minutos. Finales de Conferencia.

“Él me decía, ‘Entrenador, si me das la bola y cancha, puedo batir a cualquier en la liga. Entrenador, puedo llevar al poste a cualquiera que me esté defendiendo. Si me pones en ese lugar y me das espacio, puedo jugar al poste con cualquiera’. Yo le dije, ‘Kobe, sé que puedes, pero ahora mismo no lo puedes hacer muchas veces por el equipo que tenemos y no voy a decir a Shaquille O’Neal que se quite para que lo hagas tú’. A Kobe no le gustaba eso. Lo entendía, pero en su corazón no lo aceptaba”.

Las palabras son Del Harris, comentadas en una entrevista concedida a Sports Illustrated en 2008 recordando aquella época de un chaval de 18 años que no se cortaba ante nada. En su segunda campaña en la NBA Harris le dio mucho más protagonismo a nivel de minutos, pero solo fue titular un partido. Para el recuerdo el All-Star de 1998 en New York, donde Bryant fue elegido titular por el público —el titular más joven de la historia— y anotó más puntos (18) que nadie de su equipo pese a tener enfrente a Michael Jordan, su gran referente.

En Playoffs su presencia fue escasa en las Finales de Conferencia ante Utah Jazz en las que los Lakers perdieron 4-0. Bryant apenas promedió 10 puntos y no pudo acceder a las Finales de la NBA para enfrentarse a los Chicago Bulls de Jordan.

Ser comparado contra Jordan “no molestaba” a Kobe. “Espero ser así de bueno”, dijo a Sports Illustrated en 1998.

Temporada 3: 1999

Temporada: 19,9 puntos, 5,3 rebotes, 3,8 asistencias, 37,9 minutos.
Playoffs: 19,8 puntos, 6,9 rebotes, 4,6 asistencias, 39,4 minutos. Semifinales de Conferencia.

Durante la horrible temporada del lockout los Lakers tuvieron a dos entrenadores (Harris y ) y el equipo no funcionó. Un récord de 31-19 en la acortada temporada regular en la que Bryant dio un salto significativo en cuanto a minutos en cancha y fue titular en los 50 partidos que jugaron los equipos aquel año.

En Playoffs los Spurs pasaron por encima de los Lakers en Semifinales de Conferencia (4-0) y a esas alturas los californianos acumulaban una victoria y doce derrotas en las rondas en las que habían sido eliminados durante las tres últimas temporadas. Estaba claro que el equipo necesitaba un cambio de rumbo.

“¡De acuerdo, haz lo que te de la gana!”, llegó a gritar Rambis a Bryant durante un partido de aquella temporada para el olvido.

Temporada 4: 1999-2000

Temporada: 22,5 puntos, 6,3 rebotes, 4,9 asistencias, 38,2 minutos.
Playoffs: 21,1 puntos, 4,5 rebotes, 4,4 asistencias, 39 minutos. Campeón.

Llega . Con esa frase podríamos empezar el siguiente gran capítulo de Bryant en la NBA. El mítico entrenador, que por entonces sumaba seis anillos ganados al lado de en Chicago, aterrizó en Los Ángeles y con el tiempo se convirtió en el contrapeso perfecto que ayudó a moldear la carrera del escolta. Aunque Shaquille fue aquel año, de largo, el mejor jugador de la liga con una temporada regular para el recuerdo, O’Neal para Bryant fue todo lo contrario a un modelo a seguir y cuando tienes 21 años aún queda mucho por aprender. Jackson ocupó ese hueco durante una década.

“Estaba obsesionado con Michael (Jordan)”, escribió años después Jackson en uno de sus libros. “Cuando jugamos en Chicago aquel año, organicé un encuentro entre ambos, pensando que Michael podría ayudar a dirigir a Bryant hacia una actitud de equipo sin egos. Tras chocarse las manos, las primeras palabras de Kobe fueron: ‘Sabes que puedo patearte el culo en un uno contra uno’”.

