Garnett, el diferencial en el traspaso Nets-Celtics de 2013

Con los años, se ha convertido en uno de los tratos más desnivelados de la historia de la NBA. Brooklyn sigue sin recuperarse, es más, sin tener piedras para tener siquiera levantar unos cimientos mínimos; y Boston nada en un mar de abundancia que le ha llevado en cinco años —momento en el que inició su reconstrucción— a disputar las Finales del Este y a disponer de mimbres sobrados para seguir cimentando un futuro brillante. Por el momento, la primera elección del Draft 2017 —¿por mucho tiempo?— y una primera ronda del 2018 les siguen perteneciendo.



Y el factor diferencial que convirtió el traspaso entre Celtics y Nets en una estafa antológica fue . Recordemos, Boston envió al propio KG, Paul Pierce, Jason Terry y D.J. White a Brooklyn a cambio de las primeras rondas de los correspondientes a 2014, 2016, 2018 y el derecho de intercambio en 2017. Además de medio futuro neoyorquino, entraban en el paquete jugadores como Gerald Wallace, Kris Humphries, Kris Joseph, MarShon Brooks o Keith Bogans; todos, simplemente, carne para que el trade pudiera tomar cuerpo salarial.

Solo una ronda del Draft

Pues bien, como se ha podido saber tras un artículo del New York Daily News que detalla lo sucedido por aquel entonces, Kevin Garnett fue lo que hizo aflojar las mosca de lo lindo a los Brooklyn Nets. Un traspaso en el que solo hubiera figurado Paul Pierce, solo hubiera supuesto una primera ronda del Draft hacia Boston. Pero entró Garnett en el trato, que además poseía en ese momento una cláusula de veto sobre su posible traspaso. De esa forma, los Nets se rascaron el bolsillo y tuvieron que apoquinar más rondas del Draft todavía.

“La sensación era de que íbamos a ganar en los siguientes años. Quizá no el campeonato, pero sí ser un equipo ganador, con éxito durante los siguientes dos años. Íbamos a seguir firmando agentes libres. A seguir drafteando entre las posiciones 20 y 30. Así que ¿a quién mierda le importaba algo como intercambiar la ronda con los (de 2017)? Ese era el pensamiento”, explica, años después, un ex directivo de los Nets, sabedor de lo que se coció en Brooklyn en aquellos días.

El archiconocido traspaso entre Nets y Celtics sigue estando de actualidad cuatro años después. En este caso, la primera elección del Draft 2017, que Boston sacó de aquel trato, ha sido traspasada a Philadelphia en una posible jugada maestra de Danny Ainge.

En cualquier caso, el movimiento de Brooklyn pasó hace meses a la historia como una de las gestiones más ruinosas de siempre en la NBA. El mayor rédito deportivo que obtuvo la entidad neoyorquina fue una semifinal de conferencia perdida ante Miami. Nada más, tras hipotecar el futuro de los próximos años. Los Celtics, aún viven de las rentas de aquel trato.