Brad Stevens defiende el traspaso de Kemba Walker: “Era el momento”


Poco ha tardado Brad Stevens en poner su firma como Presidente de Operaciones de los Boston Celtics, cargo que asumió a principios de mes. El nuevo jefe de oficinas cerró el pasado viernes el traspaso de Kemba Walker a los Oklahoma City Thunder a cambio de Al Horford. Una operación que también involucró a Moses Brown y tres rondas del draft.

Las reacciones no se hicieron esperar. Un sector optó por los aplausos tras librarse del cuantioso salario del base. Otro, en cambio, criticó el movimiento argumentando que se podría haber sacado más por Walker a pesar de su reciente desvalorización.

El propio Stevens fue el encargado de explicar los entresijos del traspaso durante una reciente rueda de prensa. “Fue un trato bastante tempranero pero sentí que era el correcto. Era el momento”, explicó el presidente de los Celtics. “No fue fácil pero era el correcto. No teníamos ganas de esperar, especialmente ante la oportunidad de volver a tener un jugador del calibre, la experiencia y el liderazgo de Al”.

Las vicisitudes de su nuevo puesto han comenzado a poner a prueba la templanza y el carácter de Stevens. No es lo mismo, ni mucho menos, dirigir un banquillo que decidir el futuro de los jugadores. Una situación especialmente delicada cuando Kemba Walker había estado a sus órdenes durante los últimos dos años.

“La parte más desafiante de estar en este puesto fue hacer esa llamada y finalmente decir: “Sí, vamos a hacer esto””, reconoció el ejecutivo. “Lo entrené durante dos años. Solo puedo decir cosas buenas sobre él. Es muy buen compañero de equipo, muy buen jugador, muy buena persona. Es fácil estar cerca de él todos los días. Eso hizo que tomar la decisión fuera la parte más difícil.”

Por supuesto, la responsabilidad del nuevo cargo exige afrontar escenarios de este tipo y los Celtics necesitan un cambio de rumbo que los vuelva a situar como un equipo temido en la Conferencia Este. “Teníamos que hacerlo. Teníamos que mover esa ronda del draft [pick 16 del draft de 2021] para abrir más opciones desde el punto de vista de la flexibilidad financiera. Y, después, fue el mejor trato que pensamos respecto a los jugadores que recibimos. La oportunidad de recuperar a Al, quien gana mucho menos dinero pero que realmente tiene un conocimiento de este entorno muy bueno y que está muy emocionado de regresar a Boston.”

Seguramente, la llegada de Al Horford y Moses Brown abre otra narrativa para Stevens y los Celtics: un superávit de hombres altos. La franquicia de Massachusetts dispone ahora de cuatro centers en nómina junto a Tristan Thompson y Robert Williams. Una lista en la que también tienen cabida Tacko Fall —a quien Stevens mencionó en la rueda de prensa— e, incluso, Grant Williams, este último en situaciones de small-ball.

“El traspaso probablemente ha sido agridulce para Rob”, señaló Stevens. “Pero es un tipo que realmente quiere mejorar y se apoyará en Al. También están Tristan y Moses, y tenemos a Tacko bajo contrato. Tenemos muchas decisiones que tomar pero también mucha flexibilidad. Veremos cómo se resuelve todo.”

De este modo, Stevens adelanta la inminente llegada de nuevos —y necesarios— movimientos que ayuden a reforzar la plantilla, revitalizar el proyecto y elevar el nivel competitivo de los Celtics.

(Fotografía de portada de Maddie Meyer/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.