Brad Stevens, tras el 2-2: “Evidentemente esto iba a ser difícil”

Ver a los 2-0 generó un montón de análisis sobre si los Cavaliers (es decir, LeBron James) serían capaces de reflotar una situación que estaba cerca de caminar hacia lo irremediable. El mismo LeBron pidió calma y confianza, justo como ya había hecho en primera ronda cuando las cosas se pusieron también feas. Y sus peticiones acabaron transformándose en hechos, tal como está pasando ahora en las Finales del Este.

era consciente de que un 2-0 era buenísimo para sus esperanzas, pero que aún quedaba un montón de camino por recorrer; nada estaba hecho, ni mucho menos. Y eso es precisamente lo que trasladó anoche en rueda de prensa tras finalizar el cuarto encuentro de la serie ante Cleveland.

“Al final, [no puede ser] que hubiera gente que pensara que esto no iba a ser difícil. Es decir, claro que todo es complicado. Pero en esta coyuntura, es una maravilla tener que apretar los dientes, levantarse del suelo y ponerse de nuevo manos a la obra. Esto es parte de ese proceso”, explicó el técnico.

Limar los errores

apostó por calificar la derrota como “ muy frustrante, pero así es la vida. Hay que seguir moviéndose”. Por su parte, Terry Rozier señaló que “debimos esforzarnos un poco más y no lo hemos hecho. Lo hemos dejado escapar un par de veces cuando estábamos a 8 puntos. Y eso es algo en lo que tenemos que mejorar, especialmente cuando jugamos como visitantes. Hay que tener mejores lanzamientos, mucho mejores”.