Polémico ranking de equipos NBA elaborado por ESPN

En este caso no se le puede atribuir toda la responsabilidad a ESPN, siempre discutidos a la hora de publicar sus clásicos rankings en los albores de la temporada.

Uno de ellos es el que se encarga de predecir en qué posición terminará cada una de las treinta franquicias de la NBA y con qué número de victorias —decimales incluidos…—. Pero de su elaboración, no se encargan estrictamente periodistas ni analistas ligados a su web, sino que entra en juego un serie de variables matemáticas y estadísticas del universo Matrix, lejos de las posibilidades de la inmediatez humana.

Este métrica se bautizó como real plus-minus (RPM). Como su nombre indica,el sistema RPM guarda un parecido similar con la estadística +/- , la cual simplemente registra el cambio neto en la puntuación (más o menos), mientras cada jugador está en cancha.

Una ecuación casi perfecta

RPM se inspira en la misma lógica subyacente +/-: si un equipo supera a sus oponentes cuando un jugador está en la pista, probablemente dicho jugador estará aportando algo a su equipo, esté logrando o no grandes números individuales.

Sin embargo, el cuadro del +/- tiene un grave defecto: la valoración de cada jugador está fuertemente influenciada por la labor de sus compañeros de equipo en ese momento.

Por ejemplo, remontémonos a cuando Reggie Jackson jugaba en los Thunder. En su momento, Jackson ocupaba el puesto 27 en la liga. Pero también pasaba la mayor parte de sus minutos jugando junto a Kevin Durant, carne auténtica de MVP. De este modo, el impacto singular de Reggie quedaba “ensuciado”, y resultaba difícil de compartimentar.

No obstante, RPM, con un modelo estadístico avanzado —con cuyo desglose no vamos a torturaros— sí es capaz de separar el rendimiento individual de cada jugador, aislándolo del resto del quinteto.

Y es con este método, con el que ESPN, de la mano de Kevin Pelton, juega a leer en las llamas del futuro.

Golden State, lejos del récord

Así pues, vamos a lo que nos interesa. Al epicentro. A las alturas y cloacas de la que, según ESPN, será la clasificación de la temporada 2016-17 al finalizar la regular season.

Vamos primero con lo más reseñable de la Conferencia Este. Los , sorpresa, volverán a ocupar la portada de la revista. Eso sí, ni Kevin Durant será suficiente para acercarse a la hazaña del curso anterior. Las 73 victorias seguirán siendo el récord por ahora, y los de Steve Kerr terminarán con 67, nada despreciables, victorias.

Segundos, continúa la lógica, serán los . Sin Duncan pero con Gasol, poco o nada cambiará en el fiable crucero de Gregg Popovich rumbo a Playoffs.

Terceros serán los …¿¿¡los !??. Vale; Gordon Hayward está camino de ser All-Star, Dante Exum vuelve a la rotación, Alec Burks y Rodney Hood suben como la espuma, Rudy Gobert es un muro y Boris Diaw y Joe Johnson son dos buenos fichajes. Pero de ahí a colocarlos terceros… lo dejaremos cuanto menos, en (muy, muy) temerario.

Clippers, —ejem—, Thunder (Westbrook), Blazers… y . Los de Denver —sin lesiones, imagino, habrá pensado la ecuación— comprarán el último billete disponible a Playoffs. Y ahora pasamos a los que se queda fuera por overboking, que no es poco.

Nada menos que unos Grizzlies que han fichado a Parsons, recuperan a Marc Gasol y renuevan a Conley por una cifra casi imperdonable. Todo esto para ser novenos. Los seguirán en tierra de nadie, y el proyecto de los Timberwolves con Thibodeau al mando empieza a salir de las catacumbas.

Los Pelicans, parece que ni con Anthony Davis sano aspiran ser equipo de Playoffs un año más, y los Mavs de Mark Cuban no podrán disputar las eliminatorias este curso a pesar de renovar a Nowitzki y hacerse con dos titulares de GSW como Barnes y Bogut.

Nos adentramos en la zona de la vergüenza. Pasamos de puntillas por el proyecto de los Suns —que de tanking tiene poco— y llegamos al farolillo, donde nos esperan Los Angeles Lakers con el peor récord vaticinado de toda la liga.