Aquella campaña fue la primera en la que Bryant ganó el anillo, solo cuatro años después de llegar a la liga. En las Finales los Pacers fueron un rival mucho más asequible que Portland, equipo que llevó al límite a los Lakers y forzó a que estos remontasen 14 puntos de desventaja en el último cuarto, resumidos en la que es quizás la jugada más icónica de Bryant y O’Neal con Scottie Pippen de por medio.

Temporada 5: 2000-01

Temporada: 28,5 puntos, 5,9 rebotes, 5 asistencias, 40,9 minutos.
Playoffs: 29,4 puntos, 7,3 rebotes, 6,1 asistencias, 43,4 minutos. Campeón.

El curso 2000-01 es el mejor ejemplo de lo que un equipo con más calidad que cualquier otro puede hacer, para lo bueno y para lo malo. En temporada regular un balance correcto (56-26) con grandes dosis de problemas internos por la lucha de egos. En las rondas por el título, la mayor demostración de poderío que ha realizado un equipo en Playoffs: 15-1 con 12,8 puntos de diferencia de media a favor.

“Kobe está jugando fenomenal. Es el mejor jugador en la liga de lejos, especialmente cuando juega así”, declaró Shaquille tras el primer partido de las Finales de Conferencia de 2001 cuando Bryant encestó 45 puntos. Unos meses antes el pívot había dicho que “cuando todo pasaba por mí conseguimos 67-15, jugando con entusiasmo, la ciudad encantada y un título. Ahora vamos 23-11. Ya sabes por qué. Lo hicimos el año pasado y funcionó. Así que no sé por qué nadie querría cambiar salvo por cuestiones de egoísmo”. La cosa llegó hasta tal punto en el que O’Neal decidió no defender ni rebotear como él podía como respuesta a las ganas de Bryant que los Lakers fueran su equipo.

El Bryant más desbocado y deseoso de más y más pese a que ya era considerado uno de los mejores jugadores de la liga y daba exhibiciones noche tras noche están en éstas palabras de Phil Jackson al Chicago Sun-Times: “El otro día le dije a Kobe, ‘¿Cuál es el problema?’. Me dijo, ‘Los partidos son aburridos para mí. El ataque es simple, no muestra mi talento’. Le dije, ‘Me doy cuenta de ello, pero estamos tratando de ganar partidos con el menor número de errores, las menores lesiones y el menor cansancio’. Él dijo, ‘Pero eso no me da lo que me tiene que dar para mi juego’”.

“Alguien me dijo que en el instituto, Kobe saboteaba sus propios partidos para que al final hubiera igualdad. Para que pudiera dominar al final. Sabotear el proceso del equipo, para estar centrado en tu propio proceso. Da estupor”.

Temporada 6: 2001-02

Temporada: 25,2 puntos, 5,5 rebotes, 5,5 asistencias, 38,3 minutos.
Playoffs: 26,6 puntos, 5,8 rebotes, 4,6 asistencias, 43,8 minutos. Campeón.

Tres anillos seguidos para los Lakers, convirtiéndose en el segundo equipo tras Chicago Bulls capaz de lograr algo así en más de 30 años. Antes de lograrlo pasando por encima de New Jersey Nets en las Finales, fue otra vez en el Oeste donde los Lakers tuvieron su prueba de fuego. Los Kings complicaron las cosas hasta decir basta, con los angelinos necesitando un milagro para empatar la serie 2-2 y teniendo que remontar un 3-2 con una victoria final en Sacramento en el Game 7 tras una prórroga. Por entonces Shaquille aún anotaba más que Bryant; el pívot promedió 30,3 puntos contra los Kings, superando los 27,1 de Bryant.

Aunque aquel año no cerró ningún ciclo, fue la última campaña en la que Bryant y O’Neal ganaron juntos un campeonato y el inicio de un periodo en el que el escolta pasó a otro nivel en varios aspectos de su juego y fuera de la pista. En seis años Bryant sumaba tres anillos, pero la lucha de personalidades de aquel equipo dio al traste con lo que podría haber sido una época mucho más legendaria de lo que fue.

