Bradley Beal sobre jugar con pocos jugadores: “No es normal”


Los Washington Wizards regresaron a la competición este domingo ante San Antonio Spurs en un duelo que tuvieron que acometer con ocho ausencias y tan solo diez jugadores disponibles. El motivo, el cual se ha convertido en una de las frases de moda en la NBA en las últimas semanas, no es otro que el protocolo de salud y seguridad a causa del COVID-19.

Ya son más de veinte los partidos pospuestos debido al rastreo por positivos. Tantos que, como menciona Elio en la última entrega del podcast, sitúa a la NBA en una situación comprometida: faltan días para disputar los 72 partidos programados si la idea es no prolongar la temporada más allá del 22 de julio. Ya sabemos que las audiencias alcanzaron mínimos muy preocupantes para la salud financiera de la competición el pasado curso y Adam Silver no está dispuesto a correr más riesgos ni repetir errores.

Sin embargo, la cúpula de la liga está teniendo que enfrentar otros problemas igual de críticos. Si la burbuja de Orlando resultó ser todo un éxito, a esta regular season le están creciendo los enanos. Ya se preveía una temporada complicada pero las numerosas ausencias están perjudicando y desvirtualizando seriamente la competición. Mientras equipos han logrado salvar la crisis sanitaria, otros se encuentran bajo mínimos de efectivos. Y eso sin entrar en el apartado de lesiones.

Volviendo al caso que nos atañe y convergiendo en este punto nos encontramos con el caso de los Wizards. Los capitalinos llevaban casi dos semanas sin jugar. En total, seis partidos pospuestos que podrían haber sido siete de no ser por las contrataciones in extremis de Alex Len y Jordan Bell, este último sujeto a un contrato de diez días.

Tras el encuentro, Bradley Beal compartió con los medios de comunicación su visión sobre esta situación, la cual está convirtiendo una campaña ya de por sí inusual en una completamente impredecible y caótica por momentos. “No es normal. Acabo de hacerme los test tras el partido, así que todo esto no es normal. Estamos haciendo muchas cosas sobre la marcha. Simplemente tenemos la mentalidad de seguir avanzando.”

El dos veces All-Star lideró el encuentro en anotación con 31 puntos, además de aportar siete rebotes y cuatro asistencias. Solo dos miembros más de su equipo, Jerome Robinson y el recién llegado Len, firmaron dobles dígitos en anotación, mientras que Russell Westbrook apenas pudo sumar nueve tras regresar de su lesión en el cuádriceps.

El técnico de los Wizards, Scott Brooks, coincidió en la apreciación del escolta aunque mostró su satisfacción por que su equipo haya podido vestirse de corto nuevamente. “Toda esta temporada ha sido extraña para nosotros. No creo que vuelva a pasar por algo similar. Todo ha ocurrido partido tras partido. No podemos darle vueltas tampoco. Tenemos que dejarlo atrás. Hemos podido jugar de nuevo y me alegro por ello.”

No obstante, no podemos pasar por alto que los de Washington presentan actualmente el segundo peor balance de toda la NBA tan solo por detrás de los Detroit Pistons. Un decepcionante inicio de temporada del que el propio Brooks puede convertirse en el primer damnificado.

(Fotografía de portada de Patrick Smith/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.