NBA: historias para el curso 2012-13

APETECE:

Ver a los : Ningún equipo llega a la temporada con mayores expectativas. No en vano, estamos ante el mejor equipo con el que Kobe Bryant haya jugado, dicho por él mismo. Incluso sin un a máxima potencia hasta iniciar 2013, los Lakers serán constantemente objeto de estudio psicológico, ahora que la obsesión de la franquicia es poner a Bryant con los mismos anillos que Michael Jordan. Los 38 de Steve Nash serán como los 28 de un ser humano corriente, y tan solo por ver a World Peace con menos kilos y más ganas ya merece la pena entrar en el universo de La-La-Land. LeBron James y los se han rearmado para tener la oportunidad de repetir anillo pero, simplemente, no habrá show mayor en esta próxima temporada NBA que el Laker Show.

Heat vs. : No falta mucho para que el 30 de octubre Miami y Boston abran la temporada regular en el primer partido de una rivalidad que ha ido de caliente a hirviendo este pasado verano, con la salida de Ray Allen de los C’s y su llegada a los Heat. Los excompañeros de Allen en Boston ya han tratado de sacarle de sus casillas vía declaraciones públicas más hechas con el corazón que con la cabeza, quizá olvidando lo fría que es la sangre del protagonista de la historia. ¿LeBron James y Dwayne Wade jugando con el mejor triplista de la historia de la NBA? A veces algunos sueños se hacen realidad.

La nueva rivalidad en New York: Para ser honestos, nadie todavía sabe lo buenos que serán y/o este año. Sobre el papel, deberíamos encontrarlos a ambos en el Top-5 del Eastern y, de ser así, estaríamos ante el duelo más absorbente que se recuerda en la ciudad de New York (particularmente a los dos lados del río Manhattan) en décadas. Se enfrentan, además, en el partido que abre su regular season y que, por si fuera poco, inaugura oficialmente el impresionante nuevo pabellón que los Nets tienen ahora en Brooklyn.

Un calendario normal: Parece mentira lo rápido que olvidamos aquello que un día tanto nos afectó. Hace ayer, hoy y mañana 365 días, la Liga estaba parada, con todos nosotros esperando que la pesadilla del lockout terminara. Un día tras otro. Y luego otro más. Y así hasta volverse loco. No está de más, pues, recordar lo malo para poder saborear lo bueno. 82 partidos por franquicia, o 2.460 encuentros de temporada regular. Tocará este año celebrar que volvemos a tener los 480 partidos de regular season que “nos robaron” el año pasado.

NO APETECE:

Throwback jerseys: ¿No hemos tenido ya suficiente? ¿Debe uno convivir durante mucho más tiempo con el daño a los ojos que producen la mayoría de infortunados esquemas de colores que dominaban en los uniformes de la NBA de los ’80? La NBA es un negocio, sí. A más modelos distintos de uniformes por franquicia más ventas, sí. Abuso de ello, también.

Agentes libres, verano de 2013: Queda lejos, nadie piensa en ello, casi que molesta. Pido disculpas por anticipado por recordar que jugadores como o Dwight Howard serán agentes libres dentro de menos de un año. Pereza es poco.

31 de octubre de 2012: Dicho de otra forma, la fecha límite que la Liga tiene para aceptar renovaciones de contrato. No parece nada serio pues, al fin y al cabo, se supone que los jugadores que se merecen buenos contratos de larga duración los consiguen; mientras que los que, por su parte, necesitan más tiempo para demostrar que los merecen todavía no los consiguen. Pero tal lógica no es precisamente la que se está aplicando a , aunque parezca mentira. Los últimos acontecimientos no nos pueden hacer dudar de la capacidad de Sam Presti de arreglar este desaguisado, pero de no hacerlo antes del día 31 de este mes, Harden se convertirá automáticamente en agente libre restringuido el próximo verano.

Flopping: La idea que estos días nos quiere hacer creer la NBA que, sanción mediante, se acaba el flopping, se podría describir como una ilusión. Pero sin embargo, no parece haber una mejor solución que la de añadir un juicio subjetivo más a los árbitros para decidir quién miente y quién no. O, si no, tirar de slow motion y/o instant replay, con el peligro de acabar durando los partidos de baloncesto casi tanto como los de baseball. Lo mejor sería que la iniciativa de dejar de “comprar/vender” decisiones arbitrales saliera de los propios jugadores, pero éstos son demasiado listos como para decidir llevarlo a cabo. El juego seguirá sufriendo, pero, al menos, habrá quien deberá rascarse el bolsillo.

SE ECHARÁ DE MENOS:

: Aunque nadie se está perdiendo los videos promocionales de Rose sobre su complicada lesión y posterior recuperación, la NBA no será la misma hasta que el MVP de 2011, uno de los talentos más dinámicos de la Liga, al tiempo que quizá uno de sus más feroces competidores, vuelva a las pistas. Ojalá cuanto antes.

: Uno no goza especialmente del juego de Frye, pero es imposible no animar a alguien que está pasando por lo que está pasando Frye. Primero, lo de su hija con la operación en los dos ojos por cataratas. Y luego, lo suyo propio, el diagnóstico de un grave problema coronario procedente de un virus que probablemente le deje fuera de competir al menos durante toda esta próxima temporada. Valga el caso del regreso al baloncesto de Jeff Green como mejor ejemplo de lo avanzada de la medicina actual valga también pronto para Frye.

Newark: No, es broma.

Allen Iverson: Si la nostalgia es un crimen, aquí un culpable de todos los cargos. Pero si Kobe todavía está jugando a un nivel All-Star, o si los Knicks han firmado a Jason Kidd (drafteado en 1994), Kurt Thomas, Rasheed Wallace (ambos en 1995) y Marcus Camby (en 1996, como Ray Allen, el propio Kobe o Allen Iverson), entonces es una auténtica lástima que A.I. no esté en la Liga con cuerda para un par de temporadas más. Será difícil encontrar un talento y una personalidad como la que tenía Iverson.





Canal Telegram
nbamaniacs no termina aquí. Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.
También puedes seguirnos en nuestros perfiles de Twitter o Facebook.