Brad Stevens pide a los jóvenes que den “un paso adelante”


En Boston habrá mucho en juego este verano. El ascenso de Brad Stevens al puesto de presidente de operaciones de los Celtics añade la búsqueda de un nuevo entrenador a la necesidad de aplicar un golpe de efecto a la plantilla.

La franquicia de Massachusetts sufrió un duro correctivo en primera ronda de playoffs ante Mlwaukee Bucks después de certificar su clasificación para los playoffs en el torneo play-in. Las numerosas lesiones y problemas físicos, unido a una preocupante falta de profundidad, han situado a los Celtics en un segundo escalafón dentro de la Conferencia Este mientras otros equipos han emergido con mayor fuerza.

Sin embargo, Stevens no lo tendrá nada fácil para solventar ciertas cosas de manera rápida. La poca flexibilidad salarial no permitirá excesivas florituras salvo que sea capaz de mover el contrato de Kemba Walker, una de los principales deseos de la directiva. Ambas partes trabajan ya para buscar un traspaso pero los casi 74 millones de dólares que le quedan por delante al base se presentan como un gran obstáculo.

Así, es posible que los Celtics tengan que buscar ese revulsivo dentro de su actual plantilla. En concreto, Stevens destacó la potencial labor del young-core del equipo, del que espera que “dé un paso adelante” el próximo curso. De manera más concreta, el ejecutivo mencionó el desarrollo de Romeo Langford y Aaron Nesmith.

En unas declaraciones recogidas por el medio The Athletic, Stevens señaló que toda la plantilla precisará de un merecido tiempo de descanso tras una campaña tan condensada y exigente para puntualizar que, después, los jóvenes “necesitarán completar una gran temporada baja” en lo que a trabajo se refiere.

Los Celtics tendrán que reformar su plantilla y apuntalar diversas posiciones, pero el desarrollo de talentos como Langford o Nesmith puede establecer la diferencia entre un roster profundo y versátil o uno más ajustado y limitado en cuanto a recursos de garantías. Teniendo en cuenta los problemas que ha sufrido el equipo para sacar réditos positivos de su segunda unidad, este podría aprovechar un progreso sustancial de al menos una de las selecciones del draft recientes.

Sobre el papel, Langford y Nesmith podrían aportar a los Celtics la versatilidad defensiva de la que el equipo careció, a menudo, durante la temporada. A mayores, cierta regularidad en el tiro los erigiría, también, como vías alternativas de anotación, principalmente desde el perímetro. De hecho, Langford promedió 9,0 puntos y un 35,3% de acierto en triples durante la serie ante Brooklyn, incluidos 17 tantos en el quinto y definitivo encuentro.

Ambos jugadores comenzarán la temporada 2021-22 con 22 años en su haber. De su desarrollo a corto plazo dependerá su importancia futura dentro de una franquicia que busca codearse de nuevo entre la élite de la NBA.

(Fotografía de portada de Ashley Landis-Pool/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.