Los compañeros de Carmelo creen que se irá de Houston

Rumores que se contradicen con susurros. Hechos que desmienten palabras. Declaraciones cargadas de ambigüedad y cautela, por temor a que cunda el pánico y se sirva en bandeja de plata el titular. Pero es inevitable. Demasiadas ausencias; demasiadas excusas; demasiadas cosas raras. Y solo una afirmación que podamos tomar como totalmente cierta: estos Rockets no funcionan.

Y entre derrota y derrota (ya van siete, por cinco victorias), algo pasa con Carmelo. Al principio solo parecía ser su puntería, perdida, y su rol, por encontrar. Ahora parece que, sin nombre aún que ponerle, hay algo más. Una especie de tiempo muerto entre jugador en franquicia, hasta que ambos sepan si este matrimonio puede/debe esquivar el divorcio.

Mayday

no jugó en el encuentro del sábado ante San Antonio Spurs (baja por enfermedad, dice el report), y tampoco fue de la partida el domingo noche ante Indiana Pacers, un compromiso que los supieron sacar adelante merced al acierto desde el triple, con 40 puntos de James Harden. Suficiente para que los grandes medios sospechen y empiecen investigar. Desde el New York Times, los más osados, Marc Stein afirma que estas ausencias podrían ser el preludio de un despido.

Adrian Wojnarowski, ya adelantábamos el domingo por la mañana, afirma que jugador y cúpula se hallan en discusiones profundas de cuál debe ser su papel en el equipo, y que están tratando de buscar una solución. Shams Charania cierra el triángulo poniendo muy en duda la veracidad de ‘la enfermedad’ de Melo, entendiéndola como una coartada transitoria hasta que la niebla que cubre el cielo de Houston se disipe.

En un intento por boicotear el festín de carroña, Daryl Morey, GM de los texanos, ha dado un paso al frente para asegurar que no habrá despido y que “están revaluando todo”, además de añadir que considera “extremadamente injusto” que se esté descargando toda la culpa de la deriva de los Rockets sobre las espaldas de un único jugador. “Ha estado muy bien con nosotros. Ha aceptado todos los roles que el entrenador le ha dado”.

Ni bajo un ‘salario justo’

En todo caso, lo cierto es que en estos dos primeros meses los peores temores se van confirmando, punto por punto, coma por coma. Los Rockets están echando tremendamente de menos la defensa de Ariza y Mbah a Moute, y el rendimiento anotador de Anthony se empareja mucho más con el (pobre) mostrado el año pasado en Oklahoma que el disfrutado durante años en Nuggets y Knicks.

En diez encuentros –dos titularidades y ocho suplencias– Carmelo hace aguas en ambos lados del rectángulo. El forward está lanzando con un acierto del 40,5% en tiros de campo (44,9% en su carrera) y del 32,8% en triples (36,9% en seis años en New York).

Durante toda su trayectoria, hablar de Carmelo Anthony ha sido hablar de uno de los mejores (y por tramos del mejor) anotadores de toda la NBA. Pero en estos momentos, el diez veces All-Star, tras algunos años criticado por sobrepagado, empieza a equilibrar juego y salario. Se acabó la fama; se terminaron las rentas.

En Houston su nómina es 2,4 millones de dólares; y desde la franquicia empiezan a plantearse si esta no podría incluso estar siendo excesiva.

Los compañeros de Carmelo creen que se irá de Houston

Faltaba por saber el pulso del vestuario de Houston sobre la situación que vive el que todavía es su compañero. Y la sensación en ese locker room es la de que Anthony ya ha jugado su último partido con la franquicia y que se marchará, más pronto que tarde, de Houston. La información, que llega desde ESPN, viene después de la victoria de los Rockets sobre Indiana y antes del viaje a Denver, donde tampoco será de la partida un sentenciado Carmelo.

En ese sentido, apunta la ESPN que esta situación no es del todo una sorpresa para nadie, ya que cuando en verano firmaron los Rockets a Carmelo por el mínimo de veterano, ambas partes lo hicieron con la posibilidad de que si las cosas no funcionaban, cada uno emprendiera el camino por su lado. Y así parece que va a ser.

Chris Paul o el propio Harden, pesos pesados del vestuario de Houston, se deshicieron en elogios para la figura de Carmelo, su amigo, aunque evitaron precisar nada sobre su futuro más inmediato. “Es como un hermano para mí”, señaló Paul este domingo. “Melo es un futuro miembro del Salón de la Fama, ¿saben a qué me refiero?”, puntualizó CP3 a ESPN sobre las prestaciones y posibilidades de Carmelo. Que en menor o mayor medida, en mejor o peor forma, seguro que las sigue teniendo. Pero si las vuelve a mostrar, no parece que vaya a ser en Houston. Gary Clark, con contrato dual, puede ver convertido su acuerdo en uno estándar y ocupar la plaza que dejará seguramente Carmelo en la plantilla de Houston.