Los Celtics, preparados para la gran batalla del ‘Game 7’

Ya lo dijo cuando los Cavaliers lograron empatar la serie a 2, tras comenzar liderándola los : “Evidentemente esto iba a ser difícil. Pero en esta coyuntura, es una maravilla tener que apretar los dientes, levantarse del suelo y ponerse de nuevo manos a la obra”. Pues bien, estas declaraciones del entrenador de Boston cobran aún más sentido tras ver el desenlace del sexto partido y ver lo que se avecina para el séptimo y último de la serie.

Los jugadores de los Celtics, lejos de venirse abajo por no haber podido rematar la faena en su primera bola de partido, creen que ese Game 7 va a ser una auténtica batalla y están totalmente preparados para afrontarla. “Ahora todo se trata de ganar ese partido. No va a ser bonito. Tienes que ser capaz de bajar al barro, jugar duro. No puedes salir ahí e intentar hacerlo bonito. Tenemos que estar listos para una pelea a cara de perro. Estar preparados para salir de ahí sangrando la nariz, con sangre en la boca. Tenemos que salir listos para luchar”, expresaba con energía Marcus Smart en ESPN tras la derrota de anoche.

Terry Rozier aprovechó para pedir a su público el máximo apoyo, ya que al menos tendrán la suerte de vivir ese duelo teniendo a sus aficionados al lado. “Necesitamos a toda la ciudad con nosotros. Sabemos que LeBron es diferente al resto de jugadores, pero tenemos que acabar este trabajo. No hay excusas, hay que dar un paso hacia delante”, señaló Rozier.

“Este grupo es resiliente”, comenzaba diciendo Stevens, consciente de que el aspecto psicológico es crucial para afrontar un partido tan al límite como el que les viene. “De veras que vamos a estar listos para el domingo”.