Temporada 7: 2002-03

Temporada: 30 puntos, 6,9 rebotes, 5,9 asistencias, 41,5 minutos.
Playoffs: 32,1 puntos, 5,1 rebotes, 5,2 asistencias, 44,3 minutos. Semifinales de Conferencia.

Nunca promedió tantos minutos en una temporada regular Bryant como en aquella, con el añadido de que esa campaña fue una de las cuatro a lo largo de su carrera en las que pudo jugar los 82 encuentros.

Sin embargo su continúo ascenso al estrellato sufrió un serio revés aquel curso: los Lakers solo fueron capaces de ganar una ronda de Playoffs después de tres anillos seguidos y poco después Bryant fue acusado de violación. El proceso legal hizo que el jugador perdiese contratos publicitarios, tuviese que reconocer la infidelidad en público pidiendo perdón a su mujer y se alargó durante un año hasta los Playoffs de 2004, cuando Bryant alcanzó un acuerdo con la mujer que le acusaba.

Temporada 8: 2003-04

Temporada: 24 puntos, 5,5 rebotes, 5,1 asistencias, 37,6 minutos.
Playoffs: 24,5 puntos, 4,7 rebotes, 5,5 asistencias, 44,2 minutos. Subcampeón.

“No seguiré entrenando el próximo año si sigue aquí. No va a escuchar a nadie. Ya he tenido suficiente con este chaval”. Así fue como Phil Jackson explicó a su hartazgo durante su primera época con los Lakers.

La situación en el vestuario llegó a tal nivel de descomposición que el equipo se deshizo. Bryant, molesto con la disminución en sus tiros (5 menos que la anterior temporada) pidió ser el líder absoluto o se iría a otro equipo y decidió encomendar el futuro a corto y medio plazo de los Lakers a Bryant, traspasando a Shaquille a Miami y diciendo adiós a Jackson.

“Puedes tener todo el talento del mundo en un equipo pero si no hay química no vas a ganar. Nuestro equipo de esa temporada fue prueba de ello, teníamos todo el talento pero ninguna química”, nos dijo en una entrevista con nbamaniacs en 2011.

Temporada 9: 2004-05

Temporada: 27,6 puntos, 5,9 rebotes, 6 asistencias, 40,7 minutos.
No se clasificó para Playoffs por primera vez en su carrera.

El primer año sin O’Neal y Jackson resultó en un experimento fallido para los Lakers y Bryant. La franquicia no se clasificó para Playoffs por primera vez en 11 años (34-48 fue el pobre balance final) y Bryant, pese a mejorar sus números respecto a 2004, fue relegado al tercer mejor quinteto de la liga.

Rudy Tomjanovich y Frank Hamblem fueron los entrenadores durante una temporada perdida para todos los integrantes de aquel conjunto.

Temporada 10: 2005-06

Temporada: 35,4 puntos, 5,3 rebotes, 4,5 asistencias, 41 minutos.
Playoffs: 27,9 puntos, 6,3 rebotes, 5,1 asistencias, 44,9 minutos. Primera ronda.

¿El mejor de siempre? A nivel estadístico poca duda cabe de ello. El regreso al banquillo de Phil Jackson trajo consigo al Bryant más incontenible en ataque visto nunca. Sus 35,4 puntos por partido solo han sido mejorados en la historia de la NBA por , Michael Jordan y Rick Barry y verle lanzar un promedio de 27,2 tiros por partido se convirtió en costumbre en Los Ángeles.

Así llegaron seis partidos de más de 50 puntos, el encuentro de los 62 puntos en tres cuartos contra Dallas y, como no, una de las mejores actuaciones individuales de la historia de la NBA: los 81 puntos anotados contra Toronto Raptors tras encestar 28 de sus ¡46 lanzamientos! y 18 de 20 desde la línea de tiros libres. Aquellos Lakers no eran más que Bryant y cuatro más y el escolta se tomó la temporada como un festival de anotación.

