LeBron, líder histórico en tiros de campo anotados en playoffs

Era cuestión de tiempo que superara a y se aupara a la primera posición histórica de tiros de campo convertidos en playoffs. Antes de su show contra los Celtics, James entraba en el duelo con 2.351 tiros de campo anotados, por 2.356 de Kareem. James acabó la velada, donde los arrasaron a los Celtics, con un 17/28 en tiros de campo, que le dejaron solo en el top histórico (2.368).

Menos partidos que Kareem

Kareem Abdul-Jabbar necesitó 237 duelos de playoffs para tocar esa cifra de 2.356, aunque es cierto que hace décadas las eliminatorias contaban con formatos más reducidos y por tanto se celebraban menos encuentros. Ahora James ha superado a Jabbar con 5 partidos menos (232). Kareem lo logró en 20 temporadas mientras que LeBron lo ha obtenido en el transcurso de su 15ª campaña en activo.

Mucha distancia con el resto de jugadores en activo

El reinado de LeBron James en este aspecto tiene pinta de que se sostendrá por muchos años. Primero porque el actual jugador de los Cavaliers seguirá aumentando esa cifra de tiros de campo convertidos en playoffs y luego porque la distancia con sus perseguidores que siguen en activo es sideral.

Así, el segundo clasificado es Tony Parker. El francés, toda la vida en los Spurs pero abierto a cambiar de aires para la 2018-19, lleva encestados 1.613 tiros de campo. El tercero en la lista de jugadores en activo es Dwyane Wade con 1.450, aunque pronto podría dejar este lado si definitivamente decide colgar las botas, decisión que está por tomar. El cuarto clasificado es Dirk Nowitzki, quien seguirá en activo la próxima campaña. El alemán registra 1.220 aciertos, pero el hecho de que juegue en los Mavericks y las pocas opciones que estos tienen de estar en los playoffs 2019 permite pensar en la amenaza que supone para su puesto Kevin Durant, al que le restan algunos encuentros de esta post temporada, además de mucha carrera por delante, y que es quinto de la clasificación con 1.164, cifra que puede incrementar ya esta misma noche, en el Game 4 de las Finales del Oeste contra Houston.