El hambre, la defensa y Joakim Noah encumbran a los Bulls frente a los Heat tras una prórroga

95 – 88 (prórroga)

La capacidad competitiva de Chicago parece no tener límites en las últimas semanas. Coincidiendo con un estado de gracia impresionante de , el equipo dirigido por Tom Thibodeau colecciona seis victorias en los últimos ocho encuentros. Este domingo, en el primer partido de la jornada, los Bulls vencieron a los Heat después de una prórroga y merced a su combatividad y superioridad en el juego interior.



Quien mejor encarna esa fortaleza en la pintura es Noah. El pívot volvió a capitanear el juego de los Bulls y consiguió 20 puntos, 12 rebotes, 7 asistencias y 5 tapones.

El jugador francés, con su padre, el extenista Yannick Noah, en la grada, se quedó a solo tres pases de canasta de añadir un nuevo triple-doble a su cuenta de los últimos partidos. Y lleva tres en el último mes. , por su parte, lideró el perímetro de Chicago con 22 puntos.

Con el cuarto periodo a solo 20 segundos de su conclusión, Miami pudo llevarse el partido con el marcador igualado a 86. Sin embargo, la jugada personal de fue magistralmente bloqueada por , quien terminó con 16 puntos, 11 rebotes y 4 robos.

Peor racha de la temporada de Miami

Por Miami, fue el mejor con 25 puntos. James se fue con 17 tantos y un pobre 8 de 23 en el lanzamiento. Chris Andersen, por su parte, puso 6 tapones. Con esta nueva derrota, los Heat encadenan su peor racha perdedora de la temporada, con tres partidos consecutivos cayendo. Los pupilos de Erik Spoelstra llegaron a situarse 12 puntos por encima de los Bulls en el tercer cuarto pero terminaron desperdiciando dicha renta.

Prórroga propiedad de los Bulls

Con 86-86 después de cuatro cuartos, tuvo que ser el tiempo de prórroga el que dirimiera un ganador. Y en él Chicago fue muy superior. La extraordinaria labor de Noah propició que el juego interior de los Bulls resultase decisivo para la victoria final. A falta de 1:33 en el tiempo extra, Chicago ya aventajaba en nueve puntos a Miami (95-86).

James, sin máscara

A pesar de que todavía no ha recibido permiso médico para hacerlo, LeBron James volvió a saltar al parqué sin la máscara protectora de su nariz en el rostro. El “6” de los Heat alegó motivos de comodidad para ello.