Charlotte hace historia y se pone a un triunfo de 2ª ronda

Definitivamente, este equipo está en otra dimensión respecto a los generalmente ridículos Bobcats de hace unos años. Los ahora consiguieron la victoria más importante desde su refundación en 2004 tras arrancar un trabajado triunfo de Miami, 88-90, y colocarse con un 3-2 a favor en la eliminatoria. El equipo entrenado por Steve Clifford tendrá la oportunidad de sentenciar la serie el viernes en su feudo de Charlotte.

En un duelo más intenso que inspirado, Miami se reencontró con el de los buenos tiempos. El veterano escolta, pese a que las rodillas le han hecho perder parte de su explosividad, fue el motor de su equipo con 25 puntos (11/19 en tiros de campo) y alguna meritoria jugada defensiva. Sin recuperar la brillantez de sus dos primeros partidos en casa, los se sostenían gracias a su juego interior y las apariciones puntuales de los veteranos Joe Johnson y Luol Deng.

RELACIONADO: Kemba Walker enciende Charlotte

Pero Charlotte se llevó el partido recuperando su acierto en los triples (su 36,2% en temporada regular se había convertido en un 23,9% en los cuatro partidos anteriores ante Miami) y, de nuevo, una aparición estelar de en el último minuto. El escolta recuperó el rebote ofensivo tras un fallo de Kemba Walker y completó la jugada con un triple a 25 segundos del final que sería, a la postre, el ganador. Un perfecto colofón para el 12/24 desde fuera del arco de los Hornets.

Como en los viejos tiempos

El triunfo tiene un sabor histórico para la afición de Charlotte, que no veía una victoria a domicilio de su equipo en Playoffs desde 2002, justo antes de la dolorosa mudanza de aquellos Hornets originales a New Orleans. Pero los nombres míticos de aquella era, los Larry Johnson, Alonzo Mourning, Glen Rice, Eddie Jones, pueden sentirse ahora orgullosos. Sólo una victoria les separa ahora de las semifinales del Oeste.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Sacramento acelera sus necesarias reformas

Portland se aprovecha de las miserias de los Clippers

Siguiente