Partidazo en Salt Lake City y triunfo de los Warriors

¡Vaya partido! El mejor encuentro de la cargada jornada del viernes quedó para el final. Utah y Golden State ofrecieron un excepcional espectáculo en su segundo encuentro de la temporada que se resolvió quedando menos de un segundo gracias a un héroe inesperado.

Los se marcharon de Salt Lake City con el triunfo bajo el brazo al imponerse por 123 a 124 gracias a un palmeo de cuando restaban 0,2 segundos para el final. El jugador sueco cumplió a la perfección su rol al lograr asegurarse la posición en el rebote ofensivo nada menos que ante Rudy Gobert y su palmeo salvador permitió a los Warriors seguir con su casillero de derrotas a cero.

La alegría fue tal entre los visitantes —algo significativo para el segundo partido de la temporada regular después de haber jugado cuatro Finales consecutivas— que incluso Andre Iguodala escapó del vestuario sin camiseta para felicitar al hombre que les había proporcionado el triunfo. Jerebko celebró con efusividad la canasta ante el que había sido su equipo hasta solo unos meses antes. “No te querían, Jonas”, escribió Klay Thompson en Twitter tras el partido haciendo referencia a los .

Previo a la acción de Jerebko se habían vivido cuatro minutos de locura con ambos equipos intercambiando canastas como si tal cosa. Si los triples de y parecían decantar inclinar la balanza al lado local (121-116, minuto 45), rápidos estuvieron Draymond Green y con sendas canastas de tres puntos para dar la vuelta a la tortilla (121-122, minuto 47).

Una remontada a tener en cuenta

El conjunto de Steve Kerr se vio obligado a remontar una desventaja que fue de 16 puntos quedando poco más de 18 minutos (98-82). A partir de ese momento y Stephen Curry estuvieron más incisivos y se encargaron de 26 de los 42 puntos finales de los suyos.

Durant finalizó la noche con 38 tantos, 9 rebotes y 7 asistencias con 14 de 25 en tiros de campo y Curry con 31 puntos, 4 rebotes y 8 asistencias con 13 de 24 en tiros de campo. Entre ambos un total de 69 puntos, cifra que de acuerdo a ESPN Stats es la mayor anotación que han conseguido entre ambos desde que se convirtieran en compañeros hace ahora dos años. Los 69 puntos cobran aún más importancia al repasar sus hojas de lanzamiento ya que ambos superaron el 50% de acierto.

Por supuesto también reseñable la labor de Draymond Green, autor de 14 puntos, 9 rebotes, 6 asistencias y 2 tapones incluyendo canastas decisivas en el último periodo.

Record de triples de Jazz

Si bien el acierto exterior de los Warriors fue magnífico (10 de 19, un 52,6%), los Jazz tuvieron una noche para el recuerdo desde la línea de tres puntos. Nada menos que 19 triples anotados —récord de la franquicia— tras 46 intentos, siguiendo la senda instaurada en la NBA de dar importancia al tiro lejano ya que los de Utah intentaron más triples (46) que tiros de dos puntos (43).

El mayor exponente de este dato fue Joe Ingles. El australiano fue el máximo anotador de los locales con 27 tantos merced a su reseñable 7 de 11 en triples. Donovan Mitchell, autor de 19 puntos, encestó 4 de sus 12 triples, mientras que Ricky Rubio, quien cerró la noche con 13 puntos y 10 asistencias, convirtió 3 de 7.

En conclusión, un magnífico partido que anticipa un posible nuevo rival de importancia para Golden State en el Oeste. Utah es un equipo en ascenso y podría darse el caso de que en mayo viviéramos un enfrentamiento de playoffs entre ambos conjuntos.