Previa NBA 2019-20: Charlotte Hornets


Previa de la temporada NBA 2019-20 sobre Charlotte Hornets. Datos, resultados de la temporada anterior, un vistazo a su plantilla y a sus futuros agentes libres, los objetivos del curso, el jugador a seguir y un pronóstico sobre la franquicia.

Charlotte Hornets

Balance 2018-19: 39-43 (9º Este, no clasificado para playoffs).

Entrenador: James Borrego (2ª temporada en el equipo).

Agentes libres más importantes en 2020: Michael Kidd-Gilchrist, Dwayne Bacon, Miles Bridges (opción equipo), Marvin Williams, Bismack Biyombo, Willy Hernangómez.

La plantilla

Altas: Terry Rozier, P.J. Washington (draft), Cody Martin (draft), Jalen McDaniels (draft), Thomas Welsh, Caleb Martin (novato), Josh Perkins (novato), Ahmed Hill (Two Way), Robert Franks (Two Way).

Bajas: Kemba Walker, Jeremy Lamb, Tony Parker, Frank Kaminsky, Shelvin Mack.

Siguen: Malik Monk, Michael Kidd-Gilchrist, Nicolas Batum, Cody Zeller, Bismack Biyombo, Marvin Williams, Willy Hernangómez, Dwayne Bacon, Miles Bridges, Devonte Graham, Joe Chealey.

Así encaran la temporada

Qué puede esperarse de los Charlotte Hornets después de haber dejado ir (él siempre se mostró dispuesto a renovar) al mejor jugador de toda su vida. Kemba Walker, capaz de ser titular en el All-Star y también ser nombrado All-NBA la pasada temporada, es historia. En cualquiera de los sentidos. El equipo en el que militó desde el año 2011 encara, ya sin él, un proyecto de arrastre, de herencia venenosa, sin apenas expectativas de poder hacerlo bien este año y con cierto empobrecimiento en la plantilla. Siempre hipotecados por los ruinosos contratos firmados en el pasado, los Hornets hacen fila para ver desfilar una nueva campaña que se antoja, una vez más, intrascendente.

Quizá la mejor noticia para los Hornets es que no se encuentran tan lejos de la planta de reciclaje; de la plena liberación por mala praxis anterior. Dentro de un año se podrán desligar de los contratos de Marvin Williams (15 millones), Michael Kidd-Gilchrist (13) y de Bismack Biyombo (17), tres de los nombres que colapsan la tesorería de la franquicia y no ofrecen la contrapartida deportiva que presupone su salario. Y es más, en dos temporadas también podrán sacudirse de encima a Nicolas Batum (27) y Cody Zeller (15). Así que sí, definitivamente la mejor noticia en Charlotte —donde Michael Jordan cedió recientemente parte de su propiedad— es que quedan solo dos años para deshacerse de todo con lo que no cuenten para el futuro.

En dos años podrán hacer tabula rasa; pero prudencia, pues también tienen que acertar en la remodelación dado que esta ha empezado con los arriesgados casi 20 millones anuales a un Terry Rozier que sustituye a Kemba (la oferta de renovación para Walker quedó 60 millones por debajo del super máximo que podía percibir). Sin acierto en las oficinas prácticamente desde 2011, cuando escogieron a Kemba en el draft, los Hornets viven en la reconstrucción permanente. Con solo tres presencias en playoffs en 15 años (todas detenidas en primera ronda) y sin llegar a semis de conferencia desde 2002, apuntan a seguir alojados en la mediocridad. Hipotecados de manera eterna por jugadores que no son estrellas pero cobran como tal, su plantilla es peor que la del pasado curso.

Básicamente, su calidad global es peor, más limitada en ataque, y se ha reemplazado a Kemba por Rozier. Uno (el ahora base de Boston), más comprometido con la causa a pesar de su oronda sombra individual, y otro con menos entendimiento del juego pero más ansia por demostrar sus virtudes. Rozier no sacó matrícula en tiros de campo (38,7%) el curso pasado, no hace gala de una gran selección de tiro y llega a un equipo que fue el quinto peor de la NBA en ese aspecto. La comunión puede acabar como un buffet libre sin ninguna clase de cubiertos.

James Borrego es una de las extraviadas notas positivas, pues dejó un primer año decente. También el novato P.J. Washington aterriza con credenciales para convertirse en primer heredero del proyecto que toca a su fin (52,2% de acierto en tiros de campo y 42,3% en triples en Kentucky). Porque Charlotte es esencialmente, con la marcha de Walker, un intento de proyecto nuevo pero con la peor herencia del antiguo.

Podría sonar la flauta alguna que otra semana, pero la plantilla de los Hornets es producto del trabajo mal avenido durante años. Así que toca otro curso más de desperdicios antes de llegar definitivamente a la meca del reciclaje… Y, también, un nuevo año para seguir poniendo en entredicho la pericia de Michael Jordan como líder supremo de una franquicia NBA.

El jugador a seguir

Terry Rozier. A P.J. Washington hay que darle tiempo. De ninguna manera sería el heredero natural de Kemba que en un solo año reuniera los materiales para pensar en una nueva construcción en torno a sí. Ese jugador puede ser Terry Rozier. Uno muy de estilo ‘Hacendado’… Ya le conocemos y este año hará buenos números en una nueva campaña decepcionante de los suyos (apostaría una mano a eso). El pasado curso, Boston fue peor atacando cuando Terry estuvo en cancha (104,9 a 114,5 en offensive rating) y no mejoró al equipo en defensa. Kemba sí corregía a los suyos cuando estaba en pista (112,1 de saldo anotador con él y 102,1 sin). Y eso es buena síntesis de lo que aguarda este año en Charlotte: empobrecimiento considerable de un equipo que ya no fue capaz de llegar a playoffs con un tipo All-Star.

O también podría ser que Rozier me tapase la boca e hiciera mejores a sus Hornets. Ahí reside el concepto de por qué es el jugador a seguir, a ver si es capaz de quitarse el aura de amante del culto personal, eleva su caché dentro de la liga y fuerza a su entorno a mejorar.

El pronóstico

Elio Martínez, director de nbamaniacs, dará un pronóstico personal y subjetivo sobre lo que cree que hará cada franquicia durante la temporada 2019-20.

Han perdido a sus dos máximos anotadores de la temporada pasada, un duo (Walker-Lamb) que aportaba casi 41 puntos por partido. A cambio ha llegado un Terry Rozier que ronda los 15 puntos cada 36 minutos en los dos últimos cursos y poco más… Si el año pasado ya tuvieron un net rating negativo pese a luchar por playoffs hasta casi final de campaña, la 2019-20 se presenta como muy oscura para los de Carolina del Norte. Y no queda otra, porque se ha dejado ir a Kemba Walker, se supone, para construir un nuevo proyecto que a corto plazo empeorará los resultados. Penúltimos del Este delante de Cleveland es mi apuesta.

Anterior equipo analizado: Orlando Magic. Próximo equipo: Miami Heat.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.