Los 5 mejores jugadores de la historia de Phoenix Suns

La NBA está suspendida hasta nuevo aviso pero el balón sigue botando en nbamaniacs. De cara a ofrecer el mejor contenido posible a los lectores durante el parón, hemos iniciado varios seriales con contenido único en los que se incluyen el recuerdo de grandes equipos que no lograron el anillo o un repaso a los pabellones NBA.

Siguiendo esa línea, también queremos echar un vistazo a los mejores jugadores de la historia de cada una de las franquicias de la NBA con un top-5 en el que abarcamos desde jugadores que destacaron hace décadas hasta el presente. Ahora toca analizar la división pacífico. Hoy hablamos de Phoenix .

Empezamos por un base que hizo historia en Arizona. Siendo elegido por los Suns en el puesto número ’15’ del draft de 1996, Steve Nash fue traspasado a Dallas en 1998; sin embargo, este movimiento no puso fin a su historia con la organización de Arizona, ya que en 2004 regresaría desde Dallas para alcanzar el máximo nivel de su carrera y ser pieza esencial de los mejores Suns del siglo XXI.

Con un estilo de juego que encajaba a la perfección con el sistema que pregonaba Mike D’Antoni, Nash se erigió como la manija de un equipo que nos divirtió a todos a la vez que se convertía en uno de los mejores conjuntos de la competición; tanto es así que alcanzaría las finales del Oeste tanto en 2005 como en 2006. En la primera ocasión fueron los San Antonio Spurs los que acabaron con sus esperanzas por 4-1, mientras que en la segunda oportunidad los Dallas Mavericks de Dirk Nowitzki terminarían con ellos por 4-2. Varias campañas después, en 2010 y con Alvin Gentry en el banquillo, repetiría eliminación a un paso de las Finales para caer en esta oportunidad frente a Los Angeles Lakers.

En esa segunda etapa que se extendería hasta 2012 sería dos veces MVP de la temporada regular, seis veces All-Star (ocho en total) y tres veces elegido en el mejor quinteto de la competición. Reconocimientos más que merecidos para un base que encandiló a todos y que es el máximo asistente del equipo en temporada regular con 6.997 pases de canasta y quien más triples ha metido con 1.051.

El dato. Es uno de los ocho jugadores que ha conseguido acabar una temporada combinando al menos un 50% en tiros de campo, un 40% en triples y un 90% en tiros libres. Lo ha conseguido en cuatro ocasiones. El otro jugador que ha logrado hacerlo en más de una ocasión es Larry Bird con dos.

Otro jugón desde la posición de point guard. Kevin Johnson llegó a la NBA de mano de Cleveland Cavaliers como número 7 del draft de 1987, pero poco tardó en cambiar de aires. Con solo 52 partidos en la franquicia de Ohio, este chico formado en la Universidad de California fue traspasado a Phoenix a cambio de Larry Nance; y lo cierto es que los Suns no se arrepintieron. En su primer año tomó el mando del equipo como titular. En el segundo fue elegido Jugador Más Mejorado de la temporada; y desde esa misma campaña acumuló hasta 11 llevando al equipo hasta los playoffs.

Dentro de esos cursos en los que fue líder de Phoenix llegó en dos ocasiones hasta las finales de conferencia para caer ante Los Angeles Lakers en 1989 por 4-0 y frente a Portland Trail Blazers en 1990 por 4-2. Tras esas dos aventuras, se quedó a un paso de tocar la gloria en 1993 ya con en el equipo. En aquella campaña solo los Chicago Bulls pudieron con ellos en las Finales por un resultado final de 4-2. El sexto partido, el decisivo, se decidió por un ajustado 99-98 a favor de los de Illinois.

Johnson no volvería a verse en una situación igual. Dejaría el equipo y la NBA en el año 2000 tras promediar 18,7 puntos y 9,5 asistencias, ser tres veces All-Star, verse elegido en cuatro ocasiones para el segundo mejor quinteto de la Liga y marcando hasta el día de hoy el hito de ser el jugador con más puntos (2.026) y asistencias (935) en la historia de la franquicia en los playoffs. El equipo recompensó su gran desempeño retirándole la camiseta con su número ‘7’.