“Suena a locura decirlo, pero anotar 81 puntos no me sorprendió”, dijo Bryant hace un par de meses. “Espero que la gente no se lo tome como una arrogancia o lo que sea, pero hay que entender que a mi edad en ese momento (27) y al estar en mi punto más alto físico, no era sorprendente. Trabajé todo el verano entrenando duro y tirando mil tiros por día, no era sorprendente”.

Temporada 11: 2006-07

Temporada: 31,6 puntos, 5,7 rebotes, 5,4 asistencias, 40,8 minutos.
Playoffs: 32,8 puntos, 5,2 rebotes, 4,4 asistencias, 43 minutos. Primera ronda.

La primera temporada en la que Bryant utilizó el 24 en su camiseta, el número que le acompañaría durante las últimas 10 campañas en su carrera. Ese curso fue más de lo mismo para Bryant: números increíbles —10 partidos de más de 50 puntos, algo solo logrado previamente por Wilt Chamberlain 43 años antes— pero fracaso colectivo, algo que hizo que nuevamente Bryant se quedará sin opciones al MVP pese a su rendimiento.

Cómo bien recuerda Sports Illustrated, en un periodo de siete partidos en marzo de 2007 Bryant anotó 65, 50, 60, 60, 43, 23 y 53 puntos, lo que da lugar a una media de ¡50,7 puntos por partido!

En Playoffs los Lakers duraron cinco encuentros y poco después de aquella eliminación Bryant pidió públicamente su traspaso por no estar de acuerdo con la dirección del equipo. “Me tenían saliendo a la pista para que metiese 40 o 50 puntos sin invertir en mejorar el equipo y ganando dinero”, comentó años después. El tira y afloja entre Bryant y la directiva duró todo el verano y se alargó hasta comienzos del otoño. Los Chicago Bulls y Dallas Mavericks estuvieron cerca de hacerse con sus servicios, pero finalmente Kobe accedió a continuar en Los Ángeles bajo la promesa de que el equipo sería reforzado.

Temporada 12: 2007-08

Temporada: 28,3 puntos, 6,3 rebotes, 5,4 asistencias, 38,9 minutos.
Playoffs: 30,1 puntos, 5,7 rebotes, 5,6 asistencias, 41,1 minutos. Subcampeón.

La carrera de Kobe Bryant recibió un nuevo empuje el 1 de febrero de 2008. Aquel día los Lakers se hicieron con mediante un traspaso con Memphis Grizzlies y desde ese mismo momento el equipo, que ya tenía mejores resultados que años anteriores, mejoró ostensiblemente. Tras 22 victorias en los últimos 27 partidos, los Lakers consiguieron finalizar la temporada regular como líderes de la Conferencia Oeste, algo que le valió a Kobe Bryant para recibir su primer y único MVP.

En Playoffs los Lakers fueron un equipo complicado liderados por Bryant y se plantaron en las Finales de la NBA. La debacle angelina en el cuarto partido de aquella serie cuando perdieron el encuentro pese a haber llegado a tener 24 puntos de ventaja, unido a una humillante derrota por 39 puntos en el sexto y definitivo partido de las Finales en Boston, fueron el fuego que sirvió de combustible para los dos años siguientes.

“Íbamos como 1.000 puntos por delante quedando seis minutos y vino Thibodeau a decirme que si sentábamos a los titulares. Le dije que de ninguna manera mientras Phil (Jackson) siguiera manteniendo en pista a Kobe”, comentó años después Doc Rivers, por entonces entrenador de los Celtics.

Dos meses después Bryant obtuvo algo la redención siendo el líder de la selección de Estados Unidos que ganó el oro en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008.

Temporada 13: 2008-09

Temporada: 26,8 puntos, 5,2 rebotes, 4,9 asistencias, 36,1 minutos
Playoffs: 30,2 puntos, 5,3 rebotes, 5,5 asistencias, 40,9 minutos. Campeón.

