Fultz y Bamba se hacen notar en la paliza a San Antonio


Aunque acaparasen todo el protagonismo, no solo Lakers y Warriors se vieron las caras en la jornada del sábado noche. Orlando Magic y San Antonio Spurs también dieron sus respectivos pistoletazos de salida a la pretemporada, y nos dejaron material suficiente para meditar e incluso ilusionarse; sobre todo por el lado de Orlando.

Lo cierto es que los tejanos, que no contaron con DeRozan, intentarán olvidar este (des)encuentro cuanto antes y buscar redimirse en el siguiente, pues la paliza en el marcador ha sido importante; 125-89.

Para que Derrick White no se relaje: Dejounte

La mejor noticia para ellos la encarna el regreso de Dejounte Murray a las canchas, ausente durante toda la temporada pasada por una grave lesión cuando, tras la marcha de Tony Parker a Charlotte (aquella impagable reacción de Malik Monk al enterarse…), iba a quedarse con el puesto de ‘1’ todo para él. Buen reencuentro el suyo con el balón en un escenario competitivo; terminó con 11 puntos, 4 asistencias y 2 robos en solo 14 minutos.

No obstante, el más inspirado del conjunto de Popovich fue un jugador que cuando le entra el nervio anotador, y a pesar de su nivel altamente irregular, no hay quien le frene: Bryn Forbes anotó 24 puntos (máximo anotador del duelo), con 9/13 en tiros de campo, incluyendo un casi perfecto 5/6 en triples.

Loonie Walker IV, que se enfrenta a su primer año real en la NBA (ya que el pasado de novato tan solo rascó G League) tras una gran Summer League, partió de titular y encestó 8 puntos y dio 5 asistencias en 25 minutos. Keldon Johnson, el pick 29 del pasado draft por parte de San Antonio, tuvo un debut nefasto desde el lanzamiento: 2/14 y 0/3 en triples.

Los diamantes en bruto de Orlando

Pero los titulares los acapararon los de enfrente. En especial dos hombres rodeados tanto de incógnitas como de esperanza. Markelle Fultz y Mo Bamba. Al primero no le veíamos desde que los 76ers lo dieron de baja de manera definitiva hace ya 11 meses. Ponerle nombre por fin a aquella mecánica infernal en que degeneró su fantástico tiro en la NCAA con el que se hizo con el número 1 del Draft 2017, no bastó para aliviarnos; de hecho, dada la rareza y casi lo exótico de la lesión –TOS, síndrome del desfiladero cervicotorácico–, nos descolocó casi aún más.

En los entrenamientos le hemos visto meterlas, pero el swing no es que haya experimentado una gran mejoría. Fultz sigue tirando raro, por no usar un calificativo peor. Pero da gusto verle moverse con agilidad y fluidez en tantas otras facetas, por fin y de nuevo, en una cancha de baloncesto. 6 puntos y 4 asistencias (con 0 de 2 en triples) para un reseteo optimista pero cargado de timidez.

El otro, que en cierto modo tuvo un primer año ‘decepcionante’ tras las expectativas y razones con las que aterrizaba en el draft, Mo Bamba, se fue quedando paulatinamente sin minutos una vez fue verificando Clifford lo mismo que veíamos todos: que el pívot de Harlem estaba más verde que cualquier postal de Asturias. Ayer vimos los primeros réditos del verano: 18 puntos, 7 rebotes, 3 tapones y nada menos que cuatro intentos desde la línea de tres, desde donde clavó al menos uno.

Minutos para todos

Hasta 19 jugadores tuvieron minutos en los Magic, pugnando muchos de ellos por no ser los últimos descarte de una plantilla que, cuando arranque el curso, quedarán solo diecisiete (15 + 2 two way). Aaron Gordon, el motor, emblema y esperado líder de la franquicia en el curso por estrenar, tampoco defraudó en este primer garbeo: 14 tantos, 4 rebotes, 3 asistencias y 6/8 en tiros en sólo 19 minutos sobre el parquet.

El partido se rompió y de qué manera en el tercer cuarto; parcial de 41-17 tras una primera mitad bastante igualada, y que dejó el periodo final para que los respectivos técnicos dieran su oportunidad incluso a los que reponen los Gatorades; aunque finalmente a quien pudimos ver también, con el choque resuelto, fue a la otra inversión del draft en Texas, Luka Samanic, pick 19; ocho minutitos y sus primeros tres puntos en la NBA.

Y a nadie –aunque tu equipo pierda de 36 en el día de tu debut– le amarga un dulce.

(Fotografía de portada de Matthew Stockman/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Pssst, suscríbete, navega sin publicidad y consigue acceso a nuestros artículos especiales, un chat exclusivo para suscriptores y redactores y escucha nuestro podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.