Draft 2018: sí hubo ‘Woj Bombs’, pero utilizando el diccionario

Tras varios años en los que diversos periodistas, encabezados por Adrian Wojnarowski, reventaban la ceremonia del anunciando en Twitter las elecciones de cada equipo minutos antes de que Adam Silver saliese al escenario a anunciar el nombre elegido, la NBA tomó cartas en el asunto.

Esta semana la Liga ha pedido a dirigentes de varios medios que cubren la competición que hablasen con sus periodistas para evitar que las elecciones fuesen filtradas antes de tiempo. La NBA quería proteger al máximo el interés por la ceremonia del Draft, retransmitida en directo por ESPN.

Y era precisamente ESPN el medio que tenía la principal patata caliente al contar en su plantilla con el principal filtrador de elecciones del Draft, Adrian Wojnarowski. Pero el autor de las famosas Woj Bombs no estaba por la labor de callarse lo que sabía aunque fuese su empleador quien lo pedía, así que pensó un modo de saltarse las restricciones impuestas.

Wojnarowski no diría que tal equipo elegiría a tal jugador, sino que utilizaría el diccionario a su antojo para no asegurar nada pero dejando claro lo que iba a pasar. Y así fue. La amalgama de términos usados por Wojnarowski para evitar saltarse la recomendación de NBA y ESPN incluyó expresiones como locked in, focused, zeroing, targeting, no plans to pass on, prefer, has a laser, fixated, enamored with, planning to select o determined to. Son formas verbales, eufemismos y términos que no tienen traducción literal al español en ciertos casos, pero que pueden trasladarse a nuestro idioma como localizados en, reducidos a, orientados a, enamorados de, poner un láser en, determinados a, etc.

Si bien Wojnarowski se contuvo durante las primeras tres elecciones hasta que reveló el traspaso entre Hawks y Mavericks por Luka Doncic, fue a partir de la cuarta posición cuando empezó a soltar sus habituales Woj Bombs, adelantándose en la mayoría de posiciones al otro informador que cuenta con un gran número de exclusivas en la NBA, Shams Charania.

Para Wojnarowski la libertad de información no parece tener límites.