Si Bryant había sido un maníaco toda su vida deportiva, al inicio de la campaña 2008-09 no dejó nada a la improvisación. Arengó al equipo desde el minuto cero de la pretemporada y se encargó de llevar a los Lakers hacia el mejor récord del Oeste con 65 victorias. La esperada final contra los Cavaliers de (66 triunfos aquel curso) nunca se dio ya que Cleveland no pudo con Orlando, pero los Magic no fueron rivales para unos Lakers que se llevaron el título por 4-1.

Ésa fue la gran redención para Bryant. Siete años después de lograr el tercer anillo, ganaba un campeonato como líder absoluto de un equipo sin Shaquille O’Neal a su lado. Kobe fue elegido MVP de las Finales, el primero de su carrera.

“Hay confianza porque sabemos que está tratando de ganar. Hay muchas veces en las que Phil indica un jugada, pero Bryant cree que debe ser de otra forma y dice ‘No, no, no. Ya sé como’. Phil confía en él”. Así explicaba Brian Shaw en los Playoffs de 2009 como Jackson había permitido que su pupilo tomara ciertas decisiones sobre la pista.

Temporada 14: 2009-10

Temporada: 27 puntos, 5,4 rebotes, 5 asistencias, 38,8 minutos.
Playoffs: 29,2 puntos, 6 rebotes, 5,5 asistencias, 40,1 minutos. Campeón.

Back-to-back. Kobe no estaba saciado y quería más. Aunque el equipo ya dio muestras de menor rendimiento colectivo, Bryant no quería quedarse en cuatro anillos. Empujó a los Lakers en Playoffs y alcanzó unas Finales en las que toda la NBA esperaba que que el representante del Este fueron los Cavaliers de LeBron James. Pero de nuevo los Cavs dieron la de arena, superados por unos Celtics que ofrecieron una lección de clase, veteranía y calidad para proclamarse campeones de su conferencia.

Era la segunda edición en tres años de unas Finales entre Lakers y Celtics, reverdeciendo aquellas batallas de los 80. El mundo del deporte prestó especial atención a este choque que no defraudó en absoluto. La serie se fue hasta los siete partidos y los Lakers ganaron por 83-79 tras un agónico encuentro final en el que Bryant estuvo errático en los tiros pero incisivo en todas las facetas del juego. Terminó con 23 puntos y 15 rebotes y fue elegido MVP de las Finales por segunda y última vez.

“Par mí el título en el que vencimos a Boston es el número 1. Jugando contra tres Hall of Famers, estar 3-2 en la serie perdiendo y habiendo perdido en 2008, sabiendo la historia que hay detrás, con un dedo roto, todo eso hace que ese campeonato sea el más especial de todos. Nunca me hubiera perdonado perder. Nunca”, explicó Bryant años después.

Temporada 15: 2010-11

Temporada: 25,3 puntos, 5,1 rebotes, 4,7 asistencias, 33,9 minutos.
Playoffs: 22,8 puntos, 4,8 rebotes, 4,3 asistencias, 39,7 minutos. Semifinales Conferencia.

Los años no pasaban en balde y esta temporada fue un buen ejemplo de ello. Kobe Bryant tuvo problemas físicos desde el principio, no realizando prácticamente pretemporada y sin entrenar apenas durante toda la campaña. Una de sus rodillas le impedía jugar normalmente y el dolor era tal que Phil Jackson y él optaron porque apenas practicase con el equipo durante la temporada regular. De hecho jugó 5 minutos menos por partido que el curso anterior.

Aunque los Lakers terminaron el año con el mismo balance que el curso anterior, 57-25, fueron barridos en Semifinales de Conferencia por 4-0 a manos de Dallas Mavericks pese a contar con ventaja de campo. Aquella fue la despedida de Phil Jackson de las canchas y nunca más volvió a sentarse en un banquillo. Bryant terminó decepcionado por no poder conseguir su segundo threepeat, pero el equipo mostró evidentes signos de desgaste físico y mental tras haber accedido a las Finales de la NBA durante las tres temporadas anteriores.

