Utah coloca el 2-1 tras una nueva paliza


La forma en que los Jazz se han recuperado de su derrota en la prórroga en el Game 1 resulta ejemplar. Si en el segundo encuentro lograron igualar la eliminatoria y ofrecer una exhibición de recursos, anoche llevaron su juego a cotas incluso más altas y aplastaron a los Nuggets desde el primer minuto. El 124-87 que reflejó el marcador al final fue la clara demostración de la superioridad de los de Salt Lake City, que han volteado la eliminatoria y parecen adquirir ahora una posición muy dominante.

Utah tardó apenas unos minutos en empezar a hacer notar su enorme dominio. La agresividad de sus exteriores en defensa y el poderío de Rudy Gobert en la pintura atascaron el ataque de Denver desde muy temprano, permitiéndoles anotar solo 14 puntos en un primer cuarto que era solo el anticipo de lo que se venía. Los de Snyder, mucho más solventes atrás y efectivos en ataque, fueron poco a poco ampliando la diferencia hasta llevarla a los 39 tantos, y si bien esto a nivel numérico solo supone una victoria es un golpe muchísimo mayor a nivel anímico.

La gran noche de Gobert

Si en los encuentros anteriores fue Mitchell el encargado de liderar a los Jazz, esta vez fue Gobert quien se erigió como figura dominante y en el eje central del juego de los suyos. Amo y señor de la pintura, el francés logró imponerse de forma más que notable a Jokic, resultando aplastante en ataque y brillando en labores de intimidación en la faceta defensiva. Sus 24 puntos (récord personal en playoffs) y 14 rebotes fueron prueba de su dominio en el que fue su primer grandísimo partido en la serie.

El otro nombre de la noche fue Mike Conley. El base, recién llegado a la burbuja tras el nacimiento de su hijo, celebró su paternidad con un recital de acierto exterior que le permitió irse hasta los 27 tantos con un 8/9 en triples. Tras una temporada llena de dudas, el ex de los Grizzlies parece haber encontrado algo más de regularidad en la burbuja, y puede ser una pieza importantísima para unos Jazz que parecen ser mejor equipo cada noche.

Ocurre lo contrario con los Nuggets, que acabaron completamente desdibujados y transmitiendo la sensación de que tienen que cambiar muchas cosas para que vuelven a la eliminatoria. Anoche solo Nikola Jokic y Jamal Murray llegaron a los dobles dígitos en anotación (15 y 12 respectivamente), pero ni siquiera ellos firmaron una actuación salvable. Los de Malone tienen ante sí una situación enormemente complicada, y no pueden permitirse un nuevo tropezón que termine de sacarles mentalmente de la eliminatoria.

(Fotografía de portada: Pool/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.