Los Suns toman aire


¿Quizás nos precipitamos a la hora de colgarles el cartel de equipo revelación? Sí, nos precipitamos. ¿Están a tiempo de recuperarlo y abotonárselo de nuevo en la pechera? Absolutamente.

Es imprescindible recordar que la mayor parte de la temporada la han disputado hasta el momento sin DeAndre Ayton, y durante un buen tramo sin un hombre referencia en la pintura (durante la baja de Aaron Baynes). En una plantilla de por sí no muy larga, Monty Williams no ha parado de hacer virguerías para hacer del zarpazo inicial algo duradero…

Y sin embargo, la derrota ante los Warriors que venía a suponer el cuarto triunfo consecutivo de los de La Bahía, no hacía sino seguir hurgando en una herida que no sabíamos bien cuan profunda era ya. La sangría del último mes en Arizona ha sido espectacular, por lo que el triunfo de anoche ante los Sacramento Kings (un rival directo y otra vez sin Ayton), ha supuesto todo un baño de plaquetas.

Devin Booker y Ricky Rubio tomaron el papel de distribuidores y ejecutores principales de los Suns en esta victoria balsámica, con 32 puntos y 21 puntos y 10 y 8 asistencias respectivamente. Otros 20 tantos y 16 rebotes de Kelly Oubre Jr. y los 17 puntos de Aaron Baynes, otra vez como center titular, redondearon el boxscore del equipo.

Por los californianos, el máximo anotador fue Buddy Hield –quien anteayer mismo ponía en tela de juicio la confianza depositada en él por la franquicia que este mismo verano le firmó su extensión– con 23 puntos, seguido de los 22 de Bogdanovic y los 21 y 10 rebotes del, por costumbre, polivalente Harrison Barnes.

Si podemos hacer referencia a las bajas de los Suns sin hacer lo propio con las de los Kings, igual o de mayor calado incluso: ni De’Aaron Fox, ni Marvin Bagley, ni Dewayne Dedmon ni Trevor Ariza (estas dos últimas por presunta decisión técnica).

Una ‘cara’ entre tanta ‘cruz’

La victoria llegó como tantas otras derrotas se han ido acumulando en el casillero de los Suns esta temporada: en el último instante.

Los partidos apretados se han resuelto la mayoría hincando rodilla (lo que por otra parte desvelaba el poder competitivo del equipo), pero finalmente, y tras tres semanas de calvario, la tregua ha llegado en el marco mas temido: el clutch. El intento de game winner de Barnes desde el triple lo escupió el metal y los Suns respiraron de alivio (112-110).

“Hemos perdido varios partidos así. Son cosas que ocurren, así que estamos contentos por obtener esta victoria. Tras el duro partido de ayer (jugaban en back-to-back tras caer ante GSW) la resiliencia que hemos mostrado hoy es algo de lo que estar orgullosos”, manifestaba el head coach.

Balance de 12-20 para ambos conjuntos tras este último episodio, quedando a dos partidos de los Blazers, equipo poseedor del octavo puesto que marca el corte a los playoffs.

(Fotografía de portada Christian Petersen/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Pssst, suscríbete, navega sin publicidad y consigue acceso a nuestros artículos especiales, un chat exclusivo para suscriptores y redactores y escucha nuestro podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.