La férrea defensa de los Grizzlies logra detener a los Chicago Bulls

77-85

Duelo de equipos defensivos que terminó llevándose Memphis Grizzlies gracias a un inmensurable con 18 puntos y 10 rebotes.



David Joerger y sus chicos consiguieron parar el ataque de Chicago en los últimos minutos para salir airosos del United Center.

“Nuestra defensa fue bastante estable”, dijo el entrenador de los Grizzlies.

“Treinta y nueve puntos en la primera mitad y 38 en la segunda. Los mantuvimos a raya y ellos son un buen equipo reboteador. Nos opusimos a sus tiros y les presionamos”, destacó.

brilló desde la segunda unidad con un 4/5 desde el triple para un total de 14 puntos. Los Grizzlies cerraron su tercera victoria en una gira de cuatro partidos lejos del Estado de Tennessee.

Por su parte, , que se recuperó de una gripe, consiguió 10 puntos y 11 rebotes.

El mediano de los Gasol, que no pudo estar en el partido del pasado 30 de diciembre ante Chicago, marcó la diferencia en la pintura. Puso 3 tapones y ayudó a detener a y .

“Creo que sobre todo en la segunda parte hemos hecho un mejor trabajo en el repliegue del equipo y jugando en ambos lados de la cancha. Equilibramos mejor el lado débil cuando ellos comenzaron a mover el balón”, destacó el pívot.

Para los Bulls, consiguió 18 puntos desde la segunda unidad; Joakim Noah sumó 15 tantos, 8 rebotes y 6 asistencias; y D.J. Augustin cosechó un total de 14 con un 5/14 en lanzamiento.

El equipo de Thibodeau cerró la noche con un 31/75 en el lanzamiento (41,3%) por el 44,9% que consiguieron los Grizzlies. No obstante, la clave estuvo en el rebote de los 38 rechaces a los 45 de su rival.

“El rebote fue quién decidió el partido”, destacó el entrenador de los Bulls.

Se enfrentaron dos de las mejores defensas de la NBA

Los Chicago Bulls llegaban al partido de anoche como el segundo mejor equipo defensivo de la NBA con 92,3 puntos por partido. A éstos le seguían los Memphis Grizzlies con 95,2 tantos.

Ambos conjuntos tienen registros casi idénticos, pero la fuerte competencia en el Oeste provocaba que Memphis fuera 9º y Chicago, en cambio, situado en el 4º escalón en el Este.

“Vinimos con la mentalidad y entendimos que este equipo iba a ser todo físico”, dijo . “Sabíamos que iban a empujar, agarrar y ponerle garra”, admitió.

“Es como que tenemos un juego similar a este equipo, así que solo tuvimos la mentalidad de jugar duro, de jugar juntos”, concluyó el escolta.