El dato. Es uno de los dos únicos jugadores de la historia –el otro es Magic Johnson– que ha promediado en una temporada más de 20 puntos y 10 asistencias con al menos un 50 por ciento en tiros de campo.

Alvan Adams

Damos ahora un importante paso atrás para hablar de Alvan Adams. Quizás desconocido para el gran público, este chico de Kansas pasaría toda su carrera en Phoenix Suns entre los años 1975 y 1988 para ser quien más partidos ha jugado en temporada regular (988) y quien más rebotes ha cogido (6.937).

Elegido como número ‘4’ del draft de 1975, curiosamente su mejor temporada fue justo la de su debut. En aquel curso 1975-76 promedió 19 puntos, 9,1 rebotes, 5,6 asistencias y 1,5 tapones para ser elegido tanto Novato del Año como All-Star. Con él y otros grandes jugadores como Paul Westphal llegaría ese mismo año a las Finales para caer 4-2 ante Boston. Adams firmaría unos fantásticos 23 puntos, 10,2 rebotes y 4,7 asistencias por noche que no fueron suficientes para imponerse a los Celtics de Jo Jo White, Dave Cowens y John Havlicek.

Aunque disputaría los playoffs en otras ocho oportunidades, no volvería a superar las finales de la Conferencia Oeste, techo que tocó tanto en 1979 para perder ante Seattle Supersonics por 4-3, como en 1984 para ser derrotado por Los Angeles Lakers de Magic Johnson por 4-2. Se retiraría en 1988 dejando su nombre escrito con letras de oro en la historia del equipo junto al de John MacLeod, entrenador que lo acompañó en toda su carrera.

El dato. Aunque la franquicia de Arizona retiró su camiseta con el número ’33’ el 21 de enero de 1998, dio permiso para que Grant Hill usara su dorsal tras firmar con los Suns.

Charles Barkley

Pocos años sí, pero a un nivel brutal. Charles Barkley aterrizó en Phoenix en 1992 y lo hizo para mostrar un baloncesto tan bestial como para ser elegido MVP de la temporada al conducir a los Suns a un balance de 62-20. Sus números de aquella campaña fueron 25,6 puntos, 12,2 rebotes, 5,1 asistencias, 1,6 robos y 1 tapón, y con ellos superó a otros colosos de la NBA como Hakeem Olajuwon (2º en la votación) y Michael Jordan (3º en la votación).

Su llegada fue el impulso que necesitaban los Suns para plantarse en unas Finales; tal y como hicieron justo ese curso 1992-93 en el que no podrían con los Chicago Bulls de Jordan pese a que Barkley promedió unos impresionantes 27,3 puntos, 13 rebotes, 5,5 asistencias y 1,2 robos. En las dos siguientes temporadas Phoenix seguía estando entre los favoritos al anillo, pero en ambas ocasiones cayó frente a unos Houston Rockets que terminarían por ser los campeones tanto en 1994 como en 1995.

Con la camiseta de los Suns pasaría solo cuatro temporadas, siendo en todas ellas All-Star (11 presencias en total). Fue un corto periodo de tiempo, pero su producción fue inmejorable; tanto como para que en el presente sea el cuarto máximo anotador del equipo en la postemporada con 1.273 puntos, así como el segundo máximo reboteador con 644. Barkley dejó un recuerdo inolvidable en Arizona que fue recompensado con ver su número ’34’ retirado en el pabellón de los Suns.

El dato. La mejor actuación ofensiva de su carrera llegaría justo vistiendo la camiseta de los Suns. Fue el 4 de mayo de 1994, ante Golden State Warriors, cuando Barkley se iba hasta los 56 puntos con un 23 de 31 en tiros de campo.

Walter Davis

Cerramos el top-5 con el máximo anotador de la franquicia: Walter Davis. Elegido como número 5 del draft de 1977, este jugador formado en North Carolina se convirtió rápidamente en emblema de unos Suns en los que cerraría su etapa en 1988 con un genial promedio de 20,5 puntos, 4,4 asistencias, 3,2 rebotes y 1,4 robos por noche.

