Bogdan Bogdanovic: “Nate McMillan sabe cómo llevarnos al siguiente nivel”


Bogdan Bogdanovic ha definido el último año de su vida como turbulento. El internacional serbio vivió en sus propias carnes un traspaso frustrado con los Bucks antes de mudarse definitivamente a Atlanta. Antes del inicio de la temporada dio positivo por COVID-19 y, comenzada esta, una fractura de rodilla lo mantuvo en el dique seco durante 25 partidos.

El alero había sido una de las mayores apuestas de los Hawks durante la agencia libre. Y, sin embargo, no ha podido rozar siquiera su mejor nivel durante estos accidentados meses. Actualmente promedia los peores números de su carrera en anotación (10,7 puntos), acierto en triples (34,9%) y minutos (23,9) en los 22 encuentros disputados hasta el momento. Cinco de ellos como titular, incluidos los tres últimos.

“Honestamente, ha sido muy extraño todo con esta situación por el coronavirus y todo esto. Ojalá fuera un momento normal para poder ver más de la ciudad y experimentar todo lo que hemos construido como franquicia”, declaró el jugador en una entrevista para The Athletic. “Me gusta el equipo. Me gustan los compañeros. La lesión me apartó de todo esto. No pude viajar con el equipo. Por lo general, viajaría con el equipo y encontraría la manera de hacer ejercicio pero con el virus hay muchas restricciones esta temporada. No podía viajar y fue un poco difícil. Todo lo que podía hacer era quedarme en mi habitación y seguir el tratamiento. Intenté hacer todo lo posible para trabajar. Fue raro.”

Tras este pequeño calvario, Bogdanovic vuelve a ver la luz. El jugador ha abrazado de nuevo cierta regularidad y un ritmo necesario para seguir creciendo y avanzando. En sus últimos siete partidos promedia 15,3 puntos y 3,0 asistencias con un 43% de acierto en triples.

“Solo estoy siendo más agresivo. Siento que hemos comenzado a construir una química entre nosotros. Solo hemos podido jugar un par de partidos todos juntos. Ahora que he dejado atrás la restricción de minutos está siendo divertido.”

A pesar de haber perdido cuatro de sus últimos cinco partidos, los Hawks se mantienen en la séptima posición de la Conferencia Este. El punto de inflexión coincidió con el despido de Lloyd Pierce y el ascenso de Nate McMillan al puesto de head coach. Un cambio de cromos que marcó una racha de ocho victorias consecutivas.

“He notado la diferencia. Tenemos más jugadas. Nate está tratando de involucrar a todos. Con Lloyd era un juego más libre. Manejaba cosas con mucha libertad. Nate es un poco de la vieja escuela, más experimentado y sabe cómo llevarnos al siguiente nivel. Eso fue lo que nos dijo en nuestra primera reunión como entrenador jefe. No quiere un juego egoísta. Quiere movimiento de balón. Que respetemos el juego y que este llegue a nosotros. Todos tenemos que estar preparados para competir todas las noches. Ha estado en la liga desde que era jugador y sabe lo que está haciendo. Confío en él.”

En Atlanta han sido capaces de apagar el incendio interior alrededor de la figura de Lloyd Pierce y ahora trabajan para lograr la primera clasificación para los playoffs desde 2017.

(Fotografía de portada de Christian Petersen/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.