Dwyane Wade, casi 200 millones de dólares ganados sobre la pista

A finales de la 2018-19 tocará decir adiós a otro mito de la NBA, al menos de la NBA de este siglo XXI. anunciaba a principios de esta semana una buena noticia y una mala. La buena, que renovaba con los por otro curso más. Y la mala, que será el último. Cuando los cierren la temporada 2018-19 Flash colgará las botas. Lo hará habiendo dejado 16 temporadas a sus espaldas, casi todas ellas en los Heat de su vida, los mismos con los que ganó tres anillos, en 2006, 2012 y 2013 y los mismos con los que fue, entre otras cosas, MVP de aquellas Finales de 2006 que supusieron el primer campeonato para la joven franquicia.

Una millonada en contratos

Wade, número 5 del Draft de 2003, considerada una de las mejores ediciones de la historia, ha conseguido sacar gran rédito económico a su carrera y ha vivido, aunque solo en sus últimos cursos, el boom de salarios de la NBA.

Cuando diga basta, cuando Wade termine ese último baile que se pegará por todas las canchas de la NBA, habrá finiquitado su último contrato como profesional. Wade ha renovado por el mínimo con Miami, a pesar de que la franquicia tenía una excepción salarial de 5,3 millones de dólares. Sin embargo, el escolta percibirá 2,39 millones de dólares. De nuevo por el mínimo, como en la 2017-18 cuando en Cleveland las cosas no terminaron de salir bien. Entonces, algunos miles de dólares menos, pero Wade tenía el bolsillo lleno. Días antes de su contratación por Cleveland, en septiembre de 2017, había acordado salir de los Bulls vía buy out. De aquella operación Wade se llevó 15,55 millones de los 23,8 millones que tenía pendientes con Chicago por un curso más. Perdonaba unos 8 millones de dólares.

Y es que Wade había ejercido su opción de jugador con los Bulls en junio de 2017, pocos días antes de que fuera enviado a los Wolves y Chicago se descompusiera. Y ahí, en unos Bulls perdedores, Wade no quería estar. Había cumplido su sueño de jugar en el plantel de su ciudad natal y quiso un último empujón por su cuarto anillo, al lado de su fiel , pero las cosas no salieron.

Wade juega en Miami por el mínimo que se le puede pagar, como hiciera en Cleveland. Ahora prioriza la familia en una carrera que llega a su recta final y donde ha ganado, solo en contratos, casi 200 millones de dólares. Exactamente, según fuentes de Sportac, cuando finiquite su contrato último con Miami, los cheques totales de Wade en contratos con franquicias desde que debutara en la NBA en 2003 arrojarán una cifra de 196,338 millones de dólares. Y pudieron ser más millones de haber jugado en los Bulls esa segunda campaña y haber percibido los 23,8 íntegros. Y pudieron haber sido más si hubiera querido irse a la CBA china este verano y haber ganado 25 millones de dólares por tres temporadas más.

Sus grandes contratos

El primer gran contrato, en términos NBA, que asumió Wade fue en 2006, cuando recién coronado MVP de las Finales suscribió un acuerdo de 3 años con los Heat y 43,2 millones de dólares. Se trataba de una extensión de su acuerdo firmado bajo la escala salarial de novatos y que entraría en vigor para la 2007-08. Cumplido ese acuerdo en 2010, en el verano de la llegada de LeBron a Miami, suscribió un nuevo papel por 6 temporadas y 107,2 millones de dólares, si bien en el contrato se registraba la opción para concluirlo antes. Es mismo hizo Wade en 2014, con James de vuelta a Cleveland. Flash entonces renegoció su situación con Miami y suscribió una nueva vinculación laboral con la franquicia de Florida: dos campañas y 31,1 millones. Eso sí, de nuevo una puerta a no cumplir del todo ese acuerdo, porque el segundo de los cursos estaba sujeto a una player option que Wade usó para salirse de su acuerdo y acarrear otro nuevo. Y es que ahí, el de Chicago cambiaba los 16,1 millones que tenía pendientes para la 2015-16 por 20 millones y un curso. De fondo, ya sonaba la máquina de contar billetes que agentes, franquicias y jugadores, no solo estrellas, engrasaban para la locura de 2016.

Su último gran contrato

El sueño mencionado de Wade era vestir la camiseta del plantel de su ciudad, Chicago. Y lo hizo, a precio de oro. En la por momentos degenerada agencia libre de 2016, que otorgó contratos millonarios a auténticas medianías, Wade supo cazar su dinero. Y supo abrazar su último gran contrato, que luego no cumpliría del todo. Los Bulls anunciaban la llegada de Wade en julio de 2016 por dos cursos, player option para el segundo de ellos, y 47 millones de dólares. Ya lo hemos dicho, Wade solo jugó allí el primero de los años, ganó 23,2 millones de dólares y luego 15,55 del segundo curso, el del buy out con los Bulls. Luego Cavs y Miami. Todo esto ya por el mínimo. El dinero había dejado de ser una prioridad. Será por dinero. Exactamente 196,338 millones de dólares.