Embiid, un All-Star para confirmarse en el Top-10

No jugó en sus dos primeros años, al tercero apenas fueron 30 partidos y ahora, en su debut All-Star, deja claro que su lugar está en la cúspide de la NBA.

llegó el domingo al Staples Center nervioso –una sensación que no desapareció hasta el salto inicial–, pero sale tan reforzado como esperaba. Porque una cosa es pensar estar entre los mejores y otra es serlo. El pívot de Philadelphia firmó 19 puntos y 8 rebotes en 20 minutos, números que le sirvieron para comprobar que se encuentra justo dónde esperaba.

“Aquí he aprendido cómo ser un profesional. Durante la temporada pensé que era uno de los mejores 5 o 10 jugadores de la liga y al venir aquí quería confirmarlo y sentir que podía estar a la altura de ellos. Me divertí mucho”, señala tras concluir el fin de semana de las estrellas.

Momento emotivo

Jugar al baloncesto es lo que hace y realmente bien; sin embargo, Embiid confiesa que más allá del partido se queda con el momento en que su nombre fue anunciado. “Al ser presentado como titular del All-Star mi corazón latía muy rápido, incluso estaba temblando un poco. Pero ese es probablemente mi mejor recuerdo. Es genial estar cerca de todos esos chicos. Mi primera vez y siendo titular… Ha sido una experiencia increíble”, concluye.