Previa NBA Denver Nuggets 2019-20


Turno de la previa NBA Denver Nuggets 2019-20. Datos, resultados de la temporada anterior, un vistazo a su plantilla y a sus futuros agentes libres, los objetivos del curso, el jugador a seguir y un pronóstico sobre la franquicia.

Denver Nuggets

Balance 2018-19: 54-28 (2º Oeste; clasificados para playoffs).

Entrenador:  Mike Malone (5ª temporada en el equipo).

Agentes libres más importantes en 2020:  Paul Millsap, Juan Hernangómez, Mason Plumlee, Jerami Grant (opción de jugador), Torrey Craig (restringido), Malik Beasley (restringido).

La plantilla

Altas: Jerami Grant, Vlatko Cancar, P.J. Dozier, Bol Bol (draft/two-way) Tyler Cook (two-way), Tyler Zeller.

Bajas: Tyler Lindon, Isaiah Thomas, Trey Lyles.

Siguen: Jamal Murray, Paul Millsap, Nikola Jokic, Gary Harris, Mason Plumlee, Will Barton, Michael Porter Jr., Juan Hernangomez, Malik Beasley, Torrey Craig, Monte Morris, Jarred Vanderbilt.

Así encaran la temporada

¿Recordáis lo que sucedió el 12 de abril de 2018? Yo sí. No como si hubiese sido ayer pero todavía titilante en mi cabeza. Aquella noche no valía acostarse temprano. Partido número 82 de temporada regular y varios cuellos en la base de la guillotina; los Timberwolves, ante una oportunidad única de volver a poner el cuentakilómetros a cero. Si ganaban, regresarían a playoffs mil años después.

Pero era aún más que eso. Su rival de entonces también se jugaba el acceso a la postemporada en ese mismo encuentro, por lo que ni un telefonazo a Maese Samsonite hubiese resuelto el entuerto por la sensual vía crematística. Era un asalto sin prisioneros.

Aunque cada día más deslucida, no he olvidado aquella noche, pero Nikola Jokic y Jamal Murray, estoy convencido, la guardan en sus mentes de lo más nítida, cargada de detalles y emociones aún por enterrar. Los Nuggets, de hostilidades en el Target, lograron forzar la prórroga (o más bien lo hizo Taj Gibson, tras robar la posesión de season winner a Jokic), pero hincaron la rodilla en ella.

Diablos. Qué bien les vino.

Goyo Jiménez decía en clave de monólogo que, como terapia filio-educativa, “una hostia a tiempo quita mucha tontería”; decirlo en otro contexto que no fuera ése, el del jiji-jaja, y con la sensibilidad de manicomio y probeta que nos traemos últimamente, lo más probable es que algún pelotón ocioso de Twitter se hubiese plantado a las puertas de la Paramount con la intención de montarle un consejo de guerra, y sumar una nueva rallita en la tropelía justice warrior.

Contraria a la doctrina de la sobreprotección, la experiencia vital defiende que un correctivo a tiempo, de según que clase y en según que circunstancias, puede tener un efecto más positivo que el mayor de los abrazos. Un correctivo como, por ejemplo, quedarte sin postseason en el partido número 82 tras forzar una prórroga en el Target.

Un año después, tras aquel 46-36 del demonio, los Nuggets cerraban la fase regular 2018-19 como segundos del Oeste, con un balance de 54-28. Que hermosa caricia recibieron Jokic (22 años entonces), Murray (20) y el resto, en el tan fatídico y bienaventurado 12 de abril.

La plantilla de los Nuggets (casi calcada a la de hoy) aprendió desde el fallo, que es la mejor –sino la única– manera de aprender. Y hoy, serbio y canadiense, como líderes de un proyecto continuista que avanza ufano y sin ruedines, se presentan en el ejercicio 2019-20 con el aval de equipo contender por más razones que sildenafilo en cápsulas corre por Benidorm.

Aquel difícil verano sirvió para que los Nuggets dedicasen tiempo a la auditoría y la autocrítica. Unos meses después, con Mike Malone afianzado en el cargo y el tiempo ejerciendo de aliado, estaban dando un salto cualitativo en sus dos principales taras: la defensa y las pérdidas de balón.

La rotación, siempre extensa —y más un problema por exceso que por defecto–, aunó la efectividad a la profundidad. De hecho, un año-bache de Gary Harris (bajón en el acierto y en porcentajes) ha sido perfectamente subsanado por jugadores que han sabido dar un paso al frente, como Torrey Craig, Monte Morris o Malik Beasley, además del repunte de Paul Millsap, de regreso a su mejor nivel.

