Gary Neal a Larry Sanders: “Yo me gano mi sueldo, ¿por qué no intentas hacer tú lo mismo? “

Que los Milwaukee son, de largo, el peor conjunto de la NBA es más que una evidencia. Su vergonzante rumbo esta temporada (7-26) no ha mejorado un ápice desde que su teórica estrella, , ha vuelto a las canchas. Desde que el pívot puso fin a dos meses de ausencia por una rotura del tendón del dedo pulgar de su mano derecha, los solo han ganado un encuentro de cinco posibles.



La aplastante derrota (110-116) de ayer ante los Phoenix llegó de la mano de más malas noticias, esta vez entre bastidores. Ya en los vestuarios, , escolta de los Bucks, y el propio Larry Sanders mantuvieron una acalorada discusión sobre la permanencia de los malos resultados del equipo.

Según informa el Milwaukee Wisconsin Journal Sentinel la fuerte disputa se inició con los periodistas que cubrían el encuentro dentro del vestuario. Con la sucesión de frases cada vez más calientes, el resto de jugadores instaron a la prensa a abandonar el lugar, pero antes se pudo hacer eco de las palabras, a voz en grito, que Neal virtió contra Sanders: “Yo me gano mi sueldo, ¿por qué no intentas hacer tú lo mismo?”.

A pesar de la trifulca, el pívot no quiso hacer referencia al fuerte desencuentro con Neal y se limitó a expresar: “He tenido un mal partido”. No fue la mejor noche de Sanders, de hecho, fue la peor, desde su regreso a la pintura de los Bucks, ya que el pívot anotó solo siete puntos, 3 de 5 en tiros de campo, capturó dos rebotes, puso un tapón y perdió el balón tres veces en 26 minutos. Neal tampoco se acercó a la lucidez con nueve puntos, 3 de 8 en tiros de campo y 1 de 5 en triples. Ninguno de ellos tradujo su presencia en pista con un balance positivo a favor de su equipo: en ambos casos la desventaja media superó los 20 puntos.

Cabe recordar que Sanders firmó el pasado verano una extensión de contrato por cuatro años a razón de 44 millones de dólares. Neal, por su parte, firmó dos años por 6,5 millones.