Kawhi Leonard: en ciernes de un exilio único

Como ya dice el chiste —desempolvado tras décadas de olvido—, ayer salió a la calle Toronto-entero y algún curioso que otro más, dejando un plano cenital de la ciudad maravilloso y exuberante. Primer título de la historia de la franquicia y del país en materia de baloncesto NBA, y con como garra garfio y punta de lanza de un hito para la eternidad.

Kyle Lowry, desde el techo del autobús, despertó un cántico entre las entrañas del gentío: “Five more years! Five more years!” Minutos después, el propio Leonard, micrófono en mano, nos regaló tres segundos de dadaísmo insuperable. Aha, aha, aha. Y fin.

Previamente habíamos visto su otra sonrisa, la estática y nerviosa, sin saber qué hacer o a donde mirar mientras Toronto le pedía renovar y perpetuarse en héroe nacional. Su “enjoy this moment and have fun with it” (Disfrutad este momento y divertíos) dista, radical, de aquel “not 1, not 2, not 3…” de un LeBron arrepantigado en el césped del AmericanAirlines. Qué tan diferente fue su llegada a Miami, libre, elegida, incluso diseñada, al mecenazgo casi forzoso de Kawhi.

Y es que si bien, tan pronto como abandonó San Antonio, asumimos que la parada del cyborg en Canadá era sospechosa de durar tan solo un año, ahora, aunque también (suena Los Ángeles, suena New York…), aunque seguimos en el mismo punto, de hacerlo y de ocurrir —un año, un título, un MVP y ya; y fuera—, nos encontraremos con una bandazo insólito hasta la fecha en un jugador de su categoría.

Los ganadores no se mudan

El titulo-resumen es éste: las estrellas no cambian de barco justo tras ganar un campeonato. Tres evidencias de ello.

  • De los 49 MVP que ganaron una Final de NBA, ninguno cambió de equipo en la offseason.
  • De los 147 All-Stars que ganaron una Final de la NBA, ninguno cambió de equipo en la offseason.
  • De los 124 All-NBA que ganaron una Final de la NBA, sólo uno cambió de equipo en la offseason.

En 1998 —tras la segunda retirada de Jordan—, Scottie Pippen acordó un sign-and-trade con los Bulls para ser enviado a los Rockets. No fue su año más estelar. Ni All-Star, ni por supuesto MVP, pero sí logró colarse como miembro del All-NBA third team.

Kawhi Leonard 2018-19. MVP de las Finales, titular en el All-Star de Charlotte y miembro del segundo (¿injusto?) mejor quinteto de la temporada. Y es muy, muy posible (más probable que posible) que, en su terquedad, en una visión de confort que supera con creces su brisa narcisista, abandone el país como un estudiante tras su Erasmus: un año fugaz, un aroma triunfal y unos recuerdos imborrables en la memoria.

(Fotografía de portada de Vaughn Ridley/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Atlanta quiere subir puestos en el Draft

Marko Todorovic quiere jugar en la NBA la temporada que viene

Siguiente