Shaq: “Mis Lakers ganarían fácilmente a estos Warriors”


¿Oportunismo? Puede (19-9 de los Warriors en el instante de la declaración). ¿Hace ello menos válido el debate que plantea Shaquille O’Neal, a modo de rotunda afirmación? Para nada. Porque hablamos de dos equipazos, cada uno en su era, por lo que el debate está servido.

Una polémica ‘imposible’

Todos sabemos, no obstante, lo absurdamente absurdo que es tratar de comparar a dos equipos que, primero, no se pueden enfrentar y, segundo, su separación en el tiempo desvirtúa, necesariamente, el dilema, ya que el baloncesto que se jugaba antes (incluso la forma de arbitrarlo) nada tiene que ver con el que se practica ahora.

Este jueguecito, por descontado, no es nuevo. Ya con el 73-9, emergió, como no, si superado el récord histórico en fase regular, sus autores, los Warriors de 2016, vencerían a los dueños de la segunda mejor marca, los Bulls de 1996.

También Klay Thompson cedió a la tentación, y cuando los de Oakland aún vencían a los Cavs en aquellas Finales 2-0 (antes de recibir una remontada histórica), el escolta aseveró que sus GSW ya eran mejores que los Lakers del Showtime (Magic, Kareem, Worthy, Scott…).

Y si estos Warriors (ahora con KD35) entienden el baloncesto de un modo revolucionario respecto a los Lakers de los 80 o los Bulls de los 90, poco importa que los Lakers del 2000 estén más cerca en la línea del tiempo. El triple ha cambiado tanto la forma de entender este deporte en los cinco últimos años, que la analogía sigue siendo casi inviable.

Shaq lanza el primer dardo

Y a pesar de todo, Shaq y Curry están encantados de darle fuelle a las brasas.

“Creo que les ganaríamos fácilmente”, decía ayer al respecto Shaq, para USA Today. “Otra gente quizás piense distinto; ellos, (los Warriors), puede que piensen distinto. Pero nosotros tuvimos uno de los mejores equipos de siempre en aquella 2001, cuando hicimos un 15-1 en los playoffs. Habríamos encadenado un 16-0, pero Allen Iverson logró pasar por encima de Ty Lue”.

Esos Lakers, efectivamente, eran una pasada. Con Shaq en su cénit (MVP de las Finales con 33 puntos, 15,8 rebotes y 4,8 asistencias) y un Kobe de 23 años a la vanguardia y en volandas gracias a la argamasa de Fisher, Grant, Fox o Harper.

En entrevista a Robert Horry [a manos de un servidor] hace dos años, miembro también exclusivo de aquellos Lakers campeones, el
ala-pívot no dudaba en afirmar que de entre sus siete anillos –ganados con tres equipos distintos– el de los Lakers de 2001 fue el más espectacular. “Creo que es el mejor equipo en el que jugado, y que aquella fue la mejor actuación de un conjunto en la historia de los playoffs“, decía entonces. Claro que los Warriors del 73-0 estaban, por aquel septiembre, justo en fase de maceración.

Curry responde

En todo caso, un día, tan solo un día, ha bastado para que Stephen Curry mordiera el anzuelo untado en miel. Respondía, eso sí, horas antes del severo correctivo que su equipo sufriría a manos de unos Raptors sin Kawhi. 

“Oh, está totalmente equivocado”, afirmaba con una sonrisa el point guard para ESPN. “Por supuesto que les ganaríamos”.

El ansiado three-peat… algo que la NBA no ha visto, precisamente, desde aquellos Lakers de Shaq & Kobe, y a lo que aspiran este año los Warriors de Curry y cía.

Dos conceptos de baloncesto

Y no he podido resistirme. Como decía, el cambio de paradigma es brutal. Por aquel entonces dominar el básquet era mucho más (o menos) que hacer chof desde 7,25. Prueba de ello es que, al termino de los 82 encuentros de fase regular, los Lakers ’01 habían lanzado 1275 triples y anotado 439 (34,4%). Es decir, 15,5 intentos por duelo disputado.

Los Warriors del hoy, con solo 19 (repito, 19) partidos jugados, llevan 338 triples encestados de los 857 posibles. A razón de ¡45 intentos por noche!

Como digo, difícil, casi imposible de medir, de hacer coincidir en el plano, a estos Warriors con aquellos Lakers. Y Steph me da la razón. “El juego es muy diferente. Los equipos que dominaron sus respectivas eras tienen que ser juzgados de manera independiente”.

Así pues, si las andanadas de La Bahía, o si el clutch de Horry, la ferocidad de Kobe y la masa magra de Shaq… jamás sabremos, en justa directa, cuál habría sido mejor.

(Fotografía de portada: Ethan Miller/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.