Mérito, ganas y un 96,7%: las credenciales de Julius Randle

Randle está explotando y en 2019 habrá pelea por sus servicios

Han pasado mil cosas esta noche en la NBA. Si tuviera que elegir, me quedaría probablemente con la increíble seriedad con la que compiten noche tras noche dos equipos de la Conferencia Este: los Raptors, que han dado una paliza tremenda a los Warriors en Oakland sin Kawhi Leonard, y los Pacers, que tras cerrar 7-4 un tramo de 11 partidos sin su gran estrella, batieron ayer a los Bucks en Indianapolis en el retorno de Oladipo. Dos grandes equipos de baloncesto que van a más.

Dejando de lado lo colectivo, hoy tenía la mirada fija en Nueva Orleans. Y no para hablar de Anthony Davis, que vive tranquilo en su planeta (44+18 muy fácil…). Tampoco de Russell Westbrook o Paul George. Hoy quería ver a Julius Randle, que ha explotado desde que es titular en los Pelicans y ayer volvió a demostrar las ganas que tiene de comerse el mundo.

Randle, para el que no lo sepa, sufrió una horrible lesión en su primer partido en la NBA tras ser el número siete del Draft 2014 (Kentucky). Una fractura de tibia con la que se pasó fuera de las canchas toda su primera temporada en la Liga. Horror…

Este tipo de lesiones tienen tres, cuatro o cinco fases de recuperación (igual me quedo corto). Lo primero que recuperas es el ánimo tras el palo. Muchos meses después, la pierna. Y es entonces, cuando puedes volver a entrenar e incluso a jugar, cuando empieza lo realmente complicado: recuperar la confianza. Primero, en la pierna (intentar dejar atrás lo que pasó). Después, en tu cabeza (volver a ser lo que eras antes de lesionarte). Y, por último, y solo después de muchísimo tiempo, algunos son capaces de mirar más allá, de pensar en lo que querían llegar a ser antes de la lesión y volver a atacar el objetivo años después con más ganas que nunca. Este último paso es el que está dando esta temporada Julius Randle.

El mérito es tremendo, evidentemente. Pero incluso si dejamos a un lado lo que pasó en 2014, la evolución de Randle merece todo tipo de halagos. Mejoró en cada una de sus tres temporadas posteriores, ganando en confianza con el paso de los partidos. Y aun así, pese a que iba claramente hacia arriba, salió de unos Lakers con talento joven de sobra que pensaban/piensan en grande (LeBron y la segunda gran estrella que buscarán este verano). No había sitio para él.

La oportunidad se la dieron los Pelicans, con un contrato que parecía destinado a terminar la temporada como una de las grandes contrataciones talento/rendimiento/precio de la competición. 17,7 millones por dos campañas, siendo la segunda opción de jugador. Y Randle, que ha encajado de lujo con Anthony Davis, está superando las expectativas.

Desde que regresó de la lesión, ha disputado 267 de los 276 partidos disponibles, un espectacular 96,7% (30 de 30 en NOLA, no se pierde un partido desde la 2016/17). Y, seguramente, esa regularidad le ha dado la confianza suficiente como para ir más allá. Las alas para buscar a ese jugador en el que quería convertirse antes de la lesión.

Randle promedia esta temporada 19,2 puntos (la mejor marca de su carrera de largo), 9,4 rebotes y 2,8 asistencias en, ojo al dato, solo 27 minutos de juego. Con grandes porcentajes en los tiros (55%), más activo que nunca y con ese constante ceño fruncido que indica el camino, marca el objetivo. Pero es que desde que es titular hablamos de uno de los grandes nombres de la NBA. Sin exagerar…

En sus últimos seis partidos, incluida la victoria de ayer ante los Thunder, el ex de los Lakers suma 26,7 puntos, 11,3 rebotes y 3,3 asistencias en casi 34 minutos de juego. Y mantiene porcentajes fantásticos tanto en los tiros (59%) como en los triples (43% intentando más de dos por partido). Números de All-Star. Sensaciones (cómo ataca el aro, como gana la posición, como corre la pista con y sin balón…) de All-Star.

Y la historia no se acaba aquí. Randle podrá declinar su opción de jugador el próximo verano. Y como siga a un nivel parecido, alguno de los 30 equipos (muchos tendrán espacio salarial) va a apostar fuerte por él.

Nosotros solo podremos decir que se lo habrá ganado…

(Fotografía de portada de Mitchell Leff/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra lista de correo y consigue acceso a contenido adicional sobre la NBA además de apoyar nuestra labor de forma directa.

Aquí te contamos más. ¡Únete!