Los Warriors juegan su mano: Quinn Cook por Omri Casspi

Duro revés para , victima tangencial e insoslayable del movimiento que deseaban acometer los Golden State : el fichaje de .

Merecido y necesario

Los hechos se han desarrollado del siguiente modo. A la estrella de la Bahía, Stephen Curry, le volvía a visitar el viejo fantasma de las lesiones, y estas lo han tenido mareado en varios tramos de la temporada —solo 51 partidos disputados—. En esta tesitura, y con Shaun Livingston como único base puro suplente en la plantilla, Steve Kerr buscó un parche. Quinn Cook, mediante un contrato dual.

Olvidado del Draft, tirita de la NBA, estrella de la G League. Y por fin, a quien tanto sembró, le ha llegado la hora de recoger.

La baja de Curry se prolongará al menos durante la primera de las eliminatorias, y el buen rendimiento del base-morralla ha llevado a los Warriors a ejecutar la maniobra. Quieren, necesitan, a Qook para playoffs. Se lo ha ganado. En números, su rendimiento ha sido de 9,4 puntos, 2,7 asistencias y 2,3 rebotes en 31 partidos, 16 titularidades y 21,6 minutos de media.

El único escollo era que la franquicia de Oakland tenía ya 15 fichas garantizadas, por lo que antes de entrar tocaba dejar salir, y el damnificado ha sido Omri Casspi quien, a pesar de interpretar a la perfección su papel de suplente, en este instante de la temporada y a tenor de las circunstancias, su rol era, por así decirlo, más prescindible que el de Qook.

Varapalo cruel

Así, en el momento más dulce y esperado del año, le toca al alero israelita salir por la puerta de atrás, perdiendo así la posibilidad más clara que ha tenido en su carrera de luchar de primera mano por un anillo de la NBA —aunque sin duda los Warriors, de ganarlo, le regalarían el suyo propio—.

El forward firmó por una sola temporada para cubrir el hueco en la rotación que dejaba Matt Barnes, y durante todo el año ha logrado lo que se esperaba de él: desahogar la segunda unidad con su puntería.

Despide su participación este curso con 53 partidos jugados (siete de titular) y guarismos de 5,7 puntos y 3,8 rebotes en 14 minutos de juego, con un acierto desde el triple bárbaro: un 45,5%.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Kyle O’Quinn rechazará su opción de jugador y será agente libre

Philadephia 76ers: 50 victorias y ventaja de campo en playoffs

Siguiente