Kevin Durant: “El dinero no lo es todo”

protagonizó uno de los movimientos más fascinantes del pasado mercado de agentes libres, renunciando a más de $11 millones garantizados con Indiana y firmando posteriormente con San Antonio por menos de $1,5 millones. La decisión se entendió por la ambición del veterano ala-pívot de ganar un anillo de campeón que difícilmente iba a ganar con Pacers, y creó un interesante precedente por el que fue preguntado este sábado .



RELACIONADO: Los Spurs se apuntan a la pelea por Kevin Durant

“Lo respeto. El dinero no lo es todo en esta vida”, explicó Durant. “Sé que nos inclinamos a pensar en cuidar de nuestra familia y que sea económicamente estable. Pero desde fuera, parece que dijo, ‘bueno, he sido afortunado de haber ganado tanto dinero y seré feliz persiguiendo lo que es el mayor premio de esta liga’. Así que le respeto por ello. Mucha gente no lo hubiera hecho”. Ante el hermetismo de Kevin Durant sobre su propia agencia libre, su opinión sobre el caso de David West deja medianamente claro que el MVP de 2014 no se guiará por motivos exclusivamente económicos para decidir su futuro en verano. Y eso no es una buena noticia para Oklahoma City.

Los escenarios de KD

Asumiendo que Kevin Durant buscará la máxima estabilidad posible y que cualquier equipo interesado ofrecerá el máximo salarial (cuyo valor en el primer año será el 30% del tope salarial en 2016-17, aún por anunciar), Oklahoma City tiene las de ganar económicamente. Al acabar este primer año en los , Durant recibiría un aumento del 7,5% anual de este sueldo base por solo un 4,5% en otro equipo. Además, OKC puede ofrecer 5 años garantizados, por solo 4 de las otras franquicias de la NBA. En un escenario en el que el tope salarial para 2016-17 sea de $90 millones, y partiendo de un primer año de contrato de $27 millones, Oklahoma City puede ofrecer casi $157 millones garantizados en cinco años a Kevin Durant. Cualquier otro equipo no alcanzaría los $118 millones en cuatro años.

RELACIONADO: Nike igualará la oferta de Under Armour a Kevin Durant

Pero hay un motivo obvio por el cual “el dinero no lo es todo” para Kevin Durant. Su multimillonario contrato con Nike virtualmente doblará su salario como jugador NBA durante los próximos años (sin contar otros patrocinios). Económicamente, su próximo contrato tendrá menos importancia que, por ejemplo, para el propio David West, cuyos ingresos dependen casi exclusivamente de su carrera como jugador. Por tanto, Kevin Durant tiene incluso más motivos que West para satisfacer su ansia deportiva de conseguir el hasta ahora esquivo anillo, sea en Oklahoma o en otro lugar.

Elogios a San Antonio

Es difícil resistirse al encanto ganador de un proyecto que acumula ya 5 campeonatos. Preguntado por su actual rival en la segunda ronda de Playoffs, Durant no tiene problema en reconocer que “tiene un equipo profundo. En este deporte no se trata de tener a los mejores jugadores en cancha en todo momento. Tiene jugadores inteligentes como 14º o 15º hombre. Todos saben cómo jugar”. Palabras de cortesía de Durant ante un duro rival que domina 2-1 en la eliminatoria ante los Thunder. El presumible interés de San Antonio (como de cualquier otro equipo) por su fichaje, el amplio espacio salarial del que dispondrán en verano y la seducción que tendrá un proyecto que aspire al campeonato no permiten descartar ningún escenario en un par de meses. Kevin Durant, desde luego, no lo ha hecho.