Ni la suerte sonríe a los Timberwolves


15 jugadores alcanzaron o superaron anoche la barrera de los 30 puntos en una jornada exuberante de anotación particular. Dos de ellos pertenecen a los Minnesota Timberwolves, pero ni los 31 puntos de Malik Beasley y los 30 de Karl-Anthony Towns, sumados al mejor partido de Ricky Rubio en lo que va de temporada, bastaron para que el peor equipo de la NBA sonriese de forma puntual.

Y lo rozó. Pero el tiro de Anthony Edwards –quien estuvo peleado con el aro toda la noche (3 de 15 en tiros y 0 de 4 en triples) y a su vez nos dejó el slam del día–, entró y, literalmente, se volvió a salir, y ya en la prórroga los Indiana Pacers, a quienes sus doce pérdidas de balón casi les condenan en un duelo donde lanzaron de maravilla (50% global de acierto), pero a quienes no pesó su segunda noche de 53 minutos consecutiva, se llevaron la victoria.

Ricky, vuelta al timón

El base español otra vez base titular por causa mayor con la larga ausencia de D’Angelo Russell, cuajó una noche necesaria en lo individual donde brilló en lo que le cuesta (20 puntos) y en la que es su seña de identidad (13 asistencias, con dos minutos finales del último cuarto en que lo hizo todo bien), pero este equipo tiene el gen perdedor tan acentuado que ni el regreso del pívot dominicano está logrando frenar la sangría de derrotas, que ya son veintidós.

Un Big Two de marca blanca

Por Indiana, Malcolm Brogdon (32 puntos) y Domantas Sabonis (brutal triple-doble), ambos con muchas opciones de disputar el próximo All-Star 2021 de Atlanta, comandaron a los suyos, ganándole la partida a sus homólogos en ataque en el conjunto rival, Towns y Beasley. Desde el banquillo, Aaron Holiday y un Jeremy Lamb que está volviendo con fuerza y cuya aportación se antoja clave, más aún con la ausencia de T.J. Warren, se sumaron para 33 puntos para sostener la rotación. Myles Turner sumó otros cuatro tapones y se mantiene como destacado líder en solitario de la NBA en esta faceta (3,5 por los 2,7 de su más cercano perseguidor, Rudy Gobert).

Los Wolves, hay que reconocerlo, son otros en cuanto disputar los partidos desde que Towns está de regreso al parquet, pues en este back-to-back han estado vivos frente a Lakers y Pacers hasta el coletazo final. Pero por ahora es sólo eso, nadar hasta la orilla para morir en ella.

(Fotografía de portada de Hannah Foslien/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.