Donovan Mitchell ve vital imponerse a los Grizzlies en “la batalla mental”


Los Memphis Grizzlies se han convertido en un rival muy incómodo para cualquier equipo de la NBA. Por talento, físico y fortaleza mental. Después de imponerse a Golden State Warriors en el último partido del torneo play-in, ahora son los Utah Jazz los que están sufriendo sus virtudes en primera ronda de playoffs.

Los pupilos de Taylor Jenkins vencieron el duelo inaugural de la eliminatoria antes de que los de Salt Lake City tomaran las riendas en los siguientes dos encuentros. Dos enfrentamientos muy duros en los que los Jazz han tenido que emplearse a fondo para superar a su rival. El último, en territorio hostil, decidido en los minutos del clutch tras un arreón de los Grizzlies en el último cuarto.

Los visitantes neutralizarían la rebelión con un parcial final de 21-11 que incluyó once puntos de Donovan Mitchell, cuyo regreso ha impulsado notablemente el nivel de juego mormón. El escolta admite sentirse mejor de lo esperado tras más de un mes fuera de juego debido a un esguince de tobillo. Y su equipo celebra su vuelta a las pistas en el momento cumbre del curso.

Sin embargo, Mitchell tiene muy presente los playoffs de 2020. En aquella ocasión, los Jazz sufrieron una dolorosa eliminación en primera ronda ante los Denver Nuggets tras ponerse con un favorable 3-1. Los lapsos mentales se erigieron como una de las principales causas de aquel varapalo. Unas lagunas que el All-Star no quiere que vuelvan a repetirse tras el susto en el Game 3 ante Memphis.

“Gran parte fue mental”, admitió Mitchell al respecto, según recoge el medio Deseret News. “Se trata del aspecto mental: conectar, ejecutar y luego también responder a la adversidad cuando se cometen errores, cuando se fallan tres tiros seguidos o cuando el rival anota cinco lanzamientos consecutivos. Así funcionan los playoffs.”

Mike Conley, el otro gran protagonista de la victoria, apoyó con siete tantos la actuación de Donovan durante los minutos decisivos. La intensidad defensiva haría el resto, ante unos Grizzlies exhaustos. Incluso cuando los Jazz encaminaron el choque, Mitchell se mostró mucho más moderado que en el pasado, más centrado en el balance defensivo de la siguiente posesión que en celebrar las canastas.

“Solo trato de ahorrar energía tanto como sea posible, sin necesidad de ser tan expresivo”, continuó Mitchell. “No ser tan intenso en mis movimientos. Entender que es un partido difícil, muy físico y con mucha presión. Simplemente hay que salir y ejecutar la jugada, sin tanta efusividad detrás, porque eso nos aleja del trabajo en cuestión. Tenemos que seguir concentrados, mantener la misma mentalidad y continuar mejorando. Este ha sido solo un partido y tenemos otro en unos días.”

Los Jazz saben que hay muchos frentes abiertos en el horizonte a solventar: la defensa sobre Ja Morant, el juego físico de Dillon Brooks, las pérdidas de balón, la defensa en transición o el rebote ofensivo. Pero Mitchell cree firmemente que el verdadero éxito dependerá de la capacidad del equipo de imponerse en la batalla mental.

“Siempre está pensando en ganar”, afirmó el técnico Quin Snyder. “Cuando tienes a un tipo con tanta fe en sí mismo y en sus compañeros, con ese fuego competitivo, sabes que pueden suceder cosas positivas. No va a tener éxito en todas las posesiones, pero sabes que tampoco se va a esconder.”

Este lunes, los Jazz afrontarán un nuevo desafío en el FedExForum de Memphis. Una victoria en feudo ajeno serviría para colocar el 3-1 en la serie y afrontar el quinto partido en casa, con la clasificación para Semifinales de Conferencia a tiro.

(Fotografía de portada de Justin Ford/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.