Los Rockets, atónitos por la ausencia de sanciones a Austin Rivers y a Blake Griffin

Los altercados del pasado lunes en el Staples Center entre jugadores de los Rockets y de los Clippers se ha saldado con sanciones para y Gerald Green, considerados por la NBA los principales responsables de la visita al vestuario de los Clippers tras el encuentro, y ha dejado libres de pena a James Harden y , por parte de Houston, y a y , por el lado angelino. Estos dos jugadores precisamente son a los que fueron a buscar Ariza y compañía tras el choque, debido a su actitud durante el partido, donde hubo todo tipo de palabras y alguna cosa más.

Y es precisamente el hecho de que ni Griffin ni Rivers hayan sido sancionados por la NBA lo que ha molestado, decepcionado  y sorprendido a los Rockets, que les consideran responsables de incitar a sus jugadores en la pista y por tanto responsables del paseo de Ariza y demás hacia el vestuario de los Clippers, según señalan fuentes del equipo a la ESPN

Consideran en Houston que la actitud de Griffin en esos tensos minutos finales sobre el parqué, donde llegó incluso a contactar físicamente con Mike D’Antoni, y la de Rivers, vestido de calle pero muy activo en su trash talk a Ariza, son merecedores de una sanción que no se ha dado.

Molestos también con la percepción sobre Paul

Chris Paul es el presidente del Sindicato de Jugadores y no son pocos los que sugieren que ese cargo le ha permitido saltarse la sanción. Sin embargo, en Hosuton no gusta esta idea de las cosas ya que piensan que el cargo de CP3 no ha tenido nada que ver, sino que simplemente la liga a valorado su actitud como pacificador, que es lo que consideran los Rockets que fue el base.

Igualmente, en la franquicia texana están decepcionados por las sanciones a Ariza y Green. Sobre el primero esperaban que recayera un encuentro, dados los precedentes,  y sobre el segundo una multa, pero para ellos es excesivo la sanción de dos encuentros.