Con lo poco que han perdido (Isaiah Thomas y Trey Lyes, inéditos), lo súper interesante que han incorporado o está por estrenar (Jerami Grant, Porter Jr… ¿Bol Bol?) y el crecimiento natural de una plantilla mayoritariamente joven, sobran los motivos para pensar, hype a un lado, que los Nuggets deberían volver a moverse entre las 54-58 victorias en temporada regular.

Y luego, en un Oeste donde perder en primera ronda apenas puede considerarse un fracaso y caer en semis una proeza –Lakers, Clippers, Jazz, Rockets, Spurs, Blazers–, Dios dirá. En Murray hay un perenne All-Star y en Jokic un satélite orbitando el MVP. Para las noches heroicas.

La misión de Malone durante los seis meses de regular season girará una vez más, y sin descuidar la defensa, en la rotación. Una docena de jugadores válidos para cualquier segunda unidad de la NBA, y que al menos dos de ellos están condenados a merendar banquillo como parte de la tercera.

Grant es una adquisición tremenda y un error imperdonable por parte de los Thunder el dejarlo escapar. No obstante, eso aumenta el drama en torno al papel de Juancho en esta plantilla (aunque viene reforzado tras un buen Mundial) o el curso de debut de Porter Jr., ex candidato al número 1 del draft; diamante en bruto que, aunque por su calidad podría partir con opciones al premio a Novato del Año, muy claro y fino ha de verlo el coach para darle más de 15-20 minutos por velada.

El jugador a seguir

Punto y seguido respecto de la sección anterior, porque enlazamos directamente para seguir hablando de Porter Jr., la mayor incógnita y elemento ilusionante de estos Nuggets, por lo mucho que promete… o una vez prometió.

Tiene 21 años por lo que, en realidad, es como si un junior (Butler tras tres años de NCAA lo fue, por ejemplo) se presentase al draft, solo que tras 24 meses sabáticos. Además, ejemplos tan cercanos y paralelos como los de Ben Simmons, Joel Embiid o, algo más atrás, Blake Griffin, llaman al optimismo.

Una seria lesión de espalda le apartó del top-3 del draft (y plausible número 1), y lo hizo caer hasta, nada menos, que el puesto 14º. En Denver no daban crédito a su suerte, pues todo el mundo asumía que alguna otra franquicia arriesgaría bastante antes de que les llegara el turno a ellos.

Casi año y medio y una segunda operación de espalda después, estamos muy cerca de ver si Porter es todo aquello, o solo parte, de lo que un imberbe, descomunal, dinámico y todoterreno forward de instituto apuntó a ser. Un jugador brutal y total. Como pista más cercana, una última temporada en el Nathan Hale High School de Seattle (y a las órdenes de Brandon Roy, nada menos) de 36,2 puntos y 13,6 rebotes, llevando a su equipo, con un balance impoluto de 29 victorias y ninguna derrota, al campeonato estatal.​

Malone, con alternativas mil, no se dejará seducir por el deseo y las prisas. No lo necesita. Pero –me rindo definitivamente al hype– no puedo evitar recordar (y cerrar con) aquella escena de Tanque y Neo en The Matrix, cuando flotaba sobre el aire, aún impronunciable, el título de El Elegido: “Vaya, ¡maldita sea! Tengo que confesarte que me ilusionará ver de lo que eres capaz… No deberíamos hablar de esto, pero si eres quién dice… es un instante emocionante… ¡queda mucho por hacer!”

Previa NBA Denver Nuggets, el pronóstico

Elio Martínez, director de nbamaniacs, dará un pronóstico personal y subjetivo sobre lo que cree que hará cada franquicia durante la temporada 2019-20.

Si hablamos de un equipo joven que va quemando etapas de crecimiento, que el año pasado alcanzó el segundo puesto del Oeste y se quedó a 5 puntos de acceder a las Finales de Conferencia, la previsión no debería ser otra que ponerles como uno de los cuatro mejores equipos de la NBA. Pero esto es deporte y el Oeste una conferencia salvaje. Los Nuggets, con ese núcleo de juventud y calidad rutilante, se encuentran igualados junto a un grupo de equipos con aspiraciones reales de disputar las Finales NBA; eso puede significar moverse entre la primera plaza y la séptima de su conferencia sin que su puesto definitivo determine su capacidad real una vez llegada la primavera. Creo que alcanzarán la ventaja de campo en primera ronda tras ser cuartos en temporada regular.

Anterior equipo analizado: Utah Jazz. Próximo equipo: New York Knicks.

(Fotografía de portada de Elsa/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.