Un jugador de Boston desaconsejó a Blake Griffin unirse al equipo


Las aguas bajan revueltas por Boston. La temporada regular fue mala. En playoffs han sido eliminados en primera ronda por Brooklyn. Danny Ainge ha dejado su puesto como general manager. Brad Stevens ha pasado de entrenador a ocupar el puesto de Ainge. Kemba Walker ha sido traspasado por sorpresa. Esa es la relación de acontecimientos en unos Celtics que parecían funcionar bien los últimos años, pero que ahora se muestran como un equipo en el que los problemas internos eran bastante más profundos de lo esperado.

Prueba de ello es lo que narra Jared Weiss de The Athletic. El periodista cuenta que Blake Griffin tuvo entre sus opciones preferencias para firmar a mitad de temporada a Boston. Una vez desvinculado de Detroit Pistons, y siendo totalmente libre para decidir su presente, el veterano interior llegó a levantar el teléfono para preguntar a un jugador de los Celtics sobre la conveniencia de unirse a ellos. Éste le contestó señalando que no firmase con ellos debido a la disfunción existente en el equipo.

Sí, al parecer el ambiente en el vestuario, y más en concreto la relación de los jugadores con Stevens no era la mejor posible. Acabada la temporada para los verdes, varias fuentes cercanas a los jugadores habrían expresado que estos estarían felices si se diese un cambio de head coach; algo que tendría su base en el sentimiento de que Stevens tenía favoritismos que se notaban por ejemplo en el trato ventajoso que daba a Marcus Smart sobre otros.

Por supuesto desconocemos hasta qué punto era así el contexto, pero el hecho de que se hayan dado cambios profundos en el organigrama invita a pensar que ciertamente algo pasaba. Como comentábamos, Stevens ha cambiado por completo su rol en el equipo, siendo ahora el responsable de las decisiones de oficina en el ámbito deportivo. Seguirá tratando con los jugadores, pero lo hará desde la distancia que da el no dirigirlos de manera diaria. Sobre esto, fue él mismo quien explicó que un cambio de entrenador revitalizaría al plantel.

¿Está todo solucionado? Más bien podemos decir que está en proceso de que así sea. Según el propio Jared Weiss, Gordon Hayward aconsejó a Stevens (tras su marcha a Charlotte) que debía tener mayor autoridad sobre los jugadores. No sabemos si tiene relación, pero el hecho de que solo dos semanas después de ostentar su nuevo cargo haya dado salida a Kemba Walker rumbo a Oklahoma, da pie a pensar que es ahora cuando va a hacer cosas que como técnico no podía o simplemente no creía convenientes. Queda mucha tela por cortar en Boston.

(Fotografía de Adam Glanzman/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.