Fin a la racha victoriosa de Utah

Algún día tenía que suceder. Nada es eterno y no lo iba a ser la mejor racha activa de la NBA, hasta ayer en manos de los Jazz, que se fueron al All-Star con once victorias seguidas pero sin estar en puestos de playoffs porque venían de un balance malo y porque el Oeste no hay quien lo gobierne.

Once victorias seguidas, se dice pronto, terminaron anoche. Y en casa y contra un rival directo en la pelea por estar en la post temporada. Utah cayó con claridad ante los (81-100) y se queda a 2,5 victorias de los playoffs, cuya octava plaza está en manos de los Pelicans.

Así es el baloncesto, así son sus dinámicas y se así se acaban de golpe. Se presentó Utah al partido, sí, pero no fue capaz de ponerse por delante ni un segundo y poco a poco se fue desmoronando, desde el primer cuarto (30-31), continuado al descanso (47-53). El desmorone total llegó a la vuelta de los vestuarios y Portland con un parcial de 17-27 empezaba a finiquitar la racha de los Jazz.  A falta de un cuarto por jugar, 64-80 en Salt Lake City y la vida un poco más oscura para Utah, que terminó por perder también el último asalto, para el definitivo 81-100.

McCollum y Lillard, la mitad de los puntos

De la centena de tantos que firmó Portland, exactamente el 50 por ciento de los puntos corrieron a cargo de sus hombres franquicia. , 26 puntos y 57 por ciento en triples, y , 24 tantos y 8/8 en tiros libres, imparables para los intereses de los Jazz.

Volvió Ricky

estuvo a la altura del envite, otra vez, con 21 tantos. Fue el mejor del quinteto de Quin Snyder, al que regresó , ausente por problemas de cadera en los últimos duelos antes del All-Star. No fue la mejor de las vueltas de Ricky: 4 puntos, 4 rebotes, 2 asistencias, 3 robos y -18 con él en pista.

Los Blazers, séptimos del Oeste y 33-26, ponen algo de tierra de por medio con Utah, rival directo y décimo de la conferencia. Su récord de 30-29 le deja ahora mismo a los citados 2,5 triunfos del octavo puesto y a 3 de los Blazers.