Temporada 16: 2011-12

Temporada: 27,9 puntos, 5,4 rebotes , 4,6 asistencias, 38,5 minutos.
Playoffs: 30 puntos, 4,8 rebotes, 4,3 asistencias, 39,7 minutos. Semifinales Conferencia.

La carrera de Bryant ha sido tan extensa como para que durante la misma se hayan producido dos cierres patronales. La temporada 2011-12 comenzó un 25 de diciembre con dos meses de retraso debido a las negociaciones entre jugadores y equipos por un nuevo convenio colectivo, algo que conllevó una reducción de la temporada regular hasta los 66 partidos.

Con Mike Brown como entrenador, los Lakers nunca dieron sensación de ser candidatos al título pese a que Bryant repetía una y otra vez que ése y no otro era el objetivo de la franquicia. El escolta mejoró sus prestaciones tras haberse sometido a un novedoso sistema de recuperación de lesiones con plaquetas en Alemania y parecía vivir una segunda juventud pese a acumular una impresionante cantidad de partidos jugados. Aunque ya hace casi cuatro años de ello, fue la última vez que vimos a Bryant en unos Playoffs.

En los Juegos Olímpicos Bryant tuvo un protagonismo menor que en 2008; ya no era el mejor de la selección, sino el más respetado. Kevin Durant y LeBron James habían crecido mucho como jugadores desde la anterior cita olímpica. El oro volvió a ser para los americanos tras una inolvidable final contra la España de su amigo Pau Gasol.

Temporada 17: 2012-13

Temporada: 27,3 puntos, 5,6 rebotes, 6 asistencias, 38,6 minutos. Primera ronda (no disputó los Playoffs por lesión).

El último gran año de Bryant. En lo bueno y en lo malo, esta temporada de Bryant pasará a la historia como una de las más importantes en el legado del jugador.

Los Lakers iniciaron el curso como uno de los grandes candidatos al anillo gracias a los fichajes de Steve Nash y Dwight Howard, pero Nash se rompió la rodilla en su primer partido oficial y Howard nunca fue el jugador de Orlando tras haber sido intervenido quirúrgicamente en la espalda durante el verano. Los primeros meses de la temporada fueron un completo desastre colectivo que llevó a los Lakers al pozo de la clasificación en enero (17-25). En ese momento Bryant prometió que su equipo estaría en Playoffs y cambió el chip de la plantilla.

Los angelinos hicieron una gran segunda parte de la temporada, pero llegado el 30 de marzo no tenían control de su destino; fue entonces cuando Bryant decidió jugar todo lo que el cuerpo le permitiese el cuerpo. 23 segundos, 56 segundos, 5 minutos y 28 segundos, 40 segundos, 6 minutos y 54 segundos y 0 segundos fue el descanso que tuvo Bryant en los seis partidos antes de su grave lesión. Llegado a ese punto, Bryant encaró el partido del 12 de abril de 2013 ante los Warriors sin pretender descansar tras no haberlo hecho en el partido anterior en el que anotó 47 puntos, repartió 8 asistencias, capturó 5 rebotes, puso 4 tapones y robó 3 balones en Portland, un partido nunca visto en la historia de la NBA.

Fue entonces cuando ocurrió. Bryant se rompió el tendón de Aquiles cuando le faltaban seis segundos para cumplir los 45 minutos en pista. Previamente, durante el tercer cuarto, había caído al suelo en dos acciones diferentes contra jugadores de los Warriors haciendo temer lo peor al público. A la tercera fue la vencida. Con el tendón roto, Bryant anotó dos tiros libres y se marchó al vestuario. Nunca volvimos a ver al mismo jugador.

