Playoffs NBA 2016: Warriors vs Rockets

Tras finalizar la temporada regular, es tiempo de Playoffs. Toca analizar las eliminatorias de primera ronda para ver cómo llega cada equipo al enfrentamiento y quién creemos que puede ser el favorito a priori.

(1) Golden State  – (8) Houston

  • Warriors (73–9)
  • Rockets (41–41)
  • Enfrentamientos directos: 3–0 en temporada regular para Golden State.

Hace menos de un año, Golden State Warriors y Houston Rockets se jugaban en la última batalla del Oeste un puesto en las Finales de la NBA. Esta vez sus caminos se cruzan ya a mediados de abril y su lucha apunta a ser una de las más desiguales de la primera ronda de la postemporada.

¿Qué ha pasado en Houston desde ese 4-1? Kevin McHale pasó a la historia, Ty Lawson pasó a tal velocidad que casi recibe una nueva multa, pasa de renovar, el vestuario ha pasado demasiado tiempo intentando resolver sus problemas y los Rockets han pasado de 56 victorias a 41.

En la Bahía el ambiente no podía ser más diferente después de mejorar lo que parecía inmejorable. Los Warriors fueron el equipo con mejor balance en la temporada regular 2014-15 y se llevaron el anillo pero los asteriscos, casi olvidados desde Phil Jackson y Gregg Popovich, querían volver a escena y lo hicieron en boca de prensa, jugadores y aficionados.

Porque los rivales tenían jugadores lesionados, porque la suerte había estado de su lado, porque un equipo tirador, como decía Charles Barkley, no podía ganar. Grave error, gravísimo. Cuestionar a los de Oakland fue la primera piedra puesta en el Oracle Arena para levantar el monumento de las 73 victorias, es decir, para edificar la mejor temporada de la historia de la NBA.

El aspecto psicológico

Los Warriors ofrecieron en los últimos Playoffs algunos síntomas de nerviosismo y presión. Este año, pagada ya la ‘novatada’ del campeonato, el nerviosismo podría desaparecer pero no lo hará la presión. Dos miembros de los míticos Bulls 95-96 como Ron Harper y Scottie Pippen ya se han encargado de recordarlo: el récord es histórico, pero de poco vale si no va de la mano de un anillo.

Los Rockets sin embargo no pueden tener menos presión de cara al enfrentamiento. Salir vencedores una única vez en los doce últimos duelos directos puede ser una losa en la moral o combustible para la revancha. El reto de ganar cuatro partidos de siete a un equipo que ha perdido nueve de 82 puede parecer una quimera o el más atractivo de los desafíos.

Pocos o muy pocos confían en Houston, poco tienen que perder, mucho que ganar. Es más, la clasificación de los de Texas se convertiría de inmediato en el mayor upset jamás visto, dejando atrás otros bien conocidos como el ‘We Believe‘ de sus rivales.

Curry y Harden prometen festival

El atractivo principal de la eliminatoria está en las manos de dos auténticos asesinos. va a ganar su segundo MVP tras un año absurdo -absurdamente bueno-, y , que llega en racha, promete recitales ofensivos. 30,1 puntos, 6,7 asistencias, 5,4 rebotes y 2 robos por encuentro para el nuevo miembro del club 50/40/90 —o del 50/45/90—; y 29 puntos, 7,5 asistencias, 6,1 rebotes y 1,7 robos para un jugador que con 25 años pudo ser MVP y que con 26 sigue demostrando que tiene cuerda para rato. Lo ha jugado todo esta campaña y el único cansancio visible es el de sus pares. Las pérdidas, no me olvido: 3,3 de media Curry, 4,6 y triste récord para Harden.

Cuando Houston y Golden State comparten cancha, la velocidad es la protagonista y las defensas pierden la batalla en favor de los ataques. No será por falta de especialistas en ambos bandos. Los Rockets contarán esta vez con Patrick Beverley, ausente en el 4-1 y pieza clave en el intento de ralentizar a Curry, pero ni él ni Trevor Ariza parecen material suficiente para detener el huracán que se aproxima desde el Pacífico.

es parte de ese viento amenazante y al mismo tiempo el encargado de intentar hacer frente a la Barba cuando fije su mirada en el aro, junto al inagotable y MVP de las pasadas finales Andre Iguodala. En la pintura grandes noticias para Warriors con Andrew Bogut y Festus Ezeli listos para jugar, siendo el primero pieza clave, por mucho que vaya a ceder protagonismo en grandes periodos a un Draymond Green que llega dispuesto a volver a reventar la tienda. Uno de los máximos responsables del 73-9 a ritmo de polivalencia, lucha, liderazgo y triple doble.

El equipo de  es el que más balones roba de la NBA, pero también uno de los que más puntos recibe y de los que más balones cede involuntariamente al rival, un peligro cuando los de son maestros en el contraataque y los mejores en causar movimiento en red ajena a cualquier distancia.

Howard y Capela son dos torres interiores y sin embargo hay que buscarles en los últimos puestos en el rating de rebotes defensivos, pero la calidad no se pierde y las expectativas crecen al recordar que probablemente estemos ante el último vuelo del otrora superhéroe sobre la ciudad de Houston.

De cómo desee despedirse el ’12’ y de cómo quiera afrontar estos Playoffs el mejor sexto hombre del último tramo del curso, Michael Beasley, dependerá un considerable porcentaje de la pelea que puedan dar los Rockets. Sin olvidar a Josh Smith o al menos a la versión de la postemporada 2015, esa que clavó un puñal en los Clippers y que promedió 12 puntos y 6 rebotes frente a los Warriors.

Previsible pesimismo

La previa puede parecer dura o partidista pero la situación no invita a otra cosa. Los Stephen Curry, Klay Thompson, Harrison Barnes, Andre Iguodala, Draymond Green y Andrew Bogut deberían pasar por encima de los Patrick Beverley, James Harden, Trevor Ariza, Josh Smith, Donatas Motiejunas y Dwight Howard.

En una encuesta de la televisión local, el 97% de los aficionados de los Rockets opinaban que su participación en Playoffs acabará en esta ronda. Es difícil discrepar, pero en honor a ese 3% de seguidores que siguen creyendo en las posibilidades de su equipo —y a la calidad que atesoran de manera individual sus integrantes— evitaré colocar el 4-0 en el pronóstico.

  • Pronóstico vencedor: Warriors: 4 Rockets: 1.

EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Kobe Bryant: su carrera temporada a temporada

Jackson quiere a Rambis; Carmelo a Thibodeau

Siguiente