De sus años en Arizona destaca el hecho de que fuese Novato del Año en 1978 con 24,2 puntos y 6 rebotes por partido, así como haber sido elegido en hasta seis oportunidades para disputar el All-Star. En esos años fue determinante para que el equipo se viese en hasta ocho ocasiones consecutivas en la postemporada. Al igual que ocurrió con Alvan Adams, de quien era compañero, las finales de la Conferencia Oeste fueron su límite en 1979 y en 1984.

Su gran trayectoria en Arizona quedó algo empañada con una salida controvertida. Inmerso en los problemas con las drogas en los que se vio envuelta la NBA en los 80, terminaría su trayectoria en la franquicia en 1988 después de ser llamado a declarar en un juicio sobre drogas en el que se habían visto involucrados algunos compañeros suyos. Jugaría sus últimas temporadas en Denver y Portland a un menor nivel.

El dato. Es junto a Steve Nash el jugador que más veces ha sido All-Star con la camiseta de los Suns al ser seleccionado seis veces.

Otros jugadores en consideración

Vamos ahora con esos otros jugadores que merecen ser recordados por el gran papel que hicieron en Phoenix, el cual incluso en algunos casos podría haberles llevado a entrar en el top-5. Por orden cronológico, empezamos por Dick Van Arsdale, un escolta que fue elegido por Phoenix en el draft de expansión de 1968; es decir, que empezó su andadura en el equipo en el mismo año de su fundación. En Arizona jugaría hasta 1977 promediando 17,6 puntos, siendo tres veces All-Star y disputando las Finales de 1976. Tras él nos detenemos en otro ilustre como Connie Hawkins, quien sería All-Star en las cuatro campañas que pasó con la organización entre 1969 y 1973. Dando un pequeño paso al frente nos topamos con Paul Westphal, quien ayudaría para que el equipo llegase a las Finales de 1976; no en vano cerró su trayectoria en Phoenix promediando 20,6 puntos y 5,2 asistencias.

Dirigiéndonos a los 80, toca hablar en primer lugar de Larry Nance, un chico que estuvo por encima de los 20 puntos y 8 rebotes de promedio en tres cursos consecutivos (1985-1988), de Tom Chambers, un pívot que pasaría cinco temporadas en el equipo siendo All-Star en tres de ellas (cuatro en su carrera); y por supuesto de Dan Majerle, un triplista que fue elegido en el puesto 14 del draft de 1988 que se iría hasta los 17,2 puntos y 8,2 rebotes de media en las Finales de 1993.

Damos un último salto para hacer mención a Jason Kidd, quien debutaría en el mejor quinteto de la NBA y como All-Star siendo jugador de los Suns, a Shawn Marion, jugador que pasaría ocho temporadas y media en Arizona para ser a día de hoy el jugador con más rebotes de la historia del equipo en playoffs (706) y que fue parte fundamental del equipo que llegaría a las Finales de la Conferencia Oeste en los años 2005 y 2006. Por último, y sin varias de década, ponemos el acento en Amar’e Stoudemire, quien con su enorme potencia y talento cerraría su viaje por Arizona con un promedio de 21,4 puntos y 8,9 rebotes. Una verdadera pena aquella grave lesión que le impidió disputar los playoffs de 2006. Con él los Suns quizás habrían superado la barrera de las finales de conferencia.


Mientras dure la crisis por el coronavirus publicaremos diariamente varios contenidos independientes de la actualidad. Bucearemos en la historia de la NBA, tanto en la reciente, como en la de todas las décadas anteriores. Aprovecharemos este parón de la competición para conocer mejor a los equipos, los jugadores, los entrenadores, los directivos, los partidos llamativos, los pabellones y los equipos históricos por una u otra razón. Lo haremos aquí y en Extra nbamaniacs, lugar donde seguiremos publicando contenido especial libre de publicidad para que los lectores puedan seguir apoyándonos directamente.

Todo este plan editorial lo llevaremos a cabo para entretenernos y pasar mejor estas semanas de encierro que nos quedan a casi todos. ¡Salud!

Anterior equipo analizado: Sacramento Kings. Próximo equipo: Golden State Warriors.

(Fotografía de Doug Benc/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a nuestros artículos especiales y el podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Las franquicias NBA, preocupadas por los entrenadores con más edad

Lista ganadores Sexto Hombre del Año en la NBA

Siguiente