“¡Esto es un mierda! ¡Todo el entrenamiento y el sacrificio tirado por la ventana por un movimiento que he realizado un millón de veces! La frustración es tremenda. El enfado es rabia. ¿Por qué demonios ha ocurrido esto? No tiene maldito sentido. ¿Ahora se supone que tengo que volver de esto y ser el mismo jugador o mejor a los 35 años? ¿Cómo se supone que voy a conseguirlo? No tengo NI IDEA”, escribió Bryant horas después en su cuenta de Facebook.

Temporadas 18-19: 2013-14 y 2014-15

Temporada: 13,8 puntos, 4,3 rebotes, 6,3 asistencias, 29,5 minutos. 6 partidos. Sin Playoffs.
Temporada: 22,3 puntos, 5,7 rebotes, 5,6 asistencias, 34,5 minutos. 35 partidos. Sin Playoffs.

Estas campañas de Bryant fueron el perfecto ejemplo del ocaso de una leyenda deportiva. Abandonado de su privilegiado físico, rodeado de unos compañeros que cada año tenían peor calidad y sin ser capaz de volver a los Playoffs.

En su primer año tras la lesión del Aquiles, Bryant volvió en un tiempo récord tras ocho meses de recuperación, pero su temporada duró 6 partidos antes de romperse un hueso en la rodilla en Memphis y volver a la enfermería. Inicialmente la lesión se recuperaría en semanas, luego en un par de meses y finalmente se optó por alargarla hasta el verano porque de nada serviría a Bryant forzar en su recuperación para disputar dos o tres semanas antes de que los Lakers terminasen el trabajo en abril.

Al curso siguiente Bryant comenzó desde el principio con energías renovadas, pero su porcentaje de acierto bajó hasta el 37,3% y los Lakers seguían sin funcionar. Bryant sufrió otra grave lesión en el hombro en enero que le obligó a someterse a una nueva operación y a un periodo de recuperación de nueve meses, algo que para otros hubiese significado el final.

Al menos le dio tiempo a superar a su gran ídolo de juventud. El 14 de diciembre de 2014 Bryant consiguió su punto número 32.293 en la NBA, dejando atrás en la lista de máximos anotadores de la historia a Michael Jordan.

“Felicito a Kobe por alcanzar esta hazaña. Es un gran jugador, con una fuerte ética de trabajo y a su vez tiene un fuerte pasión por el deporte del baloncesto”, dijo Jordan en un comunicado de prensa. “He disfrutado viendo como su juego ha evolucionado a lo largo de los años y veré qué es lo siguiente que consigue”.

Temporada 20: 2015-16

Temporada: 17,6 puntos, 3,7 rebotes, 2,8 asistencias, 28 minutos. Sin Playoffs.

La temporada final. Bryant anunció en noviembre que su vigésima campaña sería la última en activo para él. De forma inmediata las reacciones en forma de reconocimiento y admiración hacia Bryant se sucedieron entre la liga y el año se convirtió en un homenaje permanente por cada cancha que pisaba.

Disminuido físicamente hasta niveles mundanos, el gran triunfo de Bryant durante este año fue mantenerse en la liga y poder terminar el año jugando, algo que no pudo lograr en los tres cursos anteriores. Como si de un magnífico guión de Hollywood se tratase, el escolta se reservó lo mejor para el último día.

Bryant anotó 60 puntos en su último partido en activo, una hazaña que será recordada durante décadas como, probablemente, la mejor despedida de un deportista de élite en cualquier deporte. Bryant, con 37 años, registró su sexto partido de 60 puntos o más, rompiendo el desempate con Jordan en partidos de ese tipo y estableciendo la mejor marca individual de la temporada.

“¿Qué puedo decir? Crecí siendo un aficionado acérrimo de los Lakers. Conseguir ser traspasado a esta organización y estar 20 años aquí es increíble, no podía pedir más. Gracias”, dijo Bryant sobre la pista de un Staples Center rendido ante “el mejor Laker de la historia según .


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Byron Scott podría seguir en los Lakers

Playoffs NBA 2016: Warriors vs Rockets

Siguiente