La NBA multa a los Mavericks por el escándalo de acosos sexuales dentro de la franquicia

La NBA llevaba investigando este tema muchos meses y ayer se terminó de confirmar el escándalo: los han sido multados con 2,5 millones de dólares, la máxima cantidad contemplada por la liga para este tipo de circunstancias, tras confirmarse los casos de acoso sexual que se produjeron en la franquicia texana durante los años que Terdema Ussery fue presidente del equipo.

La investigación comenzó hace siete meses, cuando un reportaje de Sports Illustrated calificó el ambiente de trabajo en las oficinas de los Mavs como “una cultura corporativa cargada de misoginia y con un comportamiento sexual predatorio”.

La caja de pandora comenzó a abrirse y ahí fue cuando la NBA intervino con todo su peso. Contrató a un bufete externo de abogados para que evaluase exactamente lo que estaba ocurriendo en el seno de la franquicia, y habló con 215 empleados actuales y antiguos, así como examinar más de 1,5 millones de documentos, papeles, correos electrónicos y mensajes de texto.

Con todo ese arsenal de pruebas, la NBA ha descubierto y constatado que Ussery tenía una “conducta laboral inapropiada” hacia 15 empleadas, con las que usaba comentarios del todo inapropiados, caricias y besos forzados. También se ha probado que Ussery realizaba comentarios de índole sexual a algunas de las trabajadoras de los Mavs, así como intercambiar y visualizar material pornográfico.

La respuesta de Cuban

La situación no es nada halagüeña en los Mavericks y , consciente de que debían dar una respuesta institucional inmediata hacia esa sanción de la NBA, ha decidido que no solo va a dar esos 2,5 millones de dólares, sino que ofrecerá un total de 10 millones para distintas asociaciones de protección y respeto por las mujeres.

“Primero, quiero pedir disculpas a las mujeres involucradas. Esto no es simplemente un incidente que sucede y se acabó. Es algo que se queda dentro de las personas que lo han sufrido. Se queda en las familias y es algo que lamento no haberlo visto a tiempo. Lamento no haberlo sabido reconocer”, explicó el mismo Cuban en una entrevista con Rachel Nichols, de ESPN.

“Los resultados de las investigaciones son realmente perturbadoras y dolorosas, y ningún empleado de la NBA ni en cualquier puesto de trabajo, debería tener que soportar este tipo de ambiente”, sentenció con dureza Adam Silver en un comunicado oficial.

“Apreciamos que Mark Cuban haya reaccionado con firmeza y transparencia a las acusaciones que, en primer lugar, se publicaron en Sports Illustrated”, añadió el comisionado de la liga.