Kawhi Leonard vuelve a su esencia: el ostracismo social


Kawhi Leonard ha sido durante toda su carrera NBA como el Kevin Durant pre-Golden State, pero elevado a diez; un jugador callado, introvertido y con una grave alergia a los medios de comunicación.

Incluso cuando más se ha hablado de él –la temporada pasada, por su motín a San Antonio– fue, precisamente, desde la desaparición. Desde el silencio sepulcral. La bomba de humo con su médico de New York.

Pero de Leonard, la parte que nos importa de él, la del MVP de las Finales –y de la NBA en potencia–, ha vuelto con más fuerza que nunca. Y la otra, la del Kawhi reservado pero de quien solo cuatro segundos de acción darán lugar a memes para siete generaciones (bendita carcajada), vuelve a su cauce. El two-way player por excelencia, ajeno a la agencia libre que se cierne sobre él, seguirá hablando sólo y donde siempre: sobre el parquet.

Inmune a los rumores

Estoy centrado en lo que estoy haciendo”, decía ayer el jugador ante las especulaciones que terminarían con él (y Durant) jugando para los Clippers el año próximo. “No leo los medios de comunicación, no tengo redes sociales; sólo estoy centrado en lo que tengo delante de mí. Y en estos momentos es tan solo mi familia y jugar al baloncesto”.

Y cuestionado sobre si le molestan los rumores sobre su no-continuidad en Toronto, mismo discurso. “Para nada. No veo apenas la televisión”.

Leonard, el inmutable. Y bien que hace. Pues corolario de su situación actual, con unos Raptors sin su presencia capaces de hundir a GSW, solo debe tener un asuntillo más golpeándo en su hipotálamo. El anillo

(Fotografía de portada: Vaughn Ridley/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.