Ni el fin de la Kobedependencia, ni el desarrollo de la juventud (Clarkson, Larry Nance, Russell), ni el número dos del Draft, Brandon Ingram, ni los fichajes serios de gente veterana como Luol Deng o Timofey Mozgov. Nada ni nadie —según el RPM— librará de lo más fondo del pozo una vez más a uno de los conjuntos más históricos de la liga.

Conferencia Oeste

PUESTOEQUIPOVICTORIAS
Golden State Warriors67
San Antonio Spurs54,5
Utah Jazz47,3
L.A. Clippers46,3
Oklahoma City Thunder45,8
Houston Rockets45,6
Portland 44,5
Denver Nuggets40,4
Memphis Grizzlies39,4
10ºSacramento Kings37,7
11ºMinnesota Timberwolves37,1
12ºNew Orleans Pelicans37
13ºDallas Mavericks34,3
14ºPhoenix Suns29,2
15ºLos Angeles Lakers24,3

Simmons no es suficiente

El Este no iba a ser menos, y los Cavaliers también repiten podium con un ambiente que respira estabilidad tras lo que parece, será, una larga segunda etapa de LeBron James en Ohio. Rondando las 52 victorias (cinco menos que el año pasado). El fichaje de Al Horford gusta y mucho a la estadística; tanto que afianza a los Boston Celtics como segundo equipo de la franja oriental.

Los Raptors vuelven a estar cerca de la cúspide, inmediaciones a la que también se acerca el proyecto de Van Gundy con unos que esperan el afianzamiento definitivo de Andre Drummond como uno —si no el más— de los pívots más dominantes de la liga.

Si en el Oeste el equipo revelación eran los Jazz, aquí la sorpresa la encarnan los Wizards. Tras un año decepcionante y fuera de Playoffs, parece que un backcourt al 100% con Wall/Beal/Porter, y añadidos a lo que ya había —Morris, Gortat, Oubre— como Burke o Mahinmi serán suficientes para dar un impulso sideral al conjunto de la capital.

Los Hornets volverán a agradarnos una campaña más según este cálculo, y los por fin darán rédito a su súper talentosa plantilla. Los Indiana Pacers, uno de los que mejor se ha movido en el mercado estival —Jeff Teague, Al Jefferson, Thaddeus Young, Aaron Brooks— se colarán de milagro para seguir vivos en mayo.

Lógicamente no caben todos, y más de un prometedor proyecto se quedará sin las mieles de la postemporada. Da igual lo que diga Derrick Rose. Las declaraciones de “super equipo”, a ESPN le entran por un oído y le salen inmediatamente por el otro; decimoterceros y con 34 victorias. Pero no sin antes dejar fuera del pastel a Atlanta (4º el año pasado) los de Whiteside y los Chicago Bulls de Butler, Rondo… y Wade.

Los Orlando , con mimbres atractivos como pocos, deberán seguir trabajando en su lento ascenso, y los ya pueden darse con un canto en los dientes por no ser últimos. Porque ese prestigioso lugar vuelve a ser coto privado de los Philadelphia 76ers, aunque, todo hay que decirlo, con 14 victorias más que la temporada pasada. Ni Ben Simmons, ni el stock de talento bajo los aros, ni un proyecto que por fin parece un proyecto convencen a las matemáticas de que los Sixers ya no son el peor conjunto del Este y el segundo menos bueno de la liga.
Ranking polémico como pocos. Aunque, rompiendo una lanza a favor de ESPN: ¿cuál acaso no lo sería?

Conferencia Este

PUESTOEQUIPOVICTORIAS
Cleveland Cavaliers52,1
Boston Celtics49,8
Toronto Raptors48,8
Detroit Pistons47,5
Washington Wizards41,4
Charlotte Hornets41
Milwaukee Bucks40,9
Indiana Pacers38,9
Atlanta Hawks38,6
10ºMiami Heat38,3
11ºChicago Bulls37,8
12ºOrlando Magic36,2
13ºNew York Knicks34,7
14ºBrooklyn Nets28,8
15ºPhiladelphia 76ers24,5

 


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Los Sixers envían a Kendall Marshall a los Jazz

Nicolás Laprovittola sella un acuerdo con los Spurs

Siguiente