¿Cómo queda la NBA tras el ‘trade deadline’ de este año?

Había gente que esperaba más, pero no se puede negar que el cierre de este ya pasado mercado de traspasos fue entretenido. Al menos durante una hora, lo que tardó Cleveland Cavaliers en poner patas arriba la NBA con un cambio radical en la línea del equipo: “Es el mercado, amigo”, pensaría Koby Altman.

Los Cavs fueron los protagonistas máximos de estos momentos decisivos, pero hay otros movimientos más que interesantes de cara a lo que puede pasar en el futuro a medio y largo plazo.

Cleveland y los acólitos

Los Cavaliers despellejaron su propio equipo en un intento por cambiar la dinámica y, por qué no, tocar algunas teclas para ver si consiguen un buen resultado esta temporada que convenza a LeBron James de que debe quedarse más tiempo en su casa, Ohio.

Y es que todo gira en torno a LeBron. Es difícil pensar que estos movimientos no han sido consensuados con él de alguna forma. Hablamos de que han dejado el equipo Dwyane Wade, su mejor amigo, e Isaiah Thomas, el segundo espada con el que tan poca conexión ha tenido.

La llegada de Hood y Clarkson aportará puntos desde el banquillo, siendo ambos dos jugadores con capacidad de defensa exterior más que aceptable y de creación de juego individual que vendrá bien para desahogar esa segunda unidad. Con Nance podrían perder experiencia y defensa en el poste bajo si lo comparamos con Frye, que se va, pero ganarán en juego por el aire y rapidez en los cambios defensivos. Y Hill es un base que, si recupera su esencia de todoterreno, puede convertirse en el mejor escudero de LeBron James. Esto y más sobre cómo ha afectado este triple movimiento a Cleveland está ya analizado en esta web por José Sáenz de Tejada.

http://gty.im/839714132

Es interesante también ver la otra parte, cómo pueden afectar los jugadores que han salido de los Cavs a sus nuevos equipos:

. Más bien son las salidas que las entradas lo que da lustre al movimiento. Clarkson se va tras mucho tiempo en la cuerda floja pese a hacer buenos números y han logrado soltar a Nance por delante de Randle, que era otro de los candidatos. Eso permite a los de Los Ángeles tener de facto la oportunidad de firmar dos contratos por el máximo el próximo verano, lo que podría ser el despegue definitivo de la nueva generación. Ahí está la victoria para ellos. La llegada de Isaiah Thomas no deja de ser, mal que le pese al ex del archirrival Boston Celtics, circunstancial: no cuenta con la confianza suficiente, está en un momento difícil tanto a nivel de popularidad como físico y de juego, y tendrá minutos importantes pero la primera opción siempre deberá ser desarrollar a Lonzo Ball como referencia en la dirección. Entrar en la postemporada es complicado por todo lo que arrastran de estos últimos meses, pero ya están mejorando y lo pueden hacer aún más.

. Tras cortar a Derrick Rose, hay que ver cómo encajan Jae Crowder. Utah ya le quiso en verano para cubrir el hueco que dejó Hayward. Crowder, cuyo padre jugó en los Jazz, puede añadir más defensa y buenos lanzamientos exteriores tanto en estático como en transiciones rápidas, se puede asociar bien con Ricky Rubio porque sabe jugar bien sin balón y ya tiene una buena experiencia haciendo pareja el año pasado con Jonas Jerebko. Crowder les debe dar un salto de calidad, pero si no coge confianza de cara al aro puede haber un problema ofensivo tras las salidas de Hood y Johnson. Esta nueva configuración dará más cancha a Alec Burks saliendo desde la banqueta, pero puede poner en duda también el papel en común de Crowder, Ingles y Mitchell en la línea exterior. Y, de cara a la candidatura para los ‘playoffs’, quedarse finalmente con Derrick Favors es definitivamente otro punto positivo.

. El regreso de Dwyane Wade es más casi un regalo para él que una operación comercial en sí. Y en eso, como comentábamos más arriba, también habrá tenido que ver LeBron. Wade llega a unos Heat que pisan fuerte pero sin hacer ruido en la Conferencia Este, algo que también comentamos con anterioridad. Y sumar la sabiduría de un hombre como ‘Flash’ a una línea exterior que ya está muy bien conjuntada de por sí hacen de este movimiento aparentemente simple uno de los mejores.

Jugadores que parecía que sí, pero al final no

Como todos los años, ha habido muchos rumores con algunos jugadores que al final no cambiaron de equipo diversas razones.

. Se ha publicado que estuvo en conversaciones bastante serias con los Cavaliers o los Blazers. Y es que la salida de Blake Griffin le deja como epicentro. Ya no hay promesas que se crean, pese a que West y Frank han hablado en las últimas horas sobre la continuidad de Jordan en los Clippers como algo positivo, porque era abiertamente transferible al igual que su compañero Lou Williams. La camada de jóvenes interiores ha acabado con la inestable popularidad de Jordan, con menos calidad que otros pese a que ha mejorado en movilidad y comprensión, lo cual se ha refeljado en las ofertas que han recibido los Clippers por él.

. Éste es uno de los grandes misterios. Evans dejó de entrar en las convocatorias de los Grizzlies para salvaguardarse de una lesión que arruinara un traspaso, como se hizo también con Nikola Mirotic. ¡Pero es que no se ha ido! Evans acaba contrato este verano y los Grizzlies tenían en él a la gran esperanza para rascar alguna elección de primera ronda de ‘draft’, pero ni con ésas. Chris Wallace, mánager de Memphis, asegura que las ofertas no eran suficientes. Para una franquicia en reconstrucción y con un horizonte tan difuso, a lo mejor era el momento de aflojar y abrir la mano.

Los equipos que no se movieron

Los que van en una posición privilegiada, a excepción de Cleveland, han echado el freno de mano en este cierre de mercado: los Celtics no han hecho nada de lo que se rumoreaba, ni ir a por Williams ni soltar a Smart; los Spurs no se tiraron a por Bradley ni los Thunder a por Harkless; los Wizards mantiene a Gortat pese a las tiranteces con Wall en las últimas semanas…

Estos equipos han preferido esperar al mercado que viene ahora, el de jugadores que han quedado libres tras alcanzar acuerdos de desvinculación (‘buyout’). Esos serán los veteranos que completen las plantillas, como todos los años, de cara a la fase decisiva de la temporada. Falta colocarlos en su sitio, pero algunos de los nombres que se barajan —tras las confirmaciones de Joe Johnson, Derrick Rose, Brandan Wright, Marco Belinelli— son los siguientes: Tony Allen o Shabazz Muhammad. A ellos se suman algunos agentes libres como Andrew Bogut, Monta Ellis o Kendrick Perkins y nombres del extranjero como Boris Diaw o Leandrinho Barbosa.

http://gty.im/579110916

Algunos apuntes en base a esto:

Los Warriors y los Rockets son, según los expertos, los rivales a batir en esta carrera por hacerse con un agente libre. Es una cuestión de estadística pura, ya que con su posición en la clasificación de la NBA son de los que más posibilidades tienen de hacerse con el campeonato, fin principal de cualquier jugador.

Los Thunder buscan, lógicamente, un experto defensivo tras la pérdida de Andre Roberson por lesión.

En los Warriors quieren dejar menos hueco a Patrick McCaw, incluso bajarle a la liga de desarrollo, tras no evolucionar o no tener la presencia que ellos quieren. Esa posición exterior podría ser ocupada.

Los Celtics ficharon a Greg Monroe, pero aún les queda dinero por utilizar (algo más de dos millones) de la excepción que les ofrecieron tas la lesión de Hayward. Es un detalle importante a la hora de hacerse con un jugador de mayor o menor calidad, amén de las buenas opciones con las que ya cuentan en el Este.

Retoques

En un mercado donde un solo equipo es el que ha aglutinado los movimientos más importantes, merecen un capítulo aparte también las franquicias que han hecho pequeños cambios.

Los Blazers, por ejemplo, se deshicieron de Noah Vonleh, una de esas elecciones altas de ‘draft’ que no ha demostrado lo que parecía que tenía hasta ahora. La operación es simplemente para permitir a Portland salir de la zona del impuesto de lujo, un ajuste de ídem por parte de la gerencia.

Otro de los movimientos chocantes, éste bastante, fue la salida de Elfrid Payton de Orlando Magic. Y más si lo ponemos en contexto: un base titular de 23 años y con mucha versatilidad es cambiado por una elección de segunda ronda en un ‘draft’. Es difícil de entender. Los Suns, equipo que ahora le recibe, ha hecho una buena operación que podría ser aún mejor si en el próximo ‘draft’ tiene una elección alta (como se presume) y puede escoger a uno de los pívots en liza, Ayton o Bamba, para tapar algunas de las carencias que tienen de cara a la reconstrucción que tienen en marcha.

Pelicans, Kings, Raptors, Pistons y Nets también han recibido algún jugador, pero no tendrá mucha influencia en lo que pueda ocurrir en lo que queda de temporada.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Los Wizards, sin bases tras las lesiones de Satoransky y Frazier: ¿turno para Rose?

Frye y la revolución en Cleveland. “No fue una cuestión de química fuera de la cancha”

Siguiente