Tobias Harris piensa a lo grande y rechaza los 80M de Clippers

Si a los aficionados de Los Angeles no se les terminó de cortar la digestión aquella tarde del 30 de enero con el súbito traspaso de Blake Griffin a Detroit, fue gracias a que en el paquete recibido a cambio, estaba , un jugador que estaba cuajando una temporada sensacional.

El forward ha hecho del ‘notable alto’ su media habitual durante los últimos años, ganándose la consideración de ser uno de los aleros/ala pívots más solventes y polivalentes de toda la competición. De hecho, si los Clippers jugaron igual de bien (o mejor) a partir del traspaso de Griffin, fue muy en parte por el liderazgo y rendimiento de Harris en la cancha.

Y totalmente conscientes de esto, los angelinos (que también acaban de renovar a Montrezl Harrell) no han querido marear la perdiz y han golpeado el tablero de la mesa con su oferta. Quieren a Harris como pilar central de su etapa post Big Three (sin Paul, Griffin y DeAndre). Pero les ha salido el tiro por la culata.

Vale más

Informa David Aldridge, de NBA.com, que la franquicia habría ofrecido al jugador una prolongación de contrato de cuatro años y 80 millones de dólares. O de otro modo: 20 kilos al año. Y éste ha dicho que no.

Harris firmaba su primer gran contrato en la Liga en julio de 2015: 4 años y 64 millones. Eso eran 16 millones la temporada. Por aquel entonces tenía 23 años y venía de promediar, con los Orlando Magic, 17,1 puntos en RS; de largo su mejor campaña hasta entonces.

Ahora tiene 26, con una experiencia de siete temporadas en la NBA, y viene de registrar su tope anotador con 19,3 puntos (además de 6 rebotes y 3,1 asistencias) en 34,5 minutos y con porcentajes de tiro francamente estupendos (47,3% en tiros de campo y 41,4% en triples).

Apogeo físico y baloncestístico. Y eso, en la Liga, en esta Liga (en la que Zach LaVine o Jabari Parker, jugadores con potencial pero seriamente lastrados por las lesiones, vienen de firmar por la misma cifra que pretendían gastar hoy los Clippers) vale más de 20 millones.

Cifras mareantes

A ello hay que añadir otra variable exógena. Esta era la agencia libre del Tío Gilito. Un mercado amarrategui, sin dinero a espuertas. Por el contrario, el mercado estival de 2019 promete imprimir la efigie de Benjamin Franklin más que la de cualquier candidato a la presidencia en plena campaña electoral. En otras palabras, no faltarán los billetes.

Y es por ello que Harris ha declinado, de buenas maneras, la oferta de su equipo, optando por esperar. El verano próximo será agente libre sin restricciones, y elegible para una extensión de 5 años y 188 millones (37,6 al año) de dólares en los Clippers, y de 4 años y 145,5 (36,3) en cualquier otro lugar de la NBA.

Hablamos de casi duplicar su salario anual. Una soberana barbaridad. Normal que espere.