Mike Conley hace balance de su final de temporada: “Duele más que cualquier otra derrota que haya tenido”


El pasado 1 de septiembre fue un día especialmente difícil para Mike Conley. Cuando el aro escupió su último intento de tres puntos también supuso la primera vez en su carrera que un lanzamiento suyo marcaba la diferencia entre pasar de ronda o caer eliminado. Era la cuarta vez que el base afrontaba un Game 7. Cuatro series que, tras la derrota ante Denver, han arrojado la cruz de la moneda.

Si el tiro de Conley hubiera entrado la narrativa hubiera girado en torno a la realización de un acto heroico que permitía a los Jazz acceder a las Semifinales de Conferencia. Por desgracia, los aficionados de Salt Lake City recordarán con desilusión y amargura la eliminatoria contra los Nuggets.

La ciudad de Memphis había sido el hogar del veterano jugador a lo largo de sus doce años en la liga antes de ser traspasado a Utah el verano pasado. Los Grizzlies alcanzaron los playoffs en ocho ocasiones con Conley en el equipo. El tope en post-temporada se estableció en 2013, cuando cayeron eliminados en Finales de Conferencia ante San Antonio por un contundente 4-0.

Los primeros meses de Conley en los Jazz fueron terriblemente convulsos e irregulares. Después de muchas idas y venidas, el base había dado muestras de su mejor nivel antes de que la temporada se suspendiera en marzo. En los siete partidos previos al 11 de marzo, el base promedió 16,1 puntos, 5,3 asistencias y un acierto en triples del 45,8%, unos números superiores a los registrados hasta entonces: 13,4 puntos, 4,1 asistencias y un 35,2% en triples.

El propio Conley admitió haber sufrido problemas de aclimatación a los principios defensivos de los Jazz. Además, había forzado en el lado ofensivo y las persistente lesiones habían imposibilitado cualquier tipo de regularidad y consistencia durante la mayor parte del curso. Cuando aterrizó en Orlando, su mejor versión reapareció.

Una mayor fluidez en su juego y una mejor toma de decisiones fueron sus dos principales señas de identidad durante su estancia en Disney World. Además regaló un ejemplo de brillante profesionalidad cuando apuró al máximo su salida de la burbuja para asistir al nacimiento de su tercer hijo y regresar a ella cuanto antes.

Ya sea por el descanso previo, la disminución de las distracciones externas, la alegría por la llegada de un nuevo hijo o la asimilación final del sistema, Conley se reincorporó a la dinámica del equipo para el Game 3 y anotó con una efectividad del 60,7% en triples en sus primeros cuatro partidos de playoffs con los Jazz. Sin embargo, solo encestó uno de los seis intentos desde más allá del arco en el séptimo y definitivo partido. Entre sus cinco errores, el lanzamiento que le hubiera dado la clasificación a su equipo. “Esto ha dolido más que cualquier derrota que haya tenido”, afirmó tras el definitivo duelo contra los Nuggets. “Golpea de forma diferente tan sólo por los sacrificios hechos para estar aquí.”

Los jugadores asumieron un complicado compromiso al sumergirse en una burbuja que los ha mantenido aislados del mundo exterior y de sus familiares y amigos durante un largo periodo de tiempo. Aunque Conley pudo ‘romper’ el confinamiento para ver a su hijo recién nacido, esta salida fue breve y reconoció el sacrifico que este aislamiento ha supuesto a todos.

“No es fácil pedirles a los muchachos que estén aquí en una burbuja y hagan algo completamente distinto a lo que están acostumbrados”, afirmó el jugador de Arkansas. “Estar lejos de tu familia. El sacrificio. Lo hacen para ganar un campeonato, para avanzar. Ponen todo lo que tienen por, literalmente, una pelota que entra y sale. Todo se reduce a eso y es duro.”

Como nota positiva para todos, Conley afrontará la próxima temporada sin la obligación de aprender un nuevo sistema. Por delante le resta un año de contrato bajo una player option que, presumiblemente, ejercerá. La esperanza de los Jazz será, a su vez, disfrutar de una versión más profunda, saludable y productiva del veterano jugador de 32 años. Si ambas vías convergen en un mismo punto y las lesiones respetan a la plantilla, los Jazz pueden aspirar a cosas muy altas la próxima temporada.

(Fotografía de portada de Kevin